Valoración del Usuario: 1 / 5

estrella activaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 
LaFamilia.info
26.01.2009

Toda mujer que mantenga relaciones sexuales corre el riesgo de contraer cáncer de cuello uterino, o cáncer cervical, causado por ciertos tipos del papilomavirus humano (o PVH, por sus siglas en inglés). Dicho virus que se contagia en la relación sexual puede causar también problemas como verrugas genitales y cambios precancerosos, que pueden conducir más tarde al desarrollo de cáncer del cuello uterino.

 

Para ayudar a prevenir este tipo de cáncer, recientemente fue creada una vacuna apta para mujeres entre los 9 y los 26 años. Esta vacuna actúa mejor en las niñas y mujeres jóvenes que aún no han tenido contacto con el virus y por este motivo se recomienda para todas las niñas de 11 y 12 años como vacunación de rutina y para todas las mujeres de 13 a 26 años que todavía no la hayan recibido.

 

Sobre el papilomavirus humanos

 

Existen aproximadamente 100 tipos de PVH (papilomavirus humano), y más de 30 se transmiten por vía sexual. Los investigadores llevan un registro de los diferentes tipos de PVH identificándolos con números, como 6, 11, 16 y 18.

 

Algunos estudios epidemiológicos han identificado varios factores de riesgo que contribuyen al desarrollo de las lesiones precursoras a dicho cáncer.

 

Entre dichos factores figuran la infección con ciertos tipos de papilomavirus humano, las relaciones sexuales a una edad temprana, la multiplicidad de compañeros sexuales, el uso prolongado de anticonceptivos orales, entre otros.

 

La nueva vacuna

 

La nueva vacuna, llamada Gardasil, protege a las mujeres jóvenes contra cuatro tipos de PVH: 16 y 18, que se han relacionado con el cáncer de cuello uterino (o cervical) y 6 y 11, que producen verrugas genitales.

 

Al igual que la vacuna contra la hepatitis B, la vacuna contra el PVH se da en una serie de 3 inyecciones en un período de 6 meses. La primera inyección se aplica en el momento que la persona lo decida. La segunda inyección se debe aplicar dos meses después de la primera, y la tercera, aproximadamente seis meses después de la primera.

 

Dicha vacuna es un líquido que contiene partículas muy pequeñas parecidas al PVH, de modo que el cuerpo rápidamente empieza a fabricar anticuerpos contra los cuatro tipos de PVH.

 

Cabe anotar que ninguna de estas vacunas contra VPH ha sido probada para proporcionar protección completa contra la infección de otros tipos de VPH, algunos de los cuales causan cáncer cervical.

 

Por lo tanto, alrededor del 30% de los casos de cáncer cervical y el 10% de los casos de verrugas genitales no se prevendrán con estas vacunas.

 

Sin embargo la vacunación generalizada tiene el potencial de reducir en dos terceras partes el número de muertes por cáncer cervical en el mundo, si todas las mujeres se vacunaran. Idealmente se debe aplicar a las mujeres previa exposición al PVH, pero también esta indicada en mujeres con vida sexual activa. Para aquellas que ya se infectaron con el PVH la vacuna está indicada pero el potencial de prevención es menor.

 

Fuentes: youngwomenshealth.org, tendencias.diariocorreo.com.ec, pipediatra.blogspot.com

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

fb
twitter
youtue
Instagram

logo pie

Síguenos    
fb pie tw pie youtube pie  
© 2017 Corporación CED. Colombia - all right reserved - desarrollado por Webpyme