Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 
Aldonza Castañeda - YoInfluyo
20.09.2013

Cada noche se convierte en una verdadera batalla para que los chicos vayan a la cama y frases como “déjame despedir de mis amigos”, “sólo me termino estas vidas que me quedan” o “ya sólo mando un mensaje”, son para más que comunes cuando se trata de invitarlos al descanso, ya que los dispositivos tecnológicos del tipo de los celulares, tabletas o computadoras son para ellos parte importante de su vida y quieren disfrutarla hasta el último momento del día.

Y aunque siempre hay que estar abiertos a que los chicos se familiaricen y hagan uso de estos aditamentos, también es importante conocer los riesgos que supone no tener un control sobre su uso, en especial cuando son utilizados antes de que llegue la hora de dormir, ya que existe una estrecha relación con el hecho de padecer insomnio.

El doctor Reyes Haro, director de la Clínica del Sueño de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), explica que esto se debe a que “mientras más pequeños son estos aparatos tecnológicos, emiten luces y sonidos más poderosos, que estimulan el cerebro, el cual entiende que aún es de día y debe permanecer alerta, esto explica el porqué podemos pasar largas horas frente a ellos sin que sintamos la necesidad de descansar y así es como cada vez se acortan los periodos de sueño, con las propias consecuencias de no procurar que éste sea reparador”.

Las fases del sueño se trastonan y es común que el chico permanezca durante más tiempo en los periodos de sueño ligero, así que es fácil que con cualquier sonido o situación que le altere se despierte.

En este sentido, el doctor Reyes Haro, afirma que esta fase ocupa el 60 por ciento del total del sueño, pero que aumenta 20 ciento, si antes de ir a la cama el chico se mantuvo interactuando con algún aparato tecnológico, ya sea juegos, navegando en internet, manteniendo comunicación con sus amigos o incluso mientras hacía la tarea, por lo que el tiempo del que disponga para disfrutar de un sueño profundo es solamente de 20 por ciento.

Pero, ¿qué tiene de malo?

El hecho de que el niño se muestre irritable, con dificultades para concentrarse, cansado de forma permanente y su rendimiento en todos los aspectos se vea disminuido, es consecuencia de que no duerme adecuadamente. Hay que recordar que es en la etapa del sueño profundo cuando el descanso es reparador y también se llevan a cabo funciones fisiológicas que renuevan al organismo, se fortalece el sistema inmunológico, entre otras más. "Al no tenerlo por lo menos 6 horas, tampoco se completan estos procesos e interfiere en el desarrollo del niño”.

Recomendaciones

Para ayudar a que el hijo llegue a la cama sin ninguna complicación, el especialista recomienda:

  • Evitar todo contacto con cualquier dispositivo por lo menos dos horas antes de ir a dormir.
  • Asegurarse que el brillo de la pantalla y el sonido estén modulados para que no lo alteren.
  • Si lo hace por entretenimiento, aconsejarle que evite juegos que resulten violentos.
  • Invitarlo a que mantenga todos sus aditamentos tecnológicos lejos de su habitación, de esta forma rompe con la tentación de seguir usándolos hasta altas horas de la noche.

No se trata de pelearse con la tecnología y satanizar su uso, simplemente es conveniente poner límites para evitar que todos sus beneficios se tornen en contra de los hijos. Los padres deben ayudarlos a comprender la importancia de cuidar su sueño y el impacto que esto tiene en su desarrollo, de esta manera será más sencillo que sean ellos mismos quienes elijan adecuadamente el momento de conectarse a la red.

Colaboración de Fundación Teletón México.

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

fb
twitter
youtue
Instagram

logo pie

Síguenos    
fb pie tw pie youtube pie  
© 2018 Corporación CED - all right reserved - desarrollado por Webpyme