ACI/InfoCatólica - 11.12.2018

 

Foto: Rawpixel 

 

En una reciente encuesta a mujeres que habían abortado destacaron que la falta de recursos, apoyo e información fue determinante en su decisión.

 

En respuesta a una encuesta realizada por el sitio web FemCatholic, las mujeres consultadas dijeron que hay una falta de información práctica sobre el apoyo disponible para madres jóvenes. Además expresaron su temor al rechazo por parte de familiares y seres queridos.

 

Una encuestada dijo que lo que necesitaba urgentemente cuando se encontró con un embarazo inesperado, pero que no pudo encontrar, eran «recursos prácticos, consejos e información».

 

«¿Cómo puedo terminar mi carrera y ser madre? ¿Dónde viviré? ¿Podré quedarme en la residencia de estudiantes? ¿Hay otras madres con carreras prósperas que comenzaron con un embarazo no deseado y solteras?», escribió la entrevistada.

 

En muchos casos, la razón por la que las mujeres optaron por un aborto fue porque nadie les dijo que podían continuar con sus vidas y al mismo tiempo ser madre a una edad joven, indicaron.

 

La misma encuestada escribió que después del aborto, descubrió que había una vivienda especial y ayuda financiera en su universidad para estudiantes como ella y que podía haber terminado sus estudios.

 

«Me enferma pensar en ello. Si esa información hubiera estado disponible, hoy tendría un hijo de diez años», dijo.

 

FemCatholic se inspira en las «campañas efectivas e inteligentes para la promoción de la mujer» de san Juan Pablo II. El sitio web dice que la encuesta se realizó de forma anónima, con el objetivo de conseguir un apoyo más eficaz a las mujeres vulnerables que puedan estar pensando en abortar.

 

Falta de confianza, apoyo y miedos

 

Varias mujeres detallaron experiencias similares, asegurando que casi no encontraron recursos de apoyo. «Ni una sola persona a mi alrededor me dijo que estaría bien tener al bebé. Nadie mostró confianza en mí. Creía en las mentiras de que abortar era la decisión más responsable que debía tomar una joven en la universidad», escribió una mujer.

 

Otra dijo: «Todo inclinaba a elegir el aborto: la pobreza, estar soltera, estar en la escuela secundaria, no poder darle una buena vida a un niño. Es demasiado difícil, será rechazado, no tendrá ayuda. Vivirás del gobierno para siempre, nadie más te querrá».

 

Mientras que en todos los casos citados por FemCatholic, las mujeres eligieron el aborto, algunas escribieron sobre cómo sus propias experiencias han ayudado a otras mujeres a preferir la vida.

 

Muchas de las mujeres, y más de un hombre, también hablaron sobre el temor de la madre a que su familia la rechazaría cuando se descubriera que estaba embarazada. Varios describen el «terror» del rechazo por parte de los padres y la comunidad en general. 

 

Una colaboradora relató la experiencia de su hermana y dijo que, si bien su madre le dio una enseñanza firme en contra del sexo prematrimonial, esto solo empeoró su sensación de aislamiento y vergüenza cuando descubrió que estaba embarazada.

 

«Creo que necesitamos un cambio cultural en la forma en que hablamos sobre el sexo y el embarazo para que las mujeres en estos casos no se sientan tan excluidas y avergonzadas como para intentar deshacer la situación sin que nadie lo sepa», escribió.

 

Los resultados del aislamiento y el miedo son que las mujeres sienten que no tienen dónde acudir, escribió el colaborador. Otras personas dijeron que les preocupaba el estigma social o la presión para casarse con el padre, incluso si no querían hacerlo.

 

Al final, las respuestas concluyeron que hay muchas razones diferentes por las cuales una mujer podría sentir que debía elegir un aborto, pero que «todas están basadas en el temor extremo».

 

La encuesta también preguntó a las mujeres sobre el impacto duradero que el aborto había dejado en sus vidas. Muchas se refirieron a los problemas de salud física y mental que habían sufrido, incluido el daño a su matriz, los ataques de pánico y el dolor por sus hijos perdidos.

 

«Todavía pienso en mi hijo cada mes de junio, el día que hubiera nacido. Debería obtener ayuda. Solo rezo por ser sanada», escribió una mujer todavía afligida.

 

Si bien el dolor todavía era intenso para muchos, otras hablaron sobre el apoyo que habían recibido de esposos, familiares, sacerdotes y del ejemplo de figuras católicas.

 

«Me siento espiritualmente y físicamente sanada. La confesión y la unión a la Iglesia ayudaron enormemente. Lo que todavía duele es que extraño a mi hijo. ¡Pero ahora tengo más motivación para luchar por el Cielo para poder conocerlo!», escribió una mujer en respuesta a la encuesta.

 

Traducido y adaptado por Diego López Marina. Publicado originalmente en CNA.

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

            

logo pie

© 2019 Corporación CED - all right reserved - desarrollado por Webpyme