Por LaFamilia.info - 16.05.2016

 

svidaocupada2016

 

La saturación de actividades, de información, el poco descanso y el estrés, puede llevar a las personas a presentar problemas de concentración y memoria, síntomas que hacen parte del “Síndrome de la vida ocupada”, bautizado así por el centro de investigación Escocés, CPS Research.

 

Este grupo de investigadores halló que una parte importante de los profesionales jóvenes están inmersos en un ritmo de vida que no se detiene. Sobrecargados de información, conectados las 24 horas, y retados por la dura competencia del mundo laboral, llevan a cuestas múltiples exigencias para poder responder a estos desafíos. Además deben compaginar todo lo anterior con una vida personal y familiar que igualmente requiere tiempo y dedicación.

 

De igual manera, el hecho de que en la actualidad, las personas casi todo el tiempo están expuestas a estímulos de los medios de comunicación, empeora el panorama. Finalmente esto conduce a una situación de estrés, pero realmente lo que caracteriza a este síndrome son las fallas en la memoria y la concentración.

 

El doctor de CPS Research, Alan Wade, explica que “la desmemoria es un proceso normal de la vejez, pero tenemos evidencia que sugiere que ahora está afectando a gente cada vez más joven como resultado de múltiples ocupaciones en el hogar o el trabajo y por el exceso de información que consumimos hoy en día”.

 

Los expertos aclaran que no se trata de olvidos graves, sino de la incapacidad para recordar nombres, cifras, rostros, fechas, o se pasan por alto citas programadas con anticipación, se pierden objetos, o se actúa de forma mecánica.

 

“Este síndrome, podría significar que cada vez somos más distraídos porque el cerebro tiene dificultades para lidiar con los flujos de información modernos.” Dice un artículo sobre el tema del portal Alto Nivel.

 

Consejos para terminar con el “Síndrome de la vida ocupada”

 

La ocupación excesiva suele ir acompañada de un sentimiento de preocupación al descuidar alguno de los aspectos que constituyen al ser humano. Por eso los siguientes consejos buscan mejorar este problema:

 

Organizar el tiempo, priorizar: En cuanto a la administración del tiempo, varios autores hacen alusión a la necesidad de saber identificar lo que es importante y lo que es urgente y, a continuación, no sacrificar continuamente lo importante por lo urgente. Hay que aprender a ordenar las actividades de acuerdo a su nivel de prioridad en cada momento.

 

Saber decir “no”: En algunos casos, esta saturación de actividades tiene una dosis de nuestra responsabilidad por no saber decir “no” a compromisos que son imposibles de cumplir. Es necesario lograr un equilibrio en cada uno de los roles que se tiene como persona integral. Para llevar a cabo esta tarea, revise una a una sus actividades diarias. De este examen, saldrán acciones que se deberán omitir, el cuerpo tiene un límite y tal vez sea el momento de tomar decisiones para evitar la sobrecarga de quehaceres.

 

Dedíquese tiempo: Se deben buscar momentos para descansar, estar en reposo y bajar las revoluciones. Estos espacios ayudan a recuperar la concentración.

 

Hábitos saludables: La alimentación, el ejercicio físico y el sueño son determinantes. Los especialistas recomiendan al menos siete horas de sueño diarias y realizar actividad física tres veces a la semana para liberar tensiones acumuladas.

 

Una actividad al tiempo: Los problemas de concentración pueden ocurrir porque se ejecutan varias acciones al tiempo y no se dedica la atención necesaria a lo que se realiza en el instante. Es mejor hacer una cosa bien hecha, que muchas a medias.

 

Al llegar a casa, ¡desconéctese!: Apague el celular, aléjese del e-mail; que sea un tiempo exclusivo para la familia. Además la mayoría de las personas afirman que compartir con los hijos y con el cónyuge, le llenan de satisfacción, energía y fuerza para afrontar la vida cotidiana.

 

Los enemigos del tiempo: Cuando una persona está en una situación de sumo estrés y además no puede controlar su tiempo, entonces hay unas razones comunes que lo generan: sobrecarga de actividades, asumir tareas de otro, perdedores de tiempo (controlables): tales como llamadas telefónicas no planificadas, visitantes inesperados, reuniones improvisadas, etc. Revise cuál de las anteriores podría ser la fuente de su estrés.

 

Fuentes: Alto Nivel, Universia, Entre Mujeres

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

fb
twitter
youtue
Instagram

logo pie

Síguenos    
fb pie tw pie youtube pie  
© 2017 Corporación CED. Colombia - all right reserved - desarrollado por Webpyme