Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 
LaFamilia.info
02.05.2012

 

Las empresas se esmeran por contratar las personas más idóneas para sus puestos de trabajo, estableciendo un perfil de competencias muy exigente, que abarcan aquellas de carácter técnico como otras de tipo personal. La excelencia humana es un factor siempre presente en los actuales procesos de selección de personal.

 

La calidad humana se ha convertido en un parámetro determinante para las organizaciones. Si bien es importante contar con un equipo eficiente y capacitado técnicamente para desarrollar a cabalidad las distintas funciones, también es fundamental que sean personas con valores humanos que aseguren el bienestar de la organización y que sus prácticas estén dentro de un marco de respeto, honorabilidad, amabilidad, responsabilidad, autodisciplina, equilibrio, humildad, entre muchos otros.

 

Por eso a la hora de elegir al potencial empleado, las empresas se valen de varios instrumentos, como por ejemplo la entrevista, que permiten identificar aspectos personales claves para la compañía.

 

Conocimiento personal en la entrevista de trabajo

 

“Una buena entrevista es el 80 por ciento del éxito de la búsqueda de empleo; el otro 10 lo constituyen las pruebas y el restante la buena hoja de vida", señala Angélica González, de selección y desarrollo de Recursos Humanos de Casa Editorial El Tiempo.

 

La entrevista es el contacto personal que busca descubrir rasgos de la personalidad y diagnosticar si el candidato se ajusta al perfil del puesto ofertado y a los valores de la empresa. Esto se logra gracias a ciertas preguntas que evalúan el conocimiento que tiene el candidato sobre sí mismo, como pueden ser: ¿Cuáles son sus cualidades y defectos? ¿Cuáles son los valores que ha aprendido, conserva y defiende? ¿Cómo ha actuado ante situaciones de crisis? ¿Cuáles han sido sus logros más relevantes y que quiere lograr a futuro? ¿Prefiere trabajar solo o en equipo? ¿Por qué cree que deberíamos contratarle?

 

Para dar respuesta a todo ello, lo aconsejable es la sencillez y sinceridad, pero siempre dando la información que se solicita. Sin embargo, estos interrogantes asociados a la formación en valores suelen ser las más difíciles de responder, así lo asegura la experta: “A los candidatos se les pide nombrar valores y ni siquiera saben qué es un valor. Muchos dicen que son personas 'relajadas' o 'frescas' y esas respuestas influyen mucho en la selección", agrega González.

 

También cuenta que otra de las preguntas en que suelen ´rajarse´ los candidatos es en aquellas en donde se les pide nombrar cómo suelen describirlo los demás.

 

Si el candidato se queda pensando o se sale de contexto, entonces “demuestra poco conocimiento como ser humano, así sea un gran trabajador.”

 

La honestidad en la entrevista

 

Este es uno de los valores que cobran mayor importancia en un proceso de selección. Tal como afirman los expertos en recursos humanos, comprobar que los datos presentados en la hoja de vida sean veraces es prácticamente sencillo, así que en una entrevista de trabajo importa mucho la honestidad de la persona.

 

“Uno de los aspectos que más he valorado ha sido la honestidad de sus respuestas, la capacidad afrontar las acciones y las consecuencias de sus experiencias pasadas” dice el portal español Expertos en Selección.

 

Asimismo, hay preguntas que el entrevistador realiza con el fin de observar la coherencia entre lo que el posible empleado dice y hace. Por ejemplo los cuestionamientos sobre los desaciertos pasados a nivel laboral, son una forma de poner a prueba el grado de honestidad. “Nunca es fácil hablar de ello, así que muchas personas se inhiben y dudan para responder. Igual sucede cuando se les pregunta sobre cuáles consideran que son sus defectos, para el ser humano es muy difícil hablar de sus propios defectos, especialmente en una entrevista laboral”, resalta Rosalba Montoya, gerente de Manpower Colombia, agencia mundial especializada en la selección de personal.

 

No hace falta profundizar entonces en las consecuencias de prescindir de personas con alto grado de ética y rectitud en una organización, basta mencionar los daños que ocasiona la ambición excesiva, la envidia entre los colaboradores, la falta de interés por hacer bien las cosas, la poca responsabilidad, los conflictos interpersonales… La calidad humana no sólo agrega valor a la organización, sino que da la certeza que el bien común será respetado.

 

Fuentes: portafolio.co, finanzaspersonales.com, donempleo.com, expertosenseleccion.es

 

Más de este tema >

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

fb
twitter
youtue
Instagram

logo pie

Síguenos    
fb pie tw pie youtube pie  
© 2017 Corporación CED. Colombia - all right reserved - desarrollado por Webpyme