LaFamilia.info
27.05.2013

 

Las modalidades que los jóvenes realizan para lograr formas más baratas y rápidas de estar borrachos y drogados son inimaginables, y muy preocupantes. Es importante estar enterados de las “modas” que andan en las calles con el objetivo de orientar a los hijos e intervenir a tiempo. Como complemento a esta información, sugerimos leer el artículo Claves para que los hijos no caigan en las drogas.

 

El portal de noticias Teinteresa.es publicó esta información hace unos días y debido a su importancia, lo reproducimos a continuación.

 

El tirador de cerveza por el recto

Una de las formas de emborracharse que corren por internet consiste en introducirse la manguera del tirador de cerveza (uno normal de cualquier bar) por el recto y meter el líquido a presión. Al parecer la modalidad nació a raíz de una prueba en un programa de televisión americano en el que unos jóvenes se dedican a hacer las mayores barbaridades posibles tratando de soportar el dolor.

 

El contenido alcohólico se introduce directamente en el riego sanguíneo y la sensación de borrachera es inmediata. Al igual que los tampones empapados en alcohol, la idea es sumamente peligrosa porque no se controla la cantidad de alcohol que se introduce en sangre y puede provocar con relativa facilidad el coma etílico.

 

Ositos con alcohol

 

Se trata de las gomas en forma de ositos de toda la vida empapados en alcohol. Los jóvenes los llevan en los bolsillos y se los comen en la calle, fiestas o en el instituto y pasan desapercibidos. Los consumidores pretenden con esta fórmula que la borrachera les salga más barata. Las gomitas o gominolas, son el producto “perfecto” porque la alta cantidad de azúcar que contiene ayuda a absorber el alcohol y a subirse. Y, además, son discretos.

 

Fertilizantes que se suben

 

En algunos países se ha prohibido la venta de abono que contengan bolitas blancas de mefedrona debido a que se utilizaba para drogarse y conseguir un efecto similar al del éxtasis.

 

En Internet, la mefedrona suele anunciarse como abono para plantas que se vende en Internet pero no para consumo humano. Entre los efectos secundarios, que se conocen, está la coloración azulada o morada de los miembros, un posible estrechamiento de la aorta, sudoración abundante y taquicardia.

 

Además, la mefedrona podría generar más dependencias que otras sustancias, su efecto dura poco, por lo que se tiende a volver a consumir.

 

El riesgo de esta nueva droga, prohibida en Reino Unido por estar vinculada a varias muertes y que los expertos han visto circular por algunas marcofiestas electrónicas, hace que por ejemplo, sus efectos "suben" de manera muy rápida, al igual que sus "bajadas", al igual que los efectos secundarios que provocan, como tensión mandibular, taquicardias y vasoconstricción.

 

Inhalar lejía (también conocido como cloro, lavandina)

 

Inhalar este producto puede llegar a producir graves daños en el cerebro, el corazón, el hígado y los riñones. Una encuesta sobre el consumo de drogas en los hogares estadounidenses reveló que los jóvenes utilizan más estos productos que pueden encontrar en su propio hogar -como lejía o quitaesmaltes- que las drogas ilegales.

 

El estramonio: una habitual... Y muy peligrosa

 

El estramonio es una planta que se puede encontrar con cierta facilidad en el campo. Con unos sencillos conocimientos para tratarla, se convierte en un poderoso alucinógeno. El efecto del estramonio comienza provocando visión borrosa y falta de equilibrio y puede acabar en infarto.

 

El chupito de tequila, esnifado y por el ojo

 

El método tradicional de los bares de copas es tomar el chupito de tequila con un poco de sal y una rodaja de limón. El consumidor se echa la sal en la mano y prepara el limón y el chupito. Lo primero que hace es chupar la sal, rápidamente se bebe su ración de tequila y a continuación muerde y chupa la rodaja.

 

Esta mecánica, presente en los bares desde hace décadas, ha derivado ahora en que el procedimiento sea esnifar la sal, echar el limón en los ojos y beber el tequila.

 

El gas de la risa inhalado de un globo

 

Este fenómeno consiste en inhalar óxido nitroso que previamente se ha metido en un globo. Los jóvenes lo adoptan como una forma de juego y de sociabilizarse y, además, produce euforia y sensación de bienestar pero su efecto dura unos pocos minutos, por lo que la inhalación se vuelve continuada durante una noche de fiesta.

 

Los médicos advierten de que consumirlo con frecuencia puede provocar problemas en la médula espinal y la sobredosis puede causar desmayos y hasta paradas respiratorias.

 

Más de este tema >

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

fb
twitter
youtue
Instagram

logo pie

Síguenos    
fb pie tw pie youtube pie  
© 2017 Corporación CED. Colombia - all right reserved - desarrollado por Webpyme