Por LaFamilia.info
 

20162908matri

 

Si bien la lista de causas que llevan a las rupturas conyugales son variadas, se observa ahora que el aburrimiento está haciendo estragos en los matrimonios, provocando que el proyecto común sea cada vez menos duradero.


Aunque el aburrimiento en el matrimonio no es exclusivo de los tiempos modernos, sí hay una variación respecto a la forma de afrontarlo, que es precisamente el “no afrontarlo” y “sí evadirlo”. Pensamiento que podría tener explicación cuando vivimos en una civilización que insiste en el goce máximo a costa de cualquier cosa, motivando a las parejas a centrar sus expectativas en la inmediatez; de ahí que cuando apenas desaparece el encanto de los comienzos, echan mano de la primera solución: el divorcio.

El aburrimiento en el ser humano

El aburrimiento es un estado emocional negativo que se relaciona con la apatía, la insatisfacción y la falta de interés. Se puede decir que es también una actitud personal determinada por la pobreza de iniciativas para salir de una situación rutinaria. Asimismo, el aburrimiento nubla las perspectivas de futuro, causando un temible desinterés en los planes, en las personas y/o en la vida como tal.

Aníbal Cuevas, reconocido orientador familiar y escritor, señala: “La cuestión del aburrimiento tiene mucho que ver con la falta de ilusión y el olvido de los detalles. Normalmente llegan al aburrimiento quienes han perdido la capacidad de asombro y de ilusión por falta de práctica”.

Del mismo modo, Viktor Frankl, neurólogo y psiquiatra austriaco, expone: “El aburrimiento, síntoma del vacío existencial, se ha convertido en la enfermedad colectiva de la cultura occidental”.

Pero el aburrimiento se puede evitar. Volvemos a la famosa regla de oro: dichas amenazas causarán más o menos estragos en función de la actitud con la que cada quien las enfrente.

Amenaza para los cónyuges

 

 El aburrimiento en el matrimonio es la raíz de otros males que lo aquejan. “Ocurre muchas veces que, sin palabras, se establece una especie de acuerdo para vivir aburridamente juntos el resto de sus vidas, que más que promesa de un alentador proyecto de vida, parece más una condena; alguno de los dos, o los dos, buscan fuera la novedad, los estímulos que les devuelven las ilusiones y las ganas de vivir. No tiene que ser un amante. A veces es el trabajo, otras serán nuevas amistades no compartidas con la pareja; nuevos o viejos pasatiempos individuales, aficiones o adicciones. Es como si se experimentase que la auténtica vida, al menos la más estimulante, está fuera de la pareja” explican desde el portal Apoyomatrimonial.com.

 

Por obvias razones, llegará un punto en que el tedio ya no se soportará más y sin necesidad de haberse producido una circunstancia extrema, la relación se disolverá. Por eso es tan importante evitar el aburrimiento antes de que llegue. Aunque si ya ha llegado, también se puede salir de él. 

4 Claves para combatir el aburrimiento en el matrimonio

1. Volver a ser novios

 

Detengámonos a pensar cuál es el comportamiento de un hombre y una mujer que recién se conocen y están comenzando una relación: comparten algunos hobbies, ponen especial cuidado a su aspecto físico, a los modales, a la forma de expresarse ante el otro, además son atentos entre sí, realizan planes diferentes, se ríen más tiempo de lo que discuten, se comunican; en fin, se conquistan día a día en las minucias. Volver a ser novios es una eficaz manera de combatir el aburrimiento conyugal.

2. Renovar el matrimonio

 

No cabe duda que es necesario renovar el matrimonio. Y esta renovación incluye el romanticismo y el cuidado de los pequeños detalles, aspectos que reciben tanta atención en los inicios de la relación.

 

3. Saber cambiar juntos

 

No nos vamos a quedar de 20 años para siempre, todo va cambiando a medida que se va avanzando en el camino. Por eso hay que descubrir y comprender cada etapa que vive esa mujer o ese hombre que está al lado, en vez de buscarse uno nuevo. Sabemos que las discusiones y las diferencias siempre van a existir, por eso hay que trabajar juntos –hombro a hombro- en la relación conyugal, y volver a sacar brillo al matrimonio.

 

4. Querer trabajar por el matrimonio

 

Aníbal Cuevas, autor citado al inicio, explica: “Para disfrutar del matrimonio hace falta estar enamorado y para estar enamorado hace falta estar dispuesto al sacrificio. De esta manera la felicidad es consecuencia del olvido de uno mismo y la entrega al otro en lo cotidiano de cada día. Si te lo propones, se pasa muy bien en el matrimonio.”

 

Comentarios  

#1 Rosi 04-09-2016 11:10
No olvidar que el matrimonio está compuesto de dos personas y los hijos, si los hay.Aparte de eso exixten las labores cotidianas de cada uno de los conyuges. Y generalmente quien lee los artículos es la mujer, el hombre casi siempre está ocupado o cansado. Para enamorarse tienen que participar los dos; porque si es uno solo quien hace el esfuerzo, el otro pasa por infantil o tonto.
Entre la teoría y la practica hay un largo camino de aprendizaje.

En la sagrada escritura dice" Dios lo creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo y les dijo" fructificad y multiplicaos; llenad la tierra... y señoread en ella" Ese fructificad,multiplicaos, señoread hace referencia a la vida moral, espiritual, material, y psiquica. Al buen entendedor, pocas palabras.

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

fb
twitter
youtue
Instagram

logo pie

Síguenos    
fb pie tw pie youtube pie  
© 2017 Corporación CED. Colombia - all right reserved - desarrollado por Webpyme