Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 
Por LaFamilia.info
25.11.2013

 

Tal vez habrá oído hablar sobre los hemisferios cerebrales, derecho e izquierdo, pero no conozca a fondo las funciones que cada uno desarrolla, que papel desempeñan en la conducta humana y cómo sacarle mejor partido.

 

El cerebro: toda una obra maestra

 

Se dice que el cerebro es el jefe del cuerpo, es el órgano más complejo del organismo, es el que dirige y controla la mayor parte de las funciones, es más rápido y más potente que cualquier computador o invento de la tecnología, y se afirma además que no se llega a desarrollar ni la décima parte de su capacidad.

 

El cerebro humano está constituido por dos mitades llamadas hemisferios: izquierdo y derecho. Cada uno procesa la información de forma diferente y cada uno tiene unas funciones particulares, es como si se “repartieran el trabajo”, pero se necesitan de ambos para realizar cualquier tarea, por eso ninguno es mejor que otro, sino que son complementarios. No obstante, ambos hemisferios no trabajan de manera aislada sino que están conectados por millones de fibras nerviosas que recorren todo el cerebro, conocido como el cuerpo calloso.

 

El cuerpo calloso permite que ambos hemisferios permanezcan comunicados y operen de forma cruzada, es decir, el hemisferio izquierdo controla los movimientos del lado derecho del cuerpo, y viceversa. Por esta razón, cuando alguno de los dos sufre un daño, el otro también se ve afectado.

 

¿Hemisferio predominante?

 

Diversas teorías afirman que las personas utilizan de forma predominante un lado del cerebro para procesar la información, por eso se dice que tienen un hemisferio más desarrollado que otro, aunque en realidad siempre se utilizan ambos hemisferios como lo explicamos anteriormente.

 

A continuación las diferentes características cognitivas que le corresponden a cada uno de los hemisferios cerebrales.

 

Hemisferio cerebral derecho

 

Denominado también "visual-espacial". Controla la parte emocional, los aspectos no verbales de la comunicación (intuición, reconocimiento, recuerdos visuales, auditivos, olfativos) y la percepción u orientación espacial.

 

A diferencia del hemisferio izquierdo, éste procesa la información de forma general y prefiere los datos abstractos e inciertos, no plantea un proceder planificado sino de tipo intuitivo y espontáneo. Es la parte del cerebro que se ocupa de las habilidades creativas, artísticas, musicales.

 

“Las personas en las cuales predomina el hemisferio derecho no se sienten molestas por los sonidos, es más, están a gusto en medio de todos esos elementos que generalmente se consideran factores de distracción, como los ruidos, las voces de otras personas, la comida y el movimiento. Estas personas prefieren en general ambientes con escasa iluminación y aprenden mejor sobre todo con personas de su misma edad, en un contexto informal y con estímulos táctiles, más que auditivos o visuales: a menudo son poco constantes y afrontan los problemas de una manera global.

 

(…) Las personas en las cuales predomina el hemisferio izquierdo del cerebro tienen características opuestas: no les gusta ser molestadas, necesitan un ambiente de trabajo bien organizado y formal, y afrontan los problemas de un modo analítico.” Extraído de Cómo equilibrar nuestros hemisferios cerebrales de la Universidad Autónoma de Madrid.

 

Hemisferio cerebral izquierdo

 

Llamado también “hemisferio verbal”, es la parte racional del cerebro. Controla el lenguaje, la comunicación oral y escrita. Este hemisferio procesa la información de forma lógica, analítica y detallada (estrategia, planeación, objetivos, procedimientos), va de lo micro a lo macro, piensa en palabras y en números, es decir tiene la capacidad para las matemáticas, para leer y escribir. Tiende a la especialización, a la norma, al orden, al conocimiento de palabras, las definiciones y los conceptos.

 

La mayoría de las investigaciones apuntan a que el hemisferio izquierdo es el más dominante en la las personas, aunque vale aclarar que en los diestros domina el hemisferio izquierdo, y en los zurdos el hemisferio derecho. Pero esto no quiere decir que tanto zurdos como diestros no puedan desarrollar mejor el hemisferio no dominante, ya que como se ha dicho ambos están conectados; “de hecho, las personas que tienen el cerebro muy desarrollado, utilizan simultáneamente los dos hemisferios.” Explica la Dra. Trinidad Aparicio Pérez, psicóloga clínica en un artículo de Pulevasalud.com.

 

En el siguiente enlace podrá realizar un test rápido y sencillo que le permitirá conocer cuál es su hemisferio dominante: http://es.sommer-sommer.com/test-cerebral/ 

 

Finalmente, podremos reconocer que el autoconocimiento es una valiosa herramienta para modificar, optimizar o eliminar conductas personales. Identificar el hemisferio más desarrollado y potencializar el otro, es un buen comienzo en ese proceso del conocimiento personal que todos debemos recorrer.

 

Fuentes: “Cómo equilibrar nuestros hemisferios cerebrales” Universidad Autónoma de Madrid. Libro “La ciencia del cerebro” de la Asociación británica de neurociencias. pulevasalud.com

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 3.75 (2 Votes)

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

fb
twitter
youtue
Instagram

logo pie

Síguenos    
fb pie tw pie youtube pie  
© 2018 Corporación CED - all right reserved - desarrollado por Webpyme