LaFamilia.info
26.01.2009

 

Aunque no todas las mujeres tienen problemas de autoestima, hay muchas que necesitan un reencuentro con el amor y los sentimientos de ternura hacia su propia y personal belleza.

 

Según el autor Nathaniel Branden, para que una mujer logre una verdadera autoestima es necesario que ponga en práctica seis virtudes esenciales: la autoconciencia, la autoaceptación, la autoresponsabilidad, la autoafirmación, la determinación y la integridad personal.

 

Las siguientes son algunas reflexiones sobre la autoestima que ayudarán a lograr la conquista del amor propio y a vivir contentas de ser como se es, dejando fuera de lugar los miedos y complejos que afectan a muchas mujeres:

 

  • - Todos los días al mirarse al espejo recuerda que eres hermosa, aunque muchas veces tengas que ahogar una voz interior que te dice: no, no lo eres.
  • - Ama profundamente tu identidad única y conoce que lo que haces nunca podrá reproducirse.
  • - Tú verdadera belleza saldrá a la luz cuando ames con sinceridad a la mujer en ti y contribuyas con tu vida a la sanación del mundo.
  • - Debes confiar en que sí puedes tomar decisiones por ti misma.
  • - No le tengas miedo a fracasar o fallar. Recuerda que si nunca fracasas no tendrás la oportunidad de descubrir la fortaleza y el valor que residen en ti.
  • - Cuando las cosas no vayan como tú las tenías planeadas, permítete sentirte defraudada pero nunca inferior o ridiculizada.
  • - Procura no ponerte a la defensiva cuando seas criticada o se te llame la atención por algo que está mal.
  • - No pierdas tu tiempo pensando si eres lo suficientemente buena para esta o aquella tarea. Haz lo mejor que puedas hacer y siéntete satisfecha.
  • - Ese pensamiento que te hace pensar que no puedes pasar una materia, aprender un instrumento o conquistar un paso de baile, ¡Elimínalo!
  • - Nunca pienses que tu valor radica en tu belleza o títulos. Si has perdido tu trabajo no permitas que esto te haga sentir que eres una fracasada. Trabaja en recuperarte emocionalmente cuanto antes y sigue adelante.
  • - Si aspiras a un puesto mejor dentro de tu organización y no aplicas porque no sientes que puedes ser elegida, date cuenta que tu misma te bloqueas. Actúa sin temor.
  • - Si fuiste a una entrevista de empleo y no lo conseguiste, no pienses que es el fin del mundo. Recrea en tu mente el proceso y descubre a dónde pudiste haber fallado.
  • - Si tuviste alguna experiencia traumática de niña que te dejó con la sensación de ser fea, gorda, o poco inteligente, identifica eso que te molesta y trabaja diligentemente para sanar tu trauma.
  • - Si has identificado que te inhibes o retraes en situaciones sociales diversas, rétate a ti misma a comportarte de la manera opuesta.
  • - No temas a los cambios, confía que estos siempre serán para beneficio del desarrollo de tu personalidad.
  • - Si te comparas constantemente con alguien, empieza a observar un poco más tus propios logros.
  • - Pensar bien sobre ti misma quiere decir aceptar el regalo de la vida que Dios Padre te dio al crearte. Agradécelo.
  • - Cuando hagas algo mal no te insultes a ti misma con expresiones como tonta o inútil. El inconsciente tiene una capacidad enorme para creérselo. Corrígete.
  • - Si el chico que te gusta no se fija en ti, no pienses que es porque no eres suficientemente atractiva. Algo mejor te espera. Sé paciente.
  • - ¿No te ríes de tus propios errores? Aprende a hacerlo y verás que libertad sientes.
  • - Es bueno estar rodeada de gente que te aprecie y respete, pero si alguna vez no lo hacen no pienses que eso disminuye tu valor.
  • - Tu cuerpo es el instrumento para la acción. Respétalo y cuídalo.
  • - Hay un tipo de hambre más fuerte que la de pan. Es el hambre por amor, solía decir la Madre Teresa. Ama quien eres para poder darlo a cantaradas y sin complejos.
  • - Si eres madre, tu hija aprenderá a relacionarse de acuerdo a lo que vea en tu propio desarrollo.
  • - La auto-estima es una de las fundaciones humanas más importantes. Es amor incondicional. Que tus hijos sean testigo de ello.
  • - Recuerda siempre que tu dignidad y valor no proceden de todo lo material que te rodea, la belleza que tengas, lo popular que seas o lo alto que hayas llegado en tu carrera. Su fuente es divina, eterna, hinchada de amor, eres una Hija de Dios y por eso como ninguna otra obra de la creación.

 

 

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

fb
twitter
youtue
Instagram

logo pie

Síguenos    
fb pie tw pie youtube pie  
© 2017 Corporación CED. Colombia - all right reserved - desarrollado por Webpyme