Por LaFamilia.info
25.05.2015

 

 

20152505v

 

Han demostrado que las conductas positivas -entre ellas la amabilidad- contribuyen a mejorar nuestro bienestar físico y psicológico; a diferencia de la ira, la envidia, el mal genio, la violencia, que se han hallado perjudiciales para el organismo. De ahí que muchas veces la prevención de ciertos achaques, radica en ser una buena persona. Por eso mientras más amables, más saludables.

 

Se dice que cuando alguien es amable, vive mejor. ¿Por qué? Sencillamente se deriva de la satisfacción que producen los actos cordiales y el buen trato, lo que a su vez proporciona armonía personal. Este tipo de emociones hacen que el cerebro libere endorfinas, conocidas como las hormonas de la felicidad, las cuales según los expertos, previenen enfermedades y son altamente convenientes para el ser humano. Estudios confirman además que incentivar en los niños valores como la amabilidad hace que crezcan más felices.

 

La amabilidad, un valor que desarma

 

Pero al ser amables no sólo seremos más saludables, venturosos y optimistas, sino que lograremos que otros también lo sean.

 

La amabilidad produce paz y es contagiosa, tiene el poder de “desarmar corazones”; en otras palabras, la cortesía tiene la capacidad de liberar al otro de las emociones negativas, pues ante un gesto gentil, el otro baja las manos, se tranquiliza. Es la amabilidad una fórmula para conseguir la calma en un momento hostil, evitando así una posible conducta negativa.

 

De esta manera, la amabilidad con su efecto multiplicador, se convierte en un valor fundamental de la cohesión social al crear sociedades más justas, pacificas, solidarias, respetuosas y educadas.

 

¿Cómo ser amables?

 

La amabilidad es una virtud propia de las buenas maneras. Ser cordiales es mostrar interés por las cosas de los demás, sonreír, ofrecer un trato cálido, ser atento, saludar, dar gracias y despedirse, “este tipo de detalles es el que cambia rostros y alegra atmósferas enteras. Las relaciones se estrechan. Las sonrisas se multiplican. El trabajo se disfruta. El corazón rejuvenece. Se acrecienta el deseo de compartir el tiempo. Porque la gente se siente tratada con el respeto y la dignidad que merecen. Y todo esto depende tan sólo de un sencillo «buenos días».” dice Andrés Ocádiz en uno de sus artículos de la colección Gama - Virtudes y valores.

 

Aunque algunos vean la amabilidad como una muestra de debilidad, nada más lejos de la realidad. La doctora en Psicología Begoña García Larrauri, expresa al respecto: “La auténtica amabilidad es un rasgo de fortaleza y no debe confundirse con la sumisión o el deseo de complacer en contra de nuestros deseos o intereses, o incluso de nuestro propio bienestar”.

 

Y añade: “La verdadera amabilidad está muy relacionada con el respeto hacia el otro, de modo que la persona amable permanece libre de prejuicios, expectativas y creencias hacia las personas. También con la generosidad, la simpatía y la empatía” publicado en LaVanguardia.com.

 

La amabilidad “vende”

 

¿Puede la amabilidad convertirse en un factor que influye en la decisión de compra? ¿No será que cuando uno se siente bien atendido (que no es más que un trato amable) se motiva a la compra? ¿Puede un trato descortés y frío, hacer perder un cliente?

 

Todo esto nos lleva a pensar, que no en vano, las organizaciones tienen hoy sus ojos puestos en que sus trabajadores sean personas amables, no sólo con personas externas a la compañía, sino también con sus compañeros de trabajo, siendo ellos forjadores de buenas relaciones; no basta con ser el mejor profesional si no es la mejor persona.

 

Finalmente, en la dinámica del trato humano, la cordialidad es una especie de instrumento para sentir satisfacción y felicidad, tanto cuando uno es amable como cuando los otros lo son con uno. Oportunidades para ser amables no han de faltar, sólo hay que convertirlas en hábito.

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

fb
twitter
youtue
Instagram

logo pie

Síguenos    
fb pie tw pie youtube pie  
© 2017 Corporación CED. Colombia - all right reserved - desarrollado por Webpyme