Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 
LaFamilia.info
15.08.2008

 

 

Cuando un sentimiento negativo acerca de sí mismo es muy fuerte y llega a dar forma a nuestra personalidad y nuestra tendencia general de hablar, actuar y pensar, se sufre de un complejo.

 

Se habla de complejo cuando se tienen creencias y sentimientos sobre una o varias partes de sí mismo las cuales tienden a evaluarse negativamente de forma exagerada y en la mayoría de las ocasiones sin ajustarse a la realidad.

 

Así pues, si una persona deja de asistir a un evento social porque no le gusta el tamaño de su nariz y piensa que todo el mundo se fijará en ella, es porque este sentimiento negativo está rigiendo su vida.

 

Muchas personas no saben identificar sus complejos. Aunque saben que hay algo de ellas mismas que no les gusta, no se dan cuenta de la irracionalidad de sus ideas y de cómo estas tienen tanto poder que determinan su comportamiento.

 

¿Cómo identificar un complejo?

 

Las personas que tienen un complejo, por lo general se perciben a sí mismas de una forma muy negativa: sienten pena, rabia u odio por sus defectos, o por lo que ellas creen tener. Este sentimiento se desprende de la imagen ideal que han ido creando sobre cómo les gustaría ser y su relación con el éxito.

 

Los complejos están muy ligados a problemas de autoestima e inseguridad. Por ello, quienes sufren de complejos utilizan un lenguaje interno muy negativo como por ejemplo: “no sirvo para nada”, “los otros tienen mejor suerte que yo”, “siempre me pasa a mí”.

 

En la medida en que no nos aceptamos a nosotros mismos, creemos que los otros tampoco podrán aceptarnos. La consecuencia de todo esto es, además del sufrimiento personal, un deterioro de las relaciones sociales y un aumento del aislamiento de soledad.

 

Diferentes complejos

Pero no todos los complejos son de inferioridad; existen otros que perjudican tanto a la persona que lo padece como a las que la rodean. Los complejos más conocidos son:

 

Complejo de superioridad
Las personas con este complejo se muestran altaneras, orgullosas, altivas y arrogantes. Son además inflexivas y vanidosas y aunque tienden a mostrarse indiferentes ante las actitudes y opiniones de los demás, en realidad son muy susceptibles ante las mismas, ya que hieren fácilmente su sensibilidad. La razón por la que esto se considera un complejo es porque en el fondo se está escondiendo un sentimiento de inferioridad.

 

Complejo de culpa
Las personas con este complejo viven constantemente aquejadas de una sensación de culpabilidad. Es común ver madres que sufren de este complejo porque tienen que trabajar fuera de casa y el sentido de culpabilidad por no prestarle suficiente tiempo a los hijos no las deja prosperar profesional ni personalmente.

También sufren de este complejo quienes al cometer un error se culpan a sí mismos en exceso, o aquellas personas que se creen el centro del universo y se sienten responsables y culpables de lo que le pasa a los demás.

 

Complejo de abandono
Las personas con este complejo experimentan una serie de sentimientos negativos y perciben el ambiente de forma desalentadora, independientemente de que les ocurran cosas positivas. A ellas les resulta imposible bajo su propia perspectiva cambiar la realidad: se sienten solas entre la multitud. Esta situación hace que la persona se abandone de forma progresiva hasta enfermar mental y físicamente.

 

Complejo de superman o superwoman
El interés de estas personas se centra exclusivamente en mostrar su superioridad a través del físico. Ellos necesitan sobresalir en un aspecto concreto para cubrir su sentimiento de inferioridad.

 

Complejo de Peter Pan
Es la dificultad que tienen algunos adultos masculinos para asumir la madurez y por lo tanto muestran rasgos de “eternos” adolescentes. Es quien se niega a asumir las responsabilidades que llegan con la adultez como tomar las propias decisiones, hacerse cargo de su familia o aceptar los compromisos de su rol en el trabajo.

 

Complejo de Wendy
Este complejo afecta a las mujeres que se comportan con su cónyuge como si fueran su madre. Una perfecta “Wendy” por ejemplo, es aquella que decide qué ropa se debe poner su marido cada mañana y se entromete en todas las decisiones de su cónyuge.

 

Fuente: Libro ¡Sin complejos! de Beatriz López Luengo y Lourdes Espinosa Fernández

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

fb
twitter
youtue
Instagram

logo pie

Síguenos    
fb pie tw pie youtube pie  
© 2018 Corporación CED - all right reserved - desarrollado por Webpyme