Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

 

Por LaFamilia.info 

 

 Foto: Freepik

 

El estrés es uno de los males de nuestro tiempo. La cantidad de compromisos y responsabilidades que muchas veces nos ponen al límite afectan la salud tanto física como emocional, lo que tarde o temprano termina cobrando factura…

 

Ahora bien, ¿se puede evitar el estrés? Pues la respuesta es un rotundo “sí”. Tal como existen circunstancias que se salen de las manos, hay muchas otras que es posible ejercer control sobre ellas. Estas claves ayudarán a lograrlo:

 

1. Aprender a delegar 

 

Quiere decir suministrar tareas a otros que están en capacidad de llevarlas a cabo, algunas veces, con la misma entereza con la que la habría hecho uno mismo. Es una forma de aligerar las cargas, valiéndose de las herramientas que le rodean para cumplir con un propósito. Cuando alguien pretende ocuparse de todo, lo más normal es que colapse en algún momento. Saber delegar, del mismo modo que pedir ayuda, es creer en las aptitudes de los otros y depositar en ellos un voto de confianza.

 

2. Planear, programar, organizar

 

La falta de previsión es la principal fuente de tensión en muchas personas. La planeación brinda seguridad y dominio de la situación, de esta forma se elimina toda posibilidad de estrés. Basta hacer la preparación de una reunión o simplemente del día a día, para ver el alivio que se siente. También es importante evitar el afán, pues el mal uso del tiempo provoca tensión.

 

3. Priorizar

 

Evaluar de acuerdo a la importancia y proceder en consecuencia. Asimismo, desarrollar la habilidad para detectar las situaciones importantes de las urgentes.

 

4. Ser asertivos 

 

Comprometerse con lo que puede cumplir. Recordemos que la asertividad brinda la destreza de expresar una negación ante asuntos que no se está en capacidad de atender. Cuando se asumen tantas responsabilidades, seguramente se hará mucho pero tal vez no muy bien. (Ver también: El arte de saber decir “no”).

 

5. Realizar alguna actividad física 

 

Está comprobado que el ejercicio es una excelente forma de canalizar las tensiones del quehacer diario. Existen muchas terapias para encontrar tranquilidad, entre las recomendadas por médicos y sicólogos, se encuentra la realización habitual de actividades agradables (hobbies, deporte, lectura, música…) que “bajan las revoluciones” y generan paz interior.

 

6. Establecer límites conmigo mismo 

 

Cada quien se auto concede el permiso de dejarse abatir por la tensión, o de lo contrario, hacerle frente valiéndose de la serenidad y el autodominio para impedir que haga estragos.

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

fb
twitter
youtue
Instagram

logo pie

Síguenos    
fb pie tw pie youtube pie  
© 2018 Corporación CED - all right reserved - desarrollado por Webpyme