estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva

 

Jaume Figa I Vaello/Aceprensa - 29.03.2019

 

 

Director: Tim Burton. Intérpretes: Colin Farrell, Danny DeVito, Michael Keaton, Eva Green, Nico Parker, Finley Hobbins. Clasificación: Todos. Duración: 114 min.

 

En el afán de Disney por adaptar a “imagen real” los grandes clásicos de la compañía, Dumbo era la que implicaba un reto mayor. Todas las que se han estrenado hasta ahora –y las que vienen en este año que puede ser pletórico para la empresa– prácticamente solo tenían que ser “filmadas”, copiando la historia: un remake. En Dumbo, la de 1941, su protagonista no hablaba: prácticamente solo lo hacían los demás animales y gran parte de la película eran dibujos animados al estilo de Fantasía, la obra maestra de Walt Disney: música e imagen.

 

Aquí, el director Tim Burton y el guionista Ehren Kruger tenían que decidir si imitar el estilo de El Libro de la Selva, o realizar algo nuevo, a partir del argumento original. A esto han dedicado su esfuerzo y les ha salido muy bien.

 

En 1919, Holt Farrier (Colin Farrell) vuelve de la Gran Guerra, viudo, para estar con sus dos hijos: Milly (Nico Parker) y Joe (Finley Hobbins), y seguir trabajando en lo que sabe: ser jinete del Circo de los Hermanos Medici. Pero las cosas han cambiado: la guerra le ha dejado manco y Max Medici (Danny de Vito) ha decidido vender los caballos y contratarle para ser el cuidador de los elefantes. El circo está en horas bajas y solo tiene una esperanza: el bebé elefante que está a punto de nacer y que resultará ser la auténtica gallina de los huevos de oro, gracias a sus enormes orejas. Tanto es así que el empresario V.A. Vandevere (Michael Keaton) decide asociarse con ellos para montar su espectacular circo-parque de atracciones, Dreamland.

 

Cuando a John Lasseter le preguntaban cuál era la película de Disney que más valoraba, siempre decía que Dumbo. Porque aquella, con muy pocas palabras, conseguía mostrar la personalidad de un personaje y la emotividad de una historia que ha llegado a varias generaciones. Ahora, Tim Burton consigue transmitir también esa emoción, dando un paso agigantado en la calidad técnica. Además, Burton le da ese toque surrealista tan suyo, como en el modo de mostrar la divertida secuencia de las alucinaciones del pequeño elefante.

 

Y lo que entonces duraba poco más de 60 minutos, aquí son casi dos horas de metraje muy bien contado. Porque, en realidad, no estamos delante de un remake, sino de una nueva historia, con personajes también nuevos, y referencias constantes a los obviados: el ratón Timothy, las cigüeñas, el champán, los cuervos... Especialmente destacable es la actuación de Danny DeVito, y Keaton, aunque no destaque, resulta ser el villano perfecto.

 

Dumbo es, sin duda alguna, una película que vuela muy alto, como su protagonista.

 

Más reseñas de cine >

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)
estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva

 

Jaume Figa I Vaello/Aceprensa - 20.02.2019

 

 

 

Título original: The LEGO Movie 2: The Second Part. Clasificación: Todos. Duración: 106 min. Directores: Mike Mitchell, Trisha Gum

 

Han pasado cinco años y, para Emmet, todo sigue siendo fabuloso. Aun cuando su mundo, Bricksburg, es un auténtico desastre apocalíptico, asolado por los alienígenas de LEGO DUPLO, más rápidos que la capacidad de reconstruir de sus habitantes.

 

Así, el único camino para recuperar la paz perdida es que cinco habitantes de Bricksburg acepten participar en la ceremonia de boda de la Reina. A regañadientes, Lucy y Batman están entre ellos, y Emmet, que no está dispuesto a perder a su amada, irá tras los dos para salvarlos de un peligro que puede suponer el fin de su mundo.

 

Después del enorme éxito mundial que cosechó La Gran Aventura Lego, era cuestión de tiempo que llegara la segunda parte. Cinco años después –los mismos que plantea la historia–, Phil Lord y Christopher Miller, que siguen como guionistas, ceden la silla del director a Mike Mitchell (Trolls o Shrek: felices para siempre). Pero pierde fuelle. La Gran Aventura Lego tenía la virtud de ser novedosa, con mucha chispa, divertida –a pesar de sus personajes prácticamente estáticos–, sobre todo con ese desenlace final que conectaba con la realidad del espectador de un modo muy sorprendente y original. El planteamiento de la segunda parte también es real: ¿qué ocurre cuando tu hermana pequeña se pone a jugar con tus montajes de Lego? Pero ya no sorprende. Y los momentos de “realidad” –ahora más presentes– son más bien flojos.

 

La Gran Aventura LEGO 2 , por tanto, sigue la misma línea de acción trepidante y bromas constantes, pero el guion tiene varios puntos flacos. Entre otros, un par de números musicales que aportan poco o nada. Es espectacular, eso sí, cómo han conseguido recrear, una vez más y casi a la perfección, las piezas de Lego. Por otro lado, algunos de los gags son realmente buenos.

 

En general, pues, estamos ante una película muy bien hecha, más bien destinada al público infantil, que no entenderá la mitad de las bromas pero se quedará con una historia que quiere dar una moraleja interesante sobre la amistad y la fraternidad. Y sobre qué significa madurar, realmente.

 

Más reseñas de cine >

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)
estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva

 

Aceprensa - 11.12.2018

 

 

 

Divertida. Ingeniosa. Imaginativa. Atrevida. Adjetivos que perfectamente se aplican a Ralph rompe Internet. Desde que Pixar, con la fantástica Toy Story 2, demostró que se podían hacer muy buenas segundas partes, muchos se han subido a este carro. También Disney. Hacer una secuela ya no es hacer un calco de la primera, pero cambiando el entorno (paradigma de esto podría ser, por ejemplo, Solo en casa 2: “revéanlas”, si no se acuerdan). Es aprovechar a los personajes para presentar otros nuevos e inventarse una historia totalmente distinta que, incluso, prácticamente funciona con independencia de su predecesora. Y se agradece ver una película así: la secuela de ¡Rompe Ralph! lo es.

 

Ralph y Vanellope von Schweetz viven tranquilamente en la sala recreativa. Pero ella, a diferencia de Ralph, que está muy bien como está, quiere más aventuras. Un día, el volante que sirve para manejar Sugar Rush, el videojuego de Vanellope, se rompe. Al ser un “juguete” de coleccionista, solo se vende uno, por eBay, demasiado caro para el propietario de la sala de juegos. Entonces nuestros protagonistas deciden aprovechar la conexión wifi para viajar por Internet y conseguir el volante, antes de que Sugar Rush sea retirado de la sala.

 

Rich Moore y Phil Johnson dirigen con mucha solidez Ralph rompe Internet, y gracias a un buen guión, lleno de diálogos con chispa, la convierten en una película muy ambiciosa. En primer lugar porque consiguen crear unos personajes que se hacen querer, como en la anterior entrega, y también porque es una historia que cuenta muchas cosas, sin que por ello resulte pesada. Además, profundiza en algo que se ha convertido en una marca de la casa Disney-Pixar: la virtud de la amistad, con todo lo que ella implica.

 

Así, aunque pueda faltarle sutileza, por demasiado evidente, es una crítica, a veces despiadada, al uso que le podemos dar a la “gran red”. No es un mensaje maniqueo –también toca las bondades que nos da internet–, pero quizás por esto es una película más madura que la predecesora y los más pequeños se pueden perder en algún punto de la trama. Por otro lado, diría que por primera vez, Disney hace una autocrítica –también por los tiempos que corren– a sus mundos posiblemente demasiado dulzones y fáciles.

 

Todo ello no quita que sea una película muy divertida, con presencia de las grandes marcas de Internet –no podía ser de otro modo–, sin que sepa a “product placement” barato. De hecho, los buenos gags, a menudo vienen precisamente de ahí y de los descubrimientos que hacen los dos protagonistas.

 

Técnicamente, es muy sobresaliente. Desde la marcada y simpática diferencia entre los personajes de 8 bits y los demás, hasta las carreras de coches, que nada tienen de envidiar a la reciente Ready Player One.

 

Directores: Phil Johnstone, Rich Moore. Guionistas: Phil Johnston, Pamela Ribon, Rich Moore, Jim Reardon, Josie Trinidad. Animación (voces en inglés): John C. Reilly, Sarah Silverman, Jack McBrayer, Gal Gadot. Duración: 112 min. Público: Todos. 

 

Por Jaume Figa i Vaello - @jaumefv publicado en Aceprensa

 

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)
estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva

 

Colaboración de Beatriz de Echeverría - 20.12.2018

 

 

Título original: LIFE ITSELF. Clasificación: Mayores de 12 años. País: Estados Unidos. Duración: 118 minutos. Reparto: Oscar Isaac, Olivia Wilde, Annette Bening, Samuel L. Jackson, Mandy Patinkin,  Jean Smart,  Olivia Cook. Director: Dan Fogelman. Género: Drama, Romance. Idioma: Inglés

 

Sinopsis 

 

Will (Oscar Isaac) y Mary (Olivia Wilde) se conocen en una fiesta y, después de hablar toda la noche, se enamoran. A partir de ahí, comenzará una historia de amor multigeneracional que abarca décadas e incluso continentes, desde las calles de Nueva York hasta los campos de España.

 

Reseña por Beatriz de Echeverría

 

El taquillero cineastra Dan Fogelman, conocido por Crazu Stupid Love, Cars y Enredados, nos trae una nostálgica película donde la historia de varias familias y sus diferentes generaciones se entrelazan de forma magistral y enternecedora.

 

Cuando vi el título y la imagen, pensé que seria la típica película romántica, pero desde el principio captó mi atención, no solo por los actores de gran renombre y la forma de contar la historia, sino también por los giros inesperados.

 

Aunque la historia viaja del pasado al presente y viceversa, en ningún momento se pierde el hilo de la trama. Al contrario, la vuelve más entretenida y dinámica.

 

En cuanto a los temas que trata, nos muestra como nuestras decisiones en la vida afectan el futuro propio y de nuestra descendencia. También, que la muerte y los momentos difíciles nos afectan a todos, en algún momento, y que forman parte del camino de la vida. 

 

Al final, es la familia la que nos da una identidad y marca nuestro comportamiento presente y futuro. Además, que los lazos entre los miembros que la forman es fuerte, único y trasciende el tiempo.

 

Las familias que presenta la película no son ideales, ni prefabricadas. Son reales y con problemas y situaciones con las cuales nos podemos identificar. Por otro lado, muestra una diversidad cultural. Donde, a pesar de estar separadas, en dos continentes diferentes y con costumbres distintas, al final el amor las une.

 

Muy bonita película, con un mensaje que impacta a quienes la ven. Nos invita a valorar cada momento con los que amamos y a no desanimarnos antes las pruebas que se nos presenten. No la recomiendo ver con niños, ya que tiene un par de escenas fuertes.

 

 *Por Beatriz de Echeverría - Blog “De Familia, dos puntos”.

 

Más reseñas de cine >

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)
estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva

 

 

Por José M. García Pelegrín / Aceprensa - 27.03.2018

 

 

 

La tercera entrega de la serie Hotel Transilvania, Unas vacaciones monstruosas, lleva a Drácula a un crucero de lujo, invitado por su hija Mavis. Por supuesto que con él va no solo la familia sino también todo el grupo de amigos: la momia, Frankenstein, el gelatinoso Blandi… A pesar de todas las diversiones de que allí gozan, Drácula solo tiene ojos para la capitana del barco, Ericka, lo cual no gusta nada a Mavis. Pronto aparece además en escena Van Helsing, el mayor enemigo de Drácula.

 

Para la tercera película de la franquicia, el director Genndy Tartakovsky y sus coautores han desarrollado una historia autónoma, que funciona con independencia de los dos primeros filmes de la serie. Aunque los fondos no sean tan perfectos como los de Pixar, la animación convence gracias a las simpáticas figuras y a los muchos golpes divertidos, por ejemplo en relación con el triángulo de las Bermudas o con la Atlántida como Las Vegas de la Antigüedad. Y cuando ni siquiera “Don’t worry, be happy” levanta los ánimos, se recurre a la pegadiza Macarena. 

 

Director: Genndy Tartakovsky. Guion: Michael McCullers, Genndy Tartakovsky, Todd Durham. Intérpretes (voces en español): Santiago Segura, Macarena García, Arturo Fernández, Dani Martínez, Cristina Castaño, Alaska, Mario Vaquerizo. Duración: 97 min. Clasificación: Todos.

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

 

 

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

            

logo pie

© 2019 Corporación CED - all right reserved - desarrollado por Webpyme