Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 
LaFamilia.info
21.06.2009

Diversos estudios revelan que las empresas preocupadas por conciliar trabajo-familia, son más productivas, pues sus empleados trabajan con satisfacción, hay sentido de pertenencia, un mejor clima laboral, más disposición y deseo de hacer bien el trabajo.

Pareciera que en algunas organizaciones, los empleados no pudieran tener familia, pues todo su tiempo y concentración mental deben estar dispuestos en las exigencias laborales. Lamentablemente la mayoría de las personas deben aguantarse esta situación, a costa de su felicidad y bienestar de sus familias, pues la remuneración económica está condicionada a la subsistencia.

 

Trabajar con dignidad

En algunas empresas del mundo capitalista actual se exige en un altísimo grado la capacidad de producir sin importar cómo se obtenga. Si nos descuidamos podemos llegar a tener un estilo de vida que impide el desarrollo personal y familiar, una vida agitada y estresada que no ayuda nada a la realización personal.

La necesidad de ser competitivas puede llevar a algunas organizaciones a exigir un ritmo de trabajo y de logros que los trabajadores podrían asemejarse más bien a máquinas productoras, inhibiendo sus emociones y relaciones familiares. El resultado es un ambiente de estrés, desmotivación agotamiento, y deterioro de la calidad de vida.

Por eso surge con mucha fuerza la tendencia a armonizar el trabajo efectivo con los demás componentes de la vida humana. La invitación es lograr el equilibrio entre el desarrollo individual, familiar y laboral del recurso humano.

 

Modelo EFR “Empresa Familiarmente Responsable”

El modelo de EFR busca que las organizaciones sean más “humanas”, con todo lo que este término contempla. Además, reconoce a la familia como un elemento de interés y se preocupa por su felicidad.

La empresa también está llamada a velar por el bienestar emocional de sus trabajadores, -que además vale la pena tener presente que gracias a su trabajo, la empresa es lo que es-, por tanto no debe limitarse a “usarlos” para el beneficio de la empresa, sino que como seres humanos que son, necesitan ser comprendidos y además sería beneficioso proporcionarles una formación para realizarse como persona en todas sus dimensiones (física, emocional, espiritual, social).

 

Qué es y qué no es una EFR

Una EFR no es la que celebra el día de los niños con los hijos de los empleados o hace una fiesta el día de la madre, y ya por eso se dan por bien servidos. Pero una EFR va mucho más allá de esto.

La EFR es aquella que ve al empleado como un “colaborador”, el cual es un ser “social”. Estas dos palabras se ven algo simples, pero su envergadura es vasta. Lo cual requiere un cambio de pensamiento, reaprender algunas cosas y dejar a un lado los paradigmas.

 

Algunas políticas de una EFR

Todo está por crear, pero hasta el momento las políticas más comunes entre las empresas que se han logrado certificar en este tema, han optado por medidas como: horarios flexibles para que sus empleados atiendan sus necesidades familiares; brindar formación personal a sus empleados para que sean mejores personas, esposos y padres; horarios justos y exigencia de su cumplimiento; respeto de los tiempos libres y de descanso; oportunidades de formación; subsidios para el estudio de los hijos; licencias de maternidad y paternidad más amplias; reducir la carga de trabajo extra laboral del empleado; posibilidad de trabajar desde las casas; permisos para emergencias familiares; entre otros.

 

Cultura Trabajo-Familia en Latinoamérica

En Europa y Estados Unidos muchas empresas se han dado cuenta de que fomentar políticas que faciliten la adecuada relación trabajo-familia, mejora el ambiente laboral y trae beneficios que van más allá de lo económico. Éstas crean un entorno donde los empleados se sienten apreciados y tienen la convicción de que aportan en la construcción de un proyecto común. Según caracterizaciones hechas por estudios anteriores, las mejores entidades se distinguen por entender que el logro de altas rentabilidades se basa en la satisfacción de su personal.

Las empresas son cada vez más conscientes de que este equilibrio repercute en el rendimiento y en la productividad. No obstante, el IFREI (Índice de Empresas Familiarmente Responsables) realizado en varios países de Latinoamérica concluye que aunque hay conciencia de que el equilibrio entre trabajo y familia es esencial para el bienestar de los empleados y su capacidad de compromiso con la organización, todavía el desarrollo e implementación de este conocimiento al interior de las mismas es incipiente.

 

ICWF - Centro Internacional Trabajo y Familia (www.iese.edu/es)

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

fb
twitter
youtue
Instagram

logo pie

Síguenos    
fb pie tw pie youtube pie  
© 2017 Corporación CED. Colombia - all right reserved - desarrollado por Webpyme