Sorpresasparatupareja.com - 03.10.2016

 

20160310mFoto: Pixabay 

 

La pornografía, más accesible que nunca debido a Internet, está destruyendo matrimonios. En 2004 una investigación de la doctora Jill Manning, autora del libro "What's the Big Deal about Pornography: A Guide for the Internet Generation" encontró que en el 56% de los casos de divorcio en EEUU al menos uno de los cónyuges experimentaba un interés obsesivo en páginas pornográficas. Hoy, 12 años después, con más acceso digital en los dispositivos móviles, los datos son peores.

 

En 2013 las páginas de pornografía recibieron 450 millones de visitantes únicos al mes. Eso es mucho más que Amazon, Netflix y Twitter combinados. Además el 30% de toda la información transferida por internet está relacionada con el porno. Cada segundo 28.258 personas  están viendo pornografía en internet y cada segundo se gasta 2.719,77 € en pornografía en la red. 

 

Por eso es importante hablar de este tema que tanto afecta a los matrimonios. A continuación compartimos un escrito de la web Sorpresasparatupareja.com el cual expone diez causas por las que el consumo de pornografía en el matrimonio daña la relación y la pareja, basadas en investigaciones científicas, encuestas y estudios reales.

 

1. Destruye la confianza 

 

De acuerdo a numerosos estudios, una exposición prolongada a la pornografía lleva a una disminución de la confianza entre la pareja. No es de extrañar, ya que la pornografía y el secretismo van de la mano.

La mayoría de las personas que ven pornografía hacen todo lo posible para que permanezca oculto. Las parejas se sienten traicionadas cuando se enteran de que se lo han estado ocultando tanto tiempo y se preguntan qué más habrá que no saben.

2. Obstaculiza la intimidad emocional

 

La pornografía te lleva a que trates a la otra persona como un objeto y no puedas tener una interacción significativa con ella. Hay una gran diferencia entre tener sexo y hacer el amor.

El sexo se trata de placer, mientras que hacer el amor se trata de conectar. El sexo se trata del cuerpo, mientras que hacer el amor se trata de la persona.

3. Destruye la autoestima 

 

Cuando los hombres y mujeres habían sido expuestos a la pornografía eran más propensos a no estar satisfechos con la apariencia física, el afecto y el rendimiento sexual de su pareja. Además no sólo afecta en cómo ves a los otros, sino también en cómo te ves a tí mismo. 

Los que ven porno piensan de sí mismos que son menos atractivos. Las investigaciones han descubierto que los consumidores de pornografía se comparan a ellos mismos y a sus parejas con los modelos de las imágenes que ven. Como consecuencia pierden interés en el sexo porque se vuelven más críticos con la apariencia de su pareja.

4. Causa egoísmo

 

Promueve el egoísmo y el placer inmediato. Muchos piensan sólo en recibir, no en dar. Una relación donde uno solo está interesado en recibir no dura mucho tiempo. Un hecho muy curioso es que el día que menos pornografía se ve en América es el día de “Acción de Gracias”. Interesante, considerando que la gratitud y el egoísmo son opuestos.

5. Degrada a las mujeres

 

Los resultados muestran que cuanto más porno ve un hombre, más probable es que quieran que las mujeres sean sumisas y subordinadas a ellos. Cambia la manera en que los hombres ven a las mujeres. Las ven como objetos y no como únicas y valiosas debido a la manera degradante en la que las mujeres y el sexo son retratados. 

Y eso sin mencionar que el porno muestra a las mujeres siendo dominadas y abusadas sólo para su disfrute personal.

6. Deteriora la vida sexual

 

Puede llevar a una disminución de la actividad sexual. Una encuesta reciente de los usuarios que ven pronografía muestra que el 19% sufre eyaculación precoz, el 25 % no tienen interés en el sexo con su pareja, el 31% tienen dificultades con llegar al orgasmo y el 34% experimenta disfunción erectil.

Después de comprometerse a no masturbarse y no ver pornografía, el 60 % de ellos sintió que sus funciones sexuales habían mejorado y el 67% tuvo un aumento en sus niveles de energía y en productividad. Muchas personas dicen que usan la pornografía para darle un poco de vida a su relación pero, sin embargo, los estudios muestran que destroza tu líbido.

7. Conduce a la insatisfacción matrimonial

 

Las investigaciones han mostrado que los hombres que han sido expuestos a la pornografía se puntúan a ellos mismos como menos enamorados de su pareja de lo que se puntúan los que no la han visto. El hecho es que la pornografía no es sólo una fantasía, sino que hace más difícil tener relaciones de amor verdaderas. 

Debido a que la pornografía es retratada como fácil y rápida, el sexo en el matrimonio es visto como algo complicado y que requiere mucho trabajo. Como resultado, el romance disminuye.

8. Es una puerta de entrada a la infidelidad

 

Incrementa la infidelidad matrimonial en un 300%.Viendo pornografía disminuye el compromiso con la relación. Las relaciones libres de pornografía son más fuertes y con un índice de infidelidades menor. El índice es al menos la mitad de los que han visto pornografía solos o con su pareja.

Es interesante cómo la sociedad nos dice que si no permites la pornografía en tu matrimonio estarás llevándole a él a la infidelidad, cuando en realidad la pornografía está ligada a la infidelidad.

9. Está vinculada a la depresión, el estrés y la ansiedad

 

Los hombres que tienen ciber sexo tienen un índice alarmantemente alto de depresión clínica, estrés y ansiedad. Estas tres cosas pueden tener un impacto fuerte no sólo en nosotros mismos, sino en nuestro matrimonio.

10. Altera el cerebro 

 

Esto es lo escalofriante: cuanto más porno ve una persona, más severo será el daño a su cerebro y más dificil será liberarse. Científicos de la Universidad de Cambridge han estudiado recientemente el cerebro de los adictos a la pornografía y han descubierto que se ven exactamente iguales que los adictos a las drogas.

Al igual que con otras sustancias adictivas, la pornografía llena el cerebro de dopamina. Y cuanto más ves pornografía, más insensible te vuelves. La diferencia con otras adicciones es que con la pornografía no es que quieras más y más (como en el caso del alcohol), sino que quieres una pornografía diferente. Muy a menudo los usuarios se aventuran en contenido cada vez más perverso, por eso la pornografía está ligada a la violencia y el crimen.

 

Como vemos, la pornografía no ayuda en nada al matrimonio. Pero algo que sí sabemos es que es posible, es eliminarla de la vida; es un esfuerzo que sin duda merece la pena.

Comentarios  

#1 Juan 03-10-2016 16:54
Lo peor de todo esto es que con las drogas puedes ingresar a un tratamiento y desintoxicarte, es todo un proceso, pero con las imágenes desvirtuadas sobre sexo genital, es casi imposible. Y afecta, es grave y una seria enfermedad.

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

fb
twitter
youtue
Instagram

logo pie

Síguenos    
fb pie tw pie youtube pie  
© 2017 Corporación CED. Colombia - all right reserved - desarrollado por Webpyme