Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 
Luz Andrea Lancheros - El Tiempo
09.01.2012

 

 

 

Estos personajes, que tienen entre 23 y 40 años, suelen ser laboralmente exitosos y, en algunos casos, reciben buenos ingresos. Son los representantes de un creciente grupo poblacional que en Estados Unidos se conoce como 'kidults' y en Latinoamérica como 'adultescentes'.

 

Este grupo clasifica dentro de tendencias que expertos denominan como “el nido ocupado” o “adultos emergentes en formación”. En ellas caben los veinteañeros recién graduados que, pese a haber hecho la transición al mundo laboral, siguen con los papás, pero no aportan dinero para la casa. De hecho -y esta es una de sus características-, destinan buena parte de sus ingresos a comprar ropa de marca, videojuegos de última generación y dispositivos tecnológicos.

 

Niños con billetera

 

Este fenómeno tomó fuerza en la última década a raíz de la crisis económica de los años 90, que hizo que muchos jóvenes recién egresados se quedaran en la casa mientras conseguían trabajo. “Mientras en Europa y EE. UU. la independencia empieza hacia los 20 años, en Latinoamérica están los nidos más largamente ocupados del mundo, con un promedio de salida del hogar de 28 a 30 años”, dice Maritza Sandoval, directora de la maestría en Psicología del Consumidor de la Fundación Konrad Lorenz. “Son los inquilinos del hotel mamá”, agrega Ignacio Ardila, especialista en psicología del consumidor de la Universidad Javeriana.

 

Para algunos, la prioridad es mostrar una imagen y un estilo de vida, ser conocidos por el consumo de un producto específico (cine, música, ropa), prolongar sus estudios o hacer viajes antes de enfrentarse a una vida adulta, de la que hacen parte las relaciones serias y la manutención de un hogar.

 

¿Problemas de crianza?

 

La psicóloga Annie de Acevedo asegura que, en parte, este comportamiento es fruto de la crianza de padres que, para compensar su culpa por sus largas ausencias en el trabajo, sobreprotegen a sus hijos y les complacen sus caprichos: “Desde que son pequeños, sus papás les quitan los obstáculos para que no sufran; por eso, no están preparados para la frustración. Ya adultos, les dicen: 'no te preocupes por tu sueldo; nosotros lo cubrimos'”.

 

De los 'adultescentes' también forman parte los adultos formados emocional y profesionalmente, pero que no pueden independizarse porque sus ingresos son muy bajos. “La sociedad los infantiliza”, sostiene Annie de Acevedo. “Hoy se premia a la juventud como el bien más deseado y deseable; el problema es que en ese proceso acaba privilegiándose el hedonismo y la comodidad por encima del trabajo duro y la responsabilidad a largo plazo”, concluye Ardila.

 

Fuente: “Adultescentes, síntomas del desfase cronológico en el consumo”. Universidad Los Libertadores (2007). 'Rejuvenile', de Christopher Noxon (2003).

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

fb
twitter
youtue
Instagram

logo pie

Síguenos    
fb pie tw pie youtube pie  
© 2018 Corporación CED - all right reserved - desarrollado por Webpyme