Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 
Ana Sánchez de la Nieta - Aceprensa
08.03.2013
Clasificación: 18 años en adelante
Título original: Anna Karenina
Género: Drama
Dirección: Joe Wright
Reparto: Keira Knightley, Jude Law, Aaron Johnson, Kelly Macdonald, Matthew Macfadyen, Olivia Williams
Duración: 130 minutos
País: Reino Unido
Año: 2013

 

Hay pocas obras tan densas y ricas como Anna Karenina. La inmortal novela de Tolstói es uno de los retratos más profundos del alma femenina y una radiografía terrible de las cicatrices que puede dejar la infidelidad y el adulterio. Hablar de Anna Karenina es adentrarse en el complejo mundo de los sentimientos, la pasión, la culpa y los celos. Por eso parecía que Joe Wright, el director de la sugerente Expiación –otra película sobre la culpa–, era la persona adecuada para volver a llevar el clásico de la literatura rusa a la gran pantalla. Craso error.

 

Wright ha colocado la historia en un encuadre bellísimo, de espectáculo operístico, ha adornado a los actores de unos maravillosos vestidos (que han merecido un Oscar), ha ideado una original puesta en escena… y, cual vampiro, ha chupado el alma a la novela. Ha arrebatado al clásico sus notas más valiosas. Le ha despojado de gran parte de su profundidad. Ha convertido un diamante en un collar de bisutería, brillante de lejos… pero totalmente vacío por dentro.

 

Wright cuenta con que el espectador conoce de sobra la historia, evita parte de la narración de los hechos y se centra en los personajes. Y aquí viene el naufragio porque con una protagonista (Keira Knightley) sin ningún arco de transformación, a la que se muestra casi enajenada desde el principio y a la que nunca llegamos a entender, un conde Vronski que además de bobo es más hiératico y frío que un témpano y un Karenin (Jude Law) igual de hierático pero infinitamente más atractivo, no se hace Anna Karenina. Es imposible.

 

Y lo que resulta es otra cosa; la torpe y aburrida narración de una aventura extramatrimonial rodeada eso sí, de tules, ropajes adamascados y muchos suspiros y pucheros. Ni pasión, ni culpa, ni desesperación, ni llanto. Un engaño. Un destrozo.

 

Contenidos inapropiados: Conductas sexuales implícitas con semi-desnudos. Referencia a infidelidad y prostitución. Consumo de alcohol y tabaco. Uso esporádico de lenguaje malsonante. (observamedios.com)

 

VIDEO

{youtubejw}OHuAmSf9N_4{/youtubejw}

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

fb
twitter
youtue
Instagram

logo pie

Síguenos    
fb pie tw pie youtube pie  
© 2018 Corporación CED - all right reserved - desarrollado por Webpyme