Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva

AulaPlaneta - 28.09.2015

 

20152809alumnosFoto: Pixabay 

 

Algunas veces la tecnología está de nuestro lado, como es el caso de estas grandiosas ayudas para estudiar asignaturas tan espinosas como son física y química. Por lo tanto, compartimos los siguientes enlaces que nos sugieren desde el sitio Aula Planeta, en los que, además de información y teoría, encontrarán juegos, aplicaciones online, recursos interactivos y experimentos para dominar física y química, y pasar un buen rato. Comparte con tus hijos o alumnos la siguiente información:

 

1. FisQuiWeb. Página web muy completa donde se incluyen apuntes de física y química, laboratorios y materiales para trabajar diversos aspectos de la asignatura. La sección de “Ayuda al estudio” incluye unidades didácticas, aplicaciones o cuestionarios para practicar lo aprendido.

 

2. Clickmica. Página web creada por la Fundación Descubre, la Asociación de Químicos de Andalucía y el Centro de Ciencia Principia de Málaga. Perfecta para encontrar respuesta a dudas y descubrir curiosidades sobre química. También hay juegos, videos y actividades interactivas.

 

3. Quantum Fracture. Canal de videos cortos donde se explican conceptos o temas de física de forma sencilla, divertida y visual. El autor, José Luis Crespo, colabora en el programa de TVE Orbita Laika, otra estupenda fuente de información científica en formato divulgativo.

 

4. FQ Experimentos. Completo canal de YouTube con experimentos de física y química en los que se utilizan materiales cotidianos. En cada caso se incluye la explicación y un enlace al blog donde se añade más información.

 

5. FisLab. Sitio web dedicado a la física que, además de apuntes teóricos, incluye ejercicios para practicar, enlaces interesantes y una colección de applets, simulaciones virtuales de situaciones físicas de cinemática, dinámica, electricidad, gravitación y ondas.

 

6. Quimitris. Juego online similar al Tetris para aprender la tabla periódica. Para repasar antes de jugar, se puede consultar esta tabla periódica interactiva.

 

7. Física y química en Flash. Minisite con apuntes en PDF y enlaces web ordenados por temas, con animaciones e interactivos para comprender mejor cada concepto.

 

8. QuímicaWeb. Página web dedicada a la química, en la que se recopilan herramientas, información, recursos TIC, curiosidades, juegos o tests.  

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva

Por LaFamilia.info 

 

20122603fycFoto: FreeImages 

 

La ciencia ha comprobado que el cerebro masculino difiere claramente del femenino, lo que conlleva a que las condiciones del aprendizaje también sean particulares en cada sexo. No obstante, algunos educadores y colegios exigen por igual a niños y niñas sin percatarse de sus diferencias innatas.

 

Diferencias innatas

 

Los varones necesitan estar en movimiento, son más independientes, curiosos, dinámicos, son exploradores por naturaleza, les gusta armar y construir. Lo que quiere decir que su comportamiento tiende a la actividad, de ahí la dificultad que pueden experimentar algunos chicos para lograr un estado de atención y concentración durante los espacios escolares.

 

Las niñas en cambio, son pasivas, se concentran con facilidad, aprenden a hablar más rápido y aumentan su vocabulario a menor edad. En el colegio, pueden llegar a escribir antes e incluso con mayor perfección que los niños de su misma edad.

 

Pero todo tiene su explicación. El psiquiatra Jay Giedd, uno de los mayores expertos sobre el crecimiento del cerebro en los niños (U.S. National Institute of Health; Washington), ha demostrado que la parte del cerebro destinada a tales habilidades, como es el hemisferio izquierdo, adquiere en las mujeres la madurez mucho antes que en el varón.

 

Los científicos también han revelado que el cerebro femenino goza de un mayor número de conexiones entre el hemisferio cerebral izquierdo y la parte del cerebro responsable de los sentimientos y la emotividad. Por eso es que las niñas son más descriptivas al hablar o escribir, se percatan de los detalles y usan más calificativos.

 

Asimismo el psicólogo Leonard Sax, otro gran estudioso de la enseñanza diferenciada, hace la siguiente explicación en relación al funcionamiento del cerebro en cada sexo:

 

“Niños y niñas ven el mundo de manera diferente. En el cerebro de los niños mandan las células que responden a la pregunta ¿dónde está? Por eso, dibujan elementos en movimiento, con pocos colores. Sus dibujos son más abstractos que los de las niñas y reciben calificaciones más bajas, porque ellas representan detalles, personas, colores, ya que en su cerebro predominan las células que responden a la pregunta ¿qué es? Las niñas, con 4 años, identifican mejor las emociones. Si los profesores desconocen esta diferencia, valorarán a las niñas, y los chicos terminarán pensando que dibujar no va con ellos, que es cosa de chicas. Hay que valorar el trabajo de cada uno desde su sistema visual.” *Fragmento de la entrevista a Leonard Sax publicada por Aceprensa.

 

El fracaso escolar en los varones

 

Debido a las diferencias descritas anteriormente, se ha hallado que los varones presentan mayor fracaso escolar que las chicas. Y es que el desarrollo cognitivo en el hombre es más lento, sobre todo en lo referente a las habilidades lingüísticas. Esto conlleva a que la comprensión lectora sea una de las tareas escolares que más se les dificulta a los masculinos y si esta habilidad no es aprendida desde el principio, truncará el proceso de las demás áreas del aprendizaje.

 

La ortografía también suele ser una piedra en el zapato para los chicos y lo peor es que se les puede calificar como disléxicos o con problemas de aprendizaje, por no tener presente estas diferencias naturales entre niños y niñas.

 

Una educación diferenciada

 

“El suyo es un mundo de acción, exploración y objetos. Pero en la escuela le piden que se siente quieto, callado, que escuche, que no moleste y que ponga atención a las ideas; todo lo cual, de hecho, son cosas que su cerebro y su cuerpo le piden no hacer.” Estas son palabras de María Calvo, quien pertenece a la Asociación europea de centros de educación diferenciada (EASSE) y además es autora de numerosas publicaciones sobre este tema. A través de sus estudios, María Calvo ha podido comprobar que no es para nada adecuado esperar la misma respuesta de niños y niñas en los ámbitos escolares, cuando se sabe de antemano que las conexiones cerebrales difieren en los masculinos y en las femeninas.

 

La experta también dice que “ignorar el ritmo más lento del varón y exigirle estar al mismo nivel que las niñas en estas materias es injusto, supone una enorme incomprensión para los muchachos y puede acabar provocando que éstos, al no poder alcanzar el ritmo más precoz de sus compañeras, reduzcan su nivel de aspiraciones, se sientan frustrados, y decidan que estudiar es «cosa de chicas».” *Artículo de María Calvo publicado en ConoZe.

 

Por lo tanto no hay nada de malo reconocer que los niños son naturalmente más lentos para adquirir la habilidad de leer y escribir, al compararlos con las niñas. De ahí la importancia que padres y educadores tengan presente esta realidad y así adecuar el proceso de aprendizaje dependiendo del ritmo que la niña o el niño necesite para su formación, puesto que exigirles a ambos de la misma forma, es un error.

 

Fuentes: ConoZe.com, Aceprensa, easse.org, leonardsax.com

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 3.88 (4 Votes)

Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
LaFamilia.info
21.06.2010

 

 

Hay una serie de técnicas relacionadas con el modo de seleccionar y organizar los contenidos de las tareas que ayudarán a ser más eficiente, como son: el subrayado, el tomar apuntes, los esquemas, los cuadros sinópticos y el resumen.

 

El subrayado

 

El objetivo del subrayado es destacar las ideas esenciales de un texto y por lo tanto, al leer únicamente lo subrayado se puede recordar su contenido. Está demostrado que la memoria se fija y recuerda más y mejor aquellas cosas que se resaltan.

 

El fundamento de esta técnica consiste en resaltar de otro color (se recomiendan colores vivos como el rojo o verde o los colores fluorescentes, aunque cansan más) las frases más relevantes, así como sustantivos, verbos, adjetivos, fechas, nombres propios, etc.

 

Para subrayar no se recomiendan más de dos colores y también se puede sustituir la "raya" por recuadros o corchetes para señalar párrafos enteros o frases que consideremos de capital importancia.

 

También es importante acostumbrarse a escribir notas a los márgenes, en aquellos momentos en que no queden claras algunas ideas o para completar con otros datos. Estas notas luego son muy beneficiosas ya que facilitan la comprensión y amplían conocimientos.

 

¿Cómo tomar apuntes?

 

Se dice que el saber tomar apuntes estimula a los estudiantes así como dirige y canaliza nuestro aprendizaje.

 

Una buena idea para facilitar la toma de apuntes es que sepamos de qué va el tema que nos van a exponer. Por eso, si es posible, sería conveniente echarle un vistazo al tema el día anterior para saber por donde irán las cosas.

 

Es fundamental estar atento al profesor, hay que buscar las ideas claves de la explicación y concentrar la atención en:

  • - Captar la lógica de lo que expone el profesor.
  • - Comparar lo que dice con lo que ya sabes.
  • - Busca la utilidad para ti de lo que explica. Resume lo que el profesor va diciendo.

- Utiliza papel que puedas archivar. Siempre el mismo, con el mismo formato. Guarda los apuntes en carpetas por materias y por días.

- Inicia los apuntes poniendo en la parte superior de la hoja la fecha y la asignatura o materia. Esto te facilitará su clasificación y orden.

 

Escribe con letra legible y clara. Los apuntes debes tomarlos de tal manera que sean fáciles de leer, para no tener que pasarlos a limpio. No escribas todo lo que el profesor diga. No lo copies todo. Sólo las ideas importantes. Copia las fechas, nombres, referencias, etc. Luego puedes completarlo con ayuda del libro o de algún compañero.

 

Deja margen a la derecha y a la izquierda para anotaciones o aclaraciones. Utiliza el subrayado y las mayúsculas para resaltar lo más importante. Sé breve. Abrevia cuanto puedas las palabras. Utiliza siglas, abreviaturas (comprensibles posteriormente) o cualquier signo que tu crees y que para ti signifique algo. Algún ejemplo puede ser:

Igual................. = Siglo............... S

Más que............ + Menos que....... -

Hombre............. H Mujer.............. M

Mayor................ > Menor............. <

Que.................. q Por................. x

Porque.............. xq

 

A los adverbios acabados en mente añade al adjetivo un símbolo: rápida/; fácil/; normal/.

 

Tu mismo puedes crear tus propias normas o símbolos. Práctica un poco y verás como los resultados mejorarán.

 

Los esquemas y los cuadros sinópticos

 

El esquema es una técnica que tenemos muy olvidada pero que da mucho resultado. No es una técnica sencilla ya que depende directamente de como se haya realizado el subrayado y la lectura.

 

Un esquema debe presentar las ideas centrales del texto, destacadas con claridad. Presenta de forma sencilla y lógica la estructura del texto. Debe tener una presentación limpia y clara. En el esquema se destacan los puntos principales del texto y los subapartados que consideres de interés. Se utilizan signos para destacar ideas, subrayado, las mayúsculas y minúsculas, colores y distintos tipos de letras. Escríbelo en términos concisos.

 

Para trabajar el esquema parte de la lectura analítica de un texto y de su posterior subrayado. Ve separando cada contenido por puntos, rayas y subrayados. Mira si lo que has escrito expresa la idea completa del texto sin dejar datos fundamentales. Puedes utilizar las mayúsculas para señalar los apartados fundamentales y las minúsculas para los elementos de importancia que hay en ellos.

 

El esquema es como un resumen pero más esquematizado, sencillo y claro. Con un solo golpe de visto podemos percatarnos de la información que contiene el texto estudiado.

 

Por lo tanto a partir de un texto determinado puedes realizar las siguientes actividades:

  • - Localizar las ideas centrales del texto.
  • - Subrayar las palabras o frases que destaquen esas ideas.
  • - Anotar al margen la idea central del texto y de los distintos párrafos.

Por otra parte, el cuadro sinóptico es una variante del esquema que sobre todo se utilizará cuando existan datos muy concretos como fechas, nombres, cantidades y cuando un texto habla de los mismos elementos pero en distintas contextualizaciones. Su técnica es igual a la del esquema pero rquiere de un cuadro con las entradas que sean necesarias.

 

Ejemplo del Esquema:

 

Esquema del texto Los Romances:

 

Cronológicamente se dividen en:

 

1. Romances viejos:
- Autor anónimo.
- Origen=Cantares de Gesta:
* verso se divide en dos octosílabos.
* rima asonante los pares.

 

Siglo XIV a XVI.
- Temas:
* históricos: Cid, Infantes de Lara, D.Rodrigo.
* fronterizos: reconquista;
* carolingios: Carlomagno, Roldán.
* novelescos;
* líricos.

 

El resumen

 

Es una de las actividades más importantes y claves dentro del estudio. La puedes realizar después de tener hecho el subrayado y luego de haber estudiado el tema, lección o texto. Tienes que intentar hacerlo sin volver a mirar lo que has leído, y si lo haces, lo menos posible.

 

El resumen debe ser breve pero completo, con las ideas fundamentales y utilizando tu propio vocabulario y modo de estructuración de las oraciones. Redactado en forma personal. Tienes que utilizar partículas de enlace entre los distintos párrafos que produzcan la hilazón lógica entre los mismos.

Es evidente que un buen resumen depende mucho de la comprensión del texto y de las veces que lo hayas leído (son recomendables tres lecturas: una rápida, otra lenta con subrayado y otra más lenta con memorización y análisis).

 

Para dominar esta técnica tendrás que hacer ejercicios del tipo siguiente:

 

  • - Análisis y comentario escrito de textos.
  • - Resúmenes de los mismos.
  • - Lecturas detenidas.
  • - Resúmenes de textos a partir de lo subrayado.

- Es conveniente que posteriormente al resumen lo leas varias veces y lo completes, si es necesario, con el texto delante. En principio, todo tipo de textos son válidos para practicar esta técnica.

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 3.50 (1 Vote)

Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
Revista Eroski Consumer - 24.02.2014
 

 

A menudo se destacan las buenas prácticas y se obvian las que pueden dar al traste con todo lo anterior. Estos son cinco hábitos poco recomendables que deben tenerse presentes para no cometerlos: estudiar acostados, sin un horario fijo, sin hacer descansos, dedicar primero tiempo a lo fácil y dejar para el final lo difícil o tener cerca artículos que puedan despistar, como el teléfono móvil.

 

1. Estudiar acostados

 

La postura es fundamental para mejorar la calidad del estudio. Por ello es recomendable estudiar siempre sentados para mantener la atención en aquello que realizamos. Sin embargo, hay quien prefiere hacerlo en la cama o descansado en el sofá. La experiencia desaconseja esta posición, ya que si bien resulta más cómoda en determinados momentos, facilita el sueño e impide el estudio.

 

Pero además, estudiar recostados puede implicar posturas incorrectas o incómodas que afectan a la espalda y a las cervicales y, por consiguiente, provocan dolor en esta zona del cuerpo. Los gestos que se realizan al estar tumbados son más proclives a causar lesiones que los que hacemos sentados en una silla. Permanecer en esta posición durante un tiempo prolongado influye de manera negativa en la columna.

 

2. Carecer de un horario fijo

 

No es recomendable estudiar a cualquier hora o hacerlo cada día en un horario distinto. Conviene reservar un espacio fijo que coincida con el momento de la jornada en el que se tiene mayor predisposición a estudiar, ya sea por la mañana o por la tarde -por la noche, es preferible dormir para estar descansados-. Así se consigue que el cerebro y el cuerpo se acostumbren, lo que aumenta el rendimiento.

 

Al principio serán los padres quienes ayudarán a los hijos a organizarse y luego será responsabilidad de estos. Un horario personal y el compromiso de cumplirlo mejora los hábitos de estudio y los resultados académicos.

 

3. No hacer descansos

 

La ansiedad ante un examen, la falta de tiempo, el estrés y la sensación de que no hay horas suficientes para estudiar todo el temario, lleva a pasar muchas horas seguidas sin levantar la vista de los apuntes. Sin embargo, esto es perjudicial para los fines que se persiguen. Es importante hacer descansos cada 45 o 60 minutos para estirar los músculos, evitar cargar la espalda y descansar la mente para retomar el aprendizaje con fuerza.

 

Es aconsejable mantener el hábito de estudio todos los días para llevar la materia al día, pero del mismo modo, hay que intentar terminar la jornada con una actividad deportiva o de ocio, dedicar un tiempo a la lectura, la música u otra tarea con la que se disfrute. De hecho, al organizar el estudio, es recomendable incluir el tiempo que se dedicará al descanso. Eso sí, hay que respetar ese momento y no ampliarlo bajo ningún concepto.

 

4. Estudiar primero lo más fácil

 

Con la intención de que la tarea de estudio resulte más liviana, a menudo se comienza a estudiar la asignatura o materia que resulta más sencilla. No obstante, es recomendable hacer justo lo contrario. Puesto que al empezar a estudiar la mente está más fresca y descansada, conviene iniciar por las materias más pesadas o que entrañan más dificultad para los estudiantes. De ese modo, cuando se sienta cansancio, se aprovechará para repasar las cuestiones más sencillas.

 

5. Despistes: el teléfono móvil alejado de la mesa de estudio

 

El uso de las nuevas tecnologías ha modificado los hábitos de estudio. Internet es ya una herramienta muy utilizada en sustitución de las enciclopedias tradicionales, las tabletas están llamadas a ser los nuevos soportes de libros digitales y hasta el teléfono móvil ha entrado en el aula. Pero este último debe mantenerse alejado cuando se prepara un examen, con el fin de evitar despistes y caer en la tentación de enviar un mensaje o leer los correos electrónicos en el teléfono.

 

La mesa donde se estudia debe estar despejada de artículos que no se utilizarán, para contener todo el material de estudio: apuntes, subrayadores, lápices, bolígrafos, etc. Solo si se quiere hacer una consulta puntual a un compañero o buscar una información necesaria, se debería consultar el teléfono o acceder a otro dispositivo para ello.

 

 

Más artículos de este tema >

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (1 Vote)

Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
LaFamilia.info
15.04.2010

 

 

consejosestudiante

 

El logro de buenos resultados debe ser prioridad número uno de todo estudiante. He aquí nueve consejos para obtener un buen rendimiento académico.

 

1. No basta con ser inteligente


Hay personas bastante inteligentes que apenas necesitan estudiar, así como otras para quienes estudiar no es lo suyo. Sin embargo lo normal es tener una inteligencia media y por lo tanto los buenos resultados solo se obtienen con una motivación adecuada que facilite el esfuerzo de estudiar. Sin voluntad de estudiar, no hay nada que hacer... y los motivos que se tengan para estudiar son decisivos.

 

2. Encuentre un motivo para estudiar


Aunque hay muchísimas otras cosas que son más divertidas, estudiar es un deber inaplazable. En los años escolares nos estamos jugando el futuro pues en esta corta época decidimos lo que vamos a ser el resto de la vida.

 

Se debe tener un motivo para estudiar. Y ese motivo ha de salir de uno mismo. Los premios y los castigos pueden ser eficaces, pero a la larga no son lo decisivo.

 

3. Adopte su propia técnica de estudio


De algunas personas se dice: "este chico no sabe estudiar". Hay maneras de aprender a hacerlo, muchos libros, páginas web, la ayuda de un profesor, de los padres. Pero en el fondo, todo es sentido común. A estudiar se aprende estudiando y cada quien verá cuáles son los sistemas que le van mejor.

 

4. Siéntase cómodo y concéntrese


Para estudiar eficientemente se necesita un lugar de estudio tranquilo, donde todo esté a mano, con una silla cómoda y luz suficiente. No se engañe, con música no se puede estudiar: puede dibujar o copiar, pero no memorizar ni concentrarse. No se levante a cada momento y persevere sentado al menos 45 minutos. Luego descanse 5 a 10 para poder continuar.

 

5. Horario y planeación


También se debe tener un horario. No tiene por qué ser rígido, ha de ser flexible pero lo normal en secundaria es que se gaste entre media hora y una hora para hacer las tareas y tres cuartos o una hora para estudiar. Si entre lunes y viernes no ha dedicado 10 a 12 horas de estudio, el fin de semana hay que recuperar. Deje, si puede, para el fin de semana las tareas que le lleven más tiempo: Una lámina de dibujo, un trabajo para una asignatura. Es una lástima que pase el tiempo haciendo como que está estudiando cuando su cabeza está muy lejos. No sueñe despierto. Aproveche el tiempo y luego, podrá hacer muchas otras actividades.

 

6. Aprovechar las clases ahorra tiempo


Si aprovecha el tiempo de la clase, tendrá mucho adelantado. Si, por alguna razón, le dejan tiempo libre de estudio, adelante tareas. Siga al profesor en todo momento, tome nota en todo lo que pueda, subraye aquello que repita, pues es lo que considera básico.

 

7. Memorizar pero entendiendo el contenido


En la mayoría de las asignaturas hay que memorizar los contenidos de las lecciones. No intente aprenderse algo que no entiende; por eso es tan importante lo del punto anterior.

 

Cada persona tiene su propio sistema para fijar en la memoria las lecciones: leerlo en voz alta, repasarlo varias veces e intentar repetirlo sin mirar el texto... lo importante es que tenga en cuenta que no se sabes un tema si no es capaz de explicarlo. Y es muy conveniente que estudie cada día lo explicado en clase. Es mejor aprender un texto corto que enfrentarse a un montón de páginas cuando lleguen las épocas de evaluaciones.

 

8. Los exámenes: comience por lo más fácil


“Ya estudiaré cuando llegue el examen”… Este es un enorme error. Si estudia cada día, cuando llegue el momento del examen sólo tiene que repasar conocimientos ya adquiridos, recordar lo que ya se sabe. Si lo deja todo para el final, acabará con la cabeza llena de fórmulas, definiciones, fechas, etc. un caos.

Los exámenes son de distintos tipos: hay que preparar cada uno de modo diferente. Auto examinarse da buen resultado.

 

Duerma bien la noche anterior al examen, así evitará el nerviosismo y el cansancio. Lea detenidamente las preguntas antes de lanzarse a responder. Si es posible, responda primero las preguntas más fáciles y deje para el final las que no se sabe bien. Esto es especialmente importante en problemas de matemáticas, física, traducciones... Muchas veces se gasta todo el tiempo de que se dispone en hacer un problema y se deja el resto en blanco.

 

Antes de entregar el examen revise cuidadosamente las respuestas. No se precipite en entregarlo: use todo el tiempo de que disponga.

 

9. Ayudas para resolver problemas

 

Aunque es difícil dar una regla común, en matemáticas, física y química muchas pruebas incluyen problemas: a partir de unos datos tiene que hallar otros, mediante una fórmula o varias.

 

En primer lugar elija la fórmula adecuada, luego sustituya las variables por los valores que le den (¡Las unidades!) y le quedarán una o varias incógnitas para despejar. Hágalo con sumo cuidado: es muy probable que pidan los resultados exactos, y no bastará con que la solución esté bien planteada.

 

Más artículos de este tema >

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 4.75 (2 Votes)

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

fb
twitter
youtue
Instagram

logo pie

Síguenos    
fb pie tw pie youtube pie  
© 2017 Corporación CED. Colombia - all right reserved - desarrollado por Webpyme