Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 
Terra - Reuters
27.08.2012

En un nuevo estudio sobre preescolares, los niños durmieron mejor cuando los padres les redujeron la exposición a películas violentas o inadecuadas para la edad durante el día.

Los autores hallaron que en pocos meses, después de alentar a los padres a que sus hijos miraran programas sin violencia y adecuados para la edad, esos niños eran un 20 por ciento menos propensos a tener algún trastorno del sueño que los hijos de los padres que no habían recibido ese consejo.

"Algo fascinante es que las familias quisieran hacer esos cambios, que no demandan ir al médico ni a otra casa", dijo Michelle Garrison, coautora del estudio del Instituto para la Investigación Infantil de Seattle.

El equipo de Garrison, cuyos resultados publica Pediatrics, invitó a las familias de Seattle con hijos de entre tres y cinco años a participar del estudio. Finalmente, participaron 565 niños y sus familias, que al azar se dividieron en dos grupos.

En uno se alentó a los padres de 276 niños a modificar los hábitos de consumo de contenidos (reemplazarlos con "programas saludables") durante seis meses. Tras considerar la situación de cada familia, el equipo les proporcionó guías de canales y les sugirió cuáles serían los programas más adecuados, como "Dora la exploradora", "Plaza Sésamo" o "Jorge el curioso".

Al otro grupo (control), con 289 niños, los autores les enviaron información sobre la alimentación saludable.

Las familias registraron la calidad del sueño de sus hijos y qué programas miraban. Además, respondieron encuestas al inicio del estudio y a los seis, 12 y 18 meses.

Mejor contenido y mejor sueño

Al inicio del estudio, el 42 por ciento de los niños del primer grupo tenía algún problema para dormir, como el 39 por ciento de los chicos del grupo control.

Lo más común fue la demora excesiva para conciliar el sueño varias noches por semana.

A los seis meses, los problemas disminuyeron un 30 por ciento en los niños que habían modificado la exposición a películas y programas de TV. En el grupo control también hubo una mejoría, pero sólo de algunos puntos para permanecer en el 36 por ciento.

Al año del estudio, los resultados se mantenían, pero a los 18 meses reaparecieron los trastornos del sueño.

El doctor Umakanth Khatwa, director del Laboratorio del Sueño del Hospital de Niños de Boston, Massachusetts, dijo que el estudio demuestra que los contenidos que consumen los niños durante el día influyen en su descanso.

No son sólo las películas que producen miedo antes de ir a dormir lo que mantiene despiertos a los niños. "Después de mirar una de esas películas, los niños no dejan de pensar en lo que vieron", explicó Khatwa, que no participó del estudio.

Garrison recomendó que los padres tengan en cuenta el sistema de calificación de contenidos de TV para determinar si es el adecuado o que consulten CommonSenseMedia.org.

Khatwa agregó que, además de elegir un contenido más adecuado, también ayuda apagar las pantallas por lo menos dos horas antes de ir a dormir, cumplir un horario de descanso y saber qué están mirando sus hijos.

Fuente: Pediatrics online

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

fb
twitter
youtue
Instagram

logo pie

Síguenos    
fb pie tw pie youtube pie  
© 2018 Corporación CED - all right reserved - desarrollado por Webpyme