Blogs LaFamilia.info - 09.06.2017

 

 

El hombre, como ser único e irrepetible, creado por Dios a su imagen y semejanza, ha de ser modelo de los principios y valores que soportan con pilares sólidos la sociedad. Ha de ayudar a construir un mundo más justo y pacífico para todos, desde su propio hogar, ya que se ejerce un efecto multiplicador cuando se actúa de manera apropiada y, nada más efectivo para contagiar a los demás, que dar el ejemplo.

 

A continuación encontrarás diez características del hombre en la sociedad, no como un ideal, sino como el deber ser. 

 

1.   Ser especial, único e irrepetible creado por Dios como complemento esencial de la mujer para trascender y dar prosperidad a su generación, sus tradiciones, cultura, valores y principios.

 

2.   Es irresistiblemente contagioso su deseo profundo de justicia, de servicio y de afán por emprender tareas magnas en pro de la sociedad.

 

3.   Es capaz de bajar la luna y las estrellas por sus seres amados pues es fiel en la entrega total de su corazón cuando ama con profundidad y devoción.

 

4.   Se distingue por su sentido protector en la familia y por ser defensor de las buenas costumbres y tradiciones que propenden por el bien común y la ayuda desinteresada. 

 

5.   Está preparado para afrontar la adversidad con la valentía y la fortaleza más admirable pues brinda calma en la tormenta y apacigua las dificultades con sosiego y serenidad.

 

6.   Su familia es estandarte del cual se enorgullece y le brinda su más profundo afecto, trabajando y aportando su tesón para alcanzar las metas propuestas.

 

7.   Su inteligencia lo orienta hacia el camino del bien común y de la construcción de un ambiente de bienestar para sí mismo y los demás.

 

8.   Es dinámico, alegre, comprometido y perseverante para lograr los objetivos en su vida, guiándose de su sabiduría y constante búsqueda de la verdad.

 

9.   Brinda buen consejo y es amigo incondicional, pues los valores fundamentales son la base para conciliar y apoyar a los seres más queridos sin esperar nada a cambio.

 

10.    El hombre al igual que san José, protege y cuida a su familia, trabaja por ella, la conduce por el camino del bien. “Mira cuántos motivos para venerar a San José y para aprender de su vida: fue un varón fuerte en la fe...; sacó adelante a su familia —a Jesús y a María—, con su trabajo esforzado...; guardó la pureza de la Virgen, que era su Esposa...; y respetó —¡amó!— la libertad de Dios, que hizo la elección, no sólo de la Virgen como Madre, sino también de él como Esposo de Santa María. – San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 552.

 

***

 

VivianForeroBlogVivian Forero Besil

Licenciada en Educación Básica; especialista en Informática Educativa, en Gerencia de Instituciones Educativas y en Pedagogía e Investigación. Con amplia experiencia en docencia. Felizmente casada y madre de un hermoso bebé. Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Más artículos de este autor >

 

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

fb
twitter
youtue
Instagram

logo pie

Síguenos    
fb pie tw pie youtube pie  
© 2017 Corporación CED. Colombia - all right reserved - desarrollado por Webpyme