LaFamilia.info
12.08.2013

 

Las palabras son el reflejo de los pensamientos y sentimientos, y tienen un poder enorme, tanto para agradar como para herir a otros. La mayoría de las veces no medimos realmente el impacto que puede tener una palabra.

 

Decimos cosas sin pensar, no nos damos cuenta de lo que decimos y mucho menos de las consecuencias que se generan a partir de una palabra o expresión negativa. Con las palabras podemos lastimar y ofender a los demás, afectando así las relaciones, el bienestar y la convivencia.

 

Pensar antes de hablar

 

En medio de las discusiones donde los interlocutores están alterados, suelen ser los momentos donde más palabras desacertadas se emiten. ¿Por qué? La respuesta está en una emoción que muchas veces nos “pasa factura”; el enfado. Los estudios señalan que este sentimiento genera fuertes cambios en el sistema nervioso autónomo, los cuales se ven reflejados en los actos y las palabras.

 

Leonardo Palacios, neurólogo y decano de la Facultad de Medicina de la Universidad del Rosario, explica en un artículo publicado por El Tiempo, que toda expresión hablada, sea positiva o negativa, produce una descarga emocional desde el cerebro: “Una palabra negativa o insultante activa la amígdala, estructura del cerebro vinculada a las alertas, y genera una sensación de malestar, ansiedad o ira. Y es ahí cuando la persona tiene dos posibilidades: responder de una manera similar (incluso con una agresión física) o actuar con indiferencia, acudiendo a la razón.”

 

Por eso, para evitar que las palabras sean “armas” destructivas, hay que hacerlas conscientes, dominar la ira, desarrollar el autocontrol y ser emocionalmente inteligentes.

 

No es lo que se dice, sino “cómo” se dice

 

No se trata de reprimir los sentimientos ni dejar de expresar las opiniones. Todo se puede decir bajo los términos del respeto, siempre con un trato amable, amoroso y tranquilo. Lo que determina que una crítica sea constructiva o destructiva, es el “cómo”.

 

El tono de voz, las palabras que se utilizan y los gestos que las acompañan, son determinantes para que un mensaje sea empoderador y bien recibido por el otro; o de lo contrario, se convierta en un foco de discusión y disgustos.

 

En este aspecto también es importante ser acertados, es decir saber identificar los momentos más oportunos para entablar una plática. Por ejemplo cuando una persona está muy alterada, no es conveniente que se produzca una conversación, en este caso es mejor el silencio que la palabra. Cuando el enojo desaparezca y se retome la calma, entonces será oportuno hablar.

 

Tácticas para evitar ofender con las palabras

 

Al corregir a los hijos; al expresar un desacuerdo al cónyuge; al pedir una aclaración a un compañero de trabajo, jefe o empleado; a los transeúntes mientras se conduce; al hacer un reclamo en una tienda o restaurante… En múltiples situaciones de la vida diaria se pone a prueba el poder de las palabras. Algunas sugerencias para evitar ofender a otros.

 

En un momento de ira, si siente que no se puede controlar, abandone la comunicación y trate de calmarse. No es el momento para hablar.

 

“Lo que has de decir, antes de decirlo a otro, dítelo a ti mismo” (Séneca). Esta frase brinda una efectiva estrategia para evitar expresar palabras desacertadas.

 

Las emociones se pueden manejar, la mente en este caso es la que manda. Respire profundo y recobre la razón.

 

“No hagas lo que no te gusta que te hagan”. Es un principio de vida y aplica perfectamente en este propósito.

 

Las palabras tienen poder en el subconsciente y pueden terminar convirtiéndose en realidad. Por eso, erradique las palabras negativas y mejor ocupe la mente en pensamientos positivos, pues proporcionan un estado mental tranquilo que ayuda a desvanecer la ira, la depresión, el mal genio y la irritabilidad.

 

Elimine la autocrítica y la crítica a los demás. También los juicios.

 

Ejercite la escucha, muchas veces es más efectiva que el habla.

 

“Las palabras amables no cuestan nada, pero valen mucho”. Busquemos siempre construir al hablar y no destruir.

 

 

Más de este tema aquí >

 

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

fb
twitter
youtue
Instagram

logo pie

Síguenos    
fb pie tw pie youtube pie  
© 2018 Corporación CED - all right reserved - desarrollado por Webpyme