Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 
Sheila Morataya-Fleishman
21.06.2009

 

 

“Una buena imagen tal vez no te abrirá todas las puertas del éxito, pero una imagen desaliñada puede cerrarte muchas oportunidades”.

 

¿Será usted una de esas personas que basa su opinión sobre la gente de acuerdo a su apariencia? Puede que sí, o puede que no. Pero cada día millones y millones de personas juzgamos y nos hacemos una idea de las personas que vamos conociendo después de observar su peinado y lo que llevan puesto.

 

Si bien es cierto que lo exterior no es lo más importante la imagen profesional que pueda dar hoy, de alguna manera influye en la percepción que los demás tienen de nosotras.

 

Además de las habilidades técnicas y de conocimiento, las organizaciones dan mucha importancia a la hora de crear una imagen institucional sólida, a la forma en que la persona se vista, ponga atención en su arreglo personal (maquillaje, cabello y manos) y proyecte el aplomo y seguridad en sí misma.

 

Tenemos treinta segundos

 

Los psicólogos sociales estudian el impacto que la imagen de una persona pueda provocar en un período de treinta segundos. Nos citan una lista de factores que se toman en cuenta para una primera impresión favorable en torno al carácter y habilidades que usted pueda tener. Cuando un posible empleador lo mire y piense en usted como una potencial fuerza para su organización tomará en cuenta:

 

  • - Su nivel de educación
  • - Su habilidad para competir
  • - Su personalidad
  • - Su nivel de sofisticación o uso de buenos modales
  • - El grado de confianza que inspira
  • - Su sentido del humor
  • - Sus raíces culturales en la familia

Ahora bien, treinta segundos no le dará el tiempo necesario para mostrar su diploma universitario, menos le da tiempo para explicar que es una persona talentosa, con una serie de habilidades y entrenamientos que en definitiva agradarían a sus empleadores y clientes. En treinta segundos, la gente se formará le guste o no, forme parte de su sistema de valores o no, una impresión de usted basados en lo que vean. Es decir, su cabello, su ropa, la forma en que lleva su cuerpo, su sonrisa y el resto de su comunicación no verbal. De forma que la apariencia si contará.

 

Cuando el mensaje que usted da a nivel visual es positivo, la persona que está frente a usted asumirá que los otros aspectos suyos también son positivos. Pero, desafortunadamente si su mensaje visual es negativo, el nuevo cliente, compañero de trabajo o jefe de recursos humanos, tal vez no quiera tomarse el tiempo para descubrir el talento que usted como persona pueda tener en el interior de sí misma.

 

¿Suena esto negativo y superficial? Bueno, tal vez debería pensar si es negativa y superficial cuando una persona le pide trabajo y usted no se lo da porque cuando la entrevistó no se había bañado, su arreglo personal le decía que era una persona desordenada y su aspecto exterior la ponía terriblemente incómoda.

El arreglo personal puede que no le asegure una posición profesional ni le abrirá necesariamente las puertas de un trabajo, pero sí puedo decirle como consultora de empresas que el desaliño y la falta de pulcritud en su aspecto exterior sí que puede cerrarle muchas puertas.

 

Haga un pequeño análisis

 

La apariencia cuenta, especialmente en el mundo de los negocios. Por esto mismo y de una forma objetiva trate de hacer un pequeño análisis en torno a las habilidades que ha desarrollado en usted mismo para su propio auto-mercadeo.

 

¿Cómo es su actitud hacia lo que tenga que ver con ropa y arreglo personal?; ¿Le molesta que una mujer inteligente y brillante tenga que tomar en cuenta esto?; ¿Le pone en la posición de que la "cara lavada" es problema solo suyo?; ¿No ha considerado que imagen no es solamente vestirse con trajes sastre, ropa de última moda y maquillaje, sino más bien, la imagen que presenta de usted a los otros revela toda su interioridad y respeto por los demás?

 

La imagen a la que me refiero tiene más bien que ver con la pulcritud y cuidado que se ve en usted, así como la intensidad humana que se siente al conversar contigo. Esto dice mucho más que la ropa y cantidad de maquillaje que usa.

 

Pregúntese también si se siente contenta con su cuerpo, e individual belleza. Tal vez tiene un par de kilos de más y esto impide que quiera probar con diferentes modas para variar su presentación personal, o vives en eterno conflicto con la forma de su nariz. ¿Qué puede hacer al respecto? ¿Tal vez iniciar un programa de ejercicios o moderar la cantidad de comida?

 

Sabemos perfectamente que vivimos a una velocidad de vértigo, muchas somos casadas y tenemos otras obligaciones además de nuestro trabajo profesional. Pero, ¿por qué no dedicar un tiempo en pos de nuestra salud y apariencia personal? Recordemos que el cuerpo necesita de nuestro "esfuerzo interior" para llevar a cabo una acción. Todos deberíamos hacer ejercicios todos los días, pero no todas hemos nacido con personalidad deportiva o afición para los mismos. Se requerirá entonces de comprometerse con sí misma y hacerlo. ¿Le parece mucho 20 minutos cada día? Verá como en un período de tres meses se sentirá mejor consigo misma y proyectando una mejor imagen. Y ¿por qué no empezar a tomar unos diez vasos de agua al día?

 

Para las más jóvenes

 

Si es muy jovencita está claro que le tomará un tiempo definir un estilo propio. Si le gusta vestirse de una forma casual, será difícil para usted hacer una elección a la hora de vestirte formalmente por lo que es importante que cuando tenga la oportunidad de asistir a una entrevista de empleo se pregunte: ¿con este atuendo daré esa primera impresión tan importante?; ¿qué aspiraciones tengo al entrar a esta empresa?; ¿qué actitud mía en la entrevista hará que mi posible empleador se decida por mí?;¿cómo deberé ir presentada a una entrevista de empleo independientemente de la posición a la que esté aplicando?; ¿cómo deberá ser mi mirada, mi forma de saludar, sentarme y conducirme a lo largo de la misma?

 

Recuerde que no solo será su apariencia sino el nivel de sinergia que pueda establecer con la otra persona. Existen sin embargo, cuatro habilidades que nunca deberán faltar en su sistema de proyección personal: postura, contacto visual, sonrisa y aplomo al conversar.

 

Por supuesto, nada de esto es más importante que el desarrollo a nivel humano que pueda lograr. Cuando crecemos constantemente como mujeres desde el interior empujamos a los otros a desarrollarse, pero en el mundo competitivo y superficial de hoy, no lo olvidemos -la imagen-, cuenta.

 

Fuente: www.encuentra.com

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

fb
twitter
youtue
Instagram

logo pie

Síguenos    
fb pie tw pie youtube pie  
© 2017 Corporación CED. Colombia - all right reserved - desarrollado por Webpyme