Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

Colaboración FamilyandMedia - 20.05.2016

 

20162305act
Familia Pereira Martínez - La Revista de las Familias Numerosas

 

Carmen y Guillermo siempre tuvieron claro que querían tener una familia numerosa y así ha sido. Ambos pasaron una infancia feliz rodeados de hermanos y querían que sus hijos pudieran también disfrutar de la riqueza de las familias grandes. Lo que no estaba en sus planes era que su primer hijo naciera con Síndrome de Down, pero este hecho, que al principio recibieron “con cierta amargura”, ha aportado un montón de cosas positivas a la familia, una armonía y una felicidad que se nota a la legua.


¿Sería feliz como los otros o sufriría por su condición? Como cada pareja que se encuentra en esta situación, también Carmen y Guillermo tuvieron muchos dudas y preocupaciones. Temores, miedo a sentirse separados del resto del mundo, la sensación que nada sería como antes, o que los otros les evitarían. Pasado el primer momento de miedo natural, la joven pareja tomó fuerza, aceptando este nacimiento con alegría y convicción. Habían entendido que en realidad sus preocupaciones nacían del miedo a lo desconocido.


La crianza de un hijo con síndrome de Down: entre desafíos y satisfacciones


Y su vida desde ese día cambió realmente. Guillermo portó a casa alegría, cohesión, juego, diálogo, amor. Pero sobre todo ha enseñado a sus padres lo más importante, saber mirar siempre adelante. Cierto, no todo es sencillo. El pequeño Guillermo requiere muchos cuidados, una buena dosis de paciencia en ciertos casos, atenciones especiales, pero el amor y la sonrisa con la que corresponde a sus padres paga cada esfuerzo y fatiga. Tener un hijo con síndrome de Down es realmente algo especial para una familia. Lleva gran alegría y unión entre hermanos y padres. Todos se hacen más empáticos, sensibles y tolerantes hacia el prójimo. Pero sobre todo más equilibrados, porque se aprende a entender cuáles son los problemas y dificultades reales en la vida.


¿Pero cuál es el secreto para criar a un niño con síndrome de Down? Todos los expertos están de acuerdo al afirmar que ¡lo primero es el amor! Quien tiene ese síndrome es antes que nada una persona como las otras, que necesita, para su propio desarrollo, de la bondad, afecto, educación a los valores y relaciones sociales como cualquier otro niño. Carmen y Guillermo creen que tener un hijo con esa minusvalía ha unido aún más su familia. Los otros se han hecho menos egoístas y más empáticos y entienden mejor al hermano que tiene el problema. Y entonces es apropiado decir que las satisfacciones superan los sacrificios.

 

Fuente: Revista de las Familias NumerosasColaboración de www.FamilyandMedia.eu para LaFamilia.info.

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (1 Vote)

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

fb
twitter
youtue
Instagram

logo pie

Síguenos    
fb pie tw pie youtube pie  
© 2017 Corporación CED. Colombia - all right reserved - desarrollado por Webpyme