Prensa.com - 28.04.2016

 

20160205e 

Que si la comida, que si las tareas, que si ir por los niños al colegio o a alguna de sus actividades. Que si aconsejarlos, que si enseñarles, que si curar una herida, que si jugar con ellos... El oficio de una madre a tiempo completo es un cúmulo de profesiones concentrados en una misma persona, en un mismo empleo.

 

Empleo que, aunque sea siete días a la semana, los 365 días del año, no paga salarios, no suele dar vacaciones y no cotiza al seguro social. No todo el mundo aceptaría un trato así, pero millones de mujeres lo ejercen desde hace cientos de años cuando se convierten en madres. 

 

Dicho esto, surge una pregunta que se cae por su peso. ¿Cuánto ganaría una madre si se le pagara por todas las tareas que realiza por día? La aseguradora estadounidense Insure se anima cada año a contestar esta interrogante y los resultados del estudio fueron compartidos por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en su blog.

 

Según la valoración del año 2015, el trabajo de una madre se pagaría en el mercado con un sueldo anual de $65.284 dólares, una cifra que es casi dos veces y media superior al salario promedio al año de un trabajador en Estados Unidos (EU). Este indicador se basa en los datos que proporciona el Buró de Estadísticas Laborales de EU. El desglose de actividades sería el siguiente:

 

Presupuesto semanal (promedio)

 

Conducir
$ 12,12 la hora (9 horas): $ 109,08

 

Cocinar
$ 10,13 la hora (14 horas): $ 141,82

 

Cuidado de niños
$ 11,10 la hora (40 horas): $ 444

 

Ayuda en tareas escolares
$ 19,30 la hora (10 horas): $ 193

 

Limpieza
$ 10 la hora (10 horas): $ 100

 

Actividades durante vacaciones

$ 18,68 la hora (40 horas): $ 747,2

 

Total: $ 1.735,1

 

¿Cuánto ahorra una madre?

 

“Pero tal vez la aplicación más práctica de este estudio sea el poder desagregar los valores de ciertas tareas del hogar que en la actualidad realizan muchas madres, para realmente valorar sus aportaciones. Por ejemplo, una madre ahorra $7.300 dólares al año en el presupuesto familiar por cocinar, y $23.000 en niñeras. Aquellas madres que son hábiles con las tijeras, también se ahorran unos $300 dólares al año en cortes de pelo”, subraya el BID.

 

Además de los oficios ya mencionados, el índice también considera trabajos de enfermería, decoración, jardinería, llevar las cuentas de la casa o planificación de eventos.

 

Más allá de los estudios, no hay ninguna duda de que el verdadero valor de una madre no se mide en billetes. "Sabemos que el valor de una madre es incalculable. Pero en ocasiones como la celebración del Día de la Madre, no nos viene mal recordar que su trabajo tiene un valor de mercado", expresa el BID.

 

Publicado originalmente en LaPrensa

 

Más de este tema >

 

Por LaFamilia.info - 15.03.2016

 

20162103eFoto: Pixabay.com

 

Un presupuesto es la guía, el mapa, el GPS de las finanzas: nos dice en dónde estamos, para dónde vamos y qué debemos hacer para llegar a dónde queremos. De hecho, un presupuesto es la herramienta más efectiva para organizar las finanzas en el hogar y ejercer control sobre los ingresos, gastos y ahorros.


Gracias a esta herramienta, la economía familiar se puede ver muy beneficiadas, sin embargo, hay que evitar caer en algunos errores que le hacen perder su eficiencia y hay quienes finalmente lo echan al olvido. Ten presente los siguientes:


1. Verlo como algo aburrido


Cuando en realidad debe ser todo lo contrario; es un plan que ayuda a poner todo en orden, a lograr metas y a sentirse más tranquilo. (Leer también: ¡Es hora de ordenar las finanzas del hogar!)


2. Verlo como algo difícil


Algunos piensan que hacer un presupuesto es hacer recortes o hacer mucho con poco dinero. Pero lo cierto es que al hablar de presupuesto, lo que se está buscando es administrar los ingresos y gestionar los gastos de forma controlada.


3. No implementar acciones a partir del presupuesto


Un presupuesto no es un ejercicio para quedarse de manos atadas; debe llevarnos a ejecutar correctivos e implementar estrategias, como por ejemplo: buscar paquetes más económicos de telefonía o televisión por cable, revisar las pólizas de seguros, aprovechar las ofertas en supermercados y analizar opciones del mercado financiero como los productos del Banco Colpatria pues ahora sus cuentas de ahorros y corrientes son sin cobros, lo que se traduce en beneficios para la familia.


4. Temerle a los resultados


Nadie quiere darse cuenta que no está manejando su dinero como debe ser, pero hay veces necesitamos darnos cuenta de ello para tomar consciencia. Por eso no hay que temerle a lo que resulte de este ejercicio, precisamente ese es su objetivo: corregir y mejorar nuestro manejo del dinero. (Leer también: Test ¿Qué tan organizado es en sus finanzas personales?)


5. No ser lo suficientemente realista


Reflejar cifras que luego no corresponden a la realidad o que se ajustan para cumplir, es un autoengaño. "Hay personas que ponen 50 dólares donde debería poner 70 para que le cuadren las cuentas, y eso, evidentemente, es hacerse trampas a uno mismo". Advierte Javier Rivero-Díaz, profesor en el Instituto de Empresa y autor del libro "Gimnasia Financiera".


6. Tener el presupuesto «en la cabeza»


Ante lo que este experto aconseja “plasmar la planificación de las finanzas en papel y compartirla con el resto de la familia, porque de esos encuentros surgen ideas que pueden ayudar” sugiere Rivero-Díaz.


7. Verlo como una «camisa de fuerza»


Con el presupuesto no solo se pretende ver los ingresos y egresos en blanco y negro; es también una herramienta para planificar, detectar gastos innecesarios y trabajar en las metas de la familia a largo y mediano plazo.

 

Si se hace una buena planeación de los recursos y se tiene voluntad, disciplina y se toman buenas decisiones, no serás un esclavo de las finanzas. Por el contrario, la economía del hogar dejará de ser una carga y sus resultados te darán satisfacciones para el futuro.

 

 

Más de este tema > 

 

Por LaFamilia.info - 24.08.2015

 

20152408eFoto: Freeimages 

 

Algunas veces se cae en las “trampas” del mercadeo que llevan a consumir más, otras veces no se tiene el conocimiento necesario para tomar una buena decisión de compra, o en otras oportunidades falta recursividad y orden para manejar el dinero; lo cierto es que en cualquier caso, siempre hay que tener una meta de ahorro, esto asegura la salud financiera de la familia, así que toma nota a los siguientes “tips”:

 

1. Analizar bien las ofertas

No hay que dejarse llevar por las “tentadoras” ofertas, es necesario analizar un poco más. Compara calidad, cantidad, precio, y en especial, necesidad. El mercadeo se las ingenia para estimular al comprador, así que más cabeza fría al gastar el dinero.

 

2. No pagar por servicios extras

Hay servicios que no son de primera necesidad y que muchas veces no se le saca el verdadero beneficio, como por ejemplo, suscripción a películas, revistas, llamadas a larga distancia, etc. Evalúa qué tanto se disfruta de ese servicio y si vale la pena para por ello.

 

3. Hacer una lista antes de ir de compras

Este ejercicio brinda claridad mental y establece realmente lo que hay que comprar, generalmente lo que está fuera de este listado son las compras que se hacen impulsivamente. “La mentalidad del ahorro no es cohibirse de las cosas que quiere, es reducir las compras impulsivas”, señalan los expertos de FinanzasPersonales.com.

 

4. No comprar cuando está enojado(a) o triste

El portal de finanzas también explica que en cualquiera de estas dos situaciones, se podrá comprar más de lo que puede y quiere.

 

5. Buscar la eficiencia en el transporte

Hay que buscar la eficiencia en la movilidad, si tiene varias diligencias por hacer, es bueno formular un plan de ruta para evitar grandes desplazamientos y así ahorrar en tiempo, boletos de transporte público o combustible. Asimismo, es importante analizar las opciones de movilidad que ofrece la ciudad y elegir la más rentable.  

 

6. Realizar los mantenimientos de electrodomésticos y vehículos

Es mejor prevenir que curar. Tener en buen estado las cosas evitará grandes gastos a futuro.

 

7. Comer más en casa y menos por fuera

Es más económico y también más saludable, preparar los propios alimentos en casa que comer en un restaurante. En este punto, la practicidad y la organización son claves, por ejemplo, destina un día de la semana a cocinar varias comidas para mantener en la nevera, lavar los vegetales, porcionar la carne y preparar conservas. Las salidas se pueden dejar para el fin de semana.

 

8. Buscar la economía al interior del hogar

Siempre hay formas de ahorrar energía, gas y agua en casa, todos los miembros de la familia deben trabajar por ello.

 

9. Mantener el nivel de deuda en lo más bajo que se pueda

Desde FinanzasPersonales.com explican que pagar por el dinero prestado es lo más costoso que hay, por eso es importante tratar de obtener la mejor tasa de interés y pedir prestado lo menos posible.

 

10.  Hacer las compras de navidad a lo largo del año

En la época cercana a la navidad, el comercio suele aumentar sus precios o algunas veces los mantiene pero pocas veces ofrece descuentos, por esta razón, se aconseja aprovechar las ofertas que se realizan durante el año para hacer las compras de navidad, indudablemente se gasta menos ante un precio de oportunidad.

 

Más de este tema:

Test: ¿Qué tan organizado es en sus finanzas personales?

Lecciones para los hijos sobre el manejo del dinero

Alianza LaFamilia.info / Instituto de la Familia - 14.09.2015

 

20151409eFoto: Allfreedownload.com 

 

¿Recibos sin pagar, deudas, muchos gastos y poco dinero lo están llevando al borde de la locura? Convierta a su familia en la mejor empresa de su vida, con la ayuda de herramientas útiles para optimizar los recursos.

 

La realización de cualquier proyecto implica planeación e inversión de tiempo y dinero. Pero, ¿cómo tener un polo a tierra si ignoramos aquello que poseemos y no reflexionamos sobre lo que nos hace falta? Para esto existe el famoso presupuesto, una palabra rechazada por muchos, pero que da grandes resultados cuando se aplica de la manera correcta.

 

El presupuesto familiar es tan importante como la armonía, la tolerancia y el respeto dentro del hogar. Crea estabilidad, permite solucionar problemas oportunamente y preserva el patrimonio.

 

Un primer paso, entonces, es emplear tiempo en la organización de facturas, recibos, comprobantes y toda clase de documentos que, por lo general, vuelan por toda la casa y se extravían causando demoras en los pagos y desfases de dinero. Para poner fin a esto, usted puede seguir las siguientes recomendaciones:

 

- Destine un lugar específico para ubicar y otro para guardar los papeles de la casa.

 

- Dedique un tiempo prudente para proceder a organizarlos debidamente.

 

- Una o dos carpetas archivadoras resultan ideales para ordenar los recibos, según sus características.

 

- Catalogue los documentos: papeles del seguro de casa y vehículo, garantía de electrodomésticos, suscripciones a revistas, recibos de servicios públicos, etc.

 

- Lleve un cuaderno único o libreta de notas para el control de cuentas (las ya pagadas y las pendientes de pago).

 

- Ordene la correspondencia por asuntos: facturas por pagar, papeles para archivar, cartas para contestar.

 

Si soluciona el caos de los papeles “voladores”, será más fácil implementar una disciplina para cuidar el dinero. No obstante, de nada sirve tener orden si a la hora de comprar se gasta más de lo debido o más de los ingresos que recibe.

 

Minucias que encarecen o enriquecen

 

Las finanzas familiares demandan un trabajo concienzudo en el que se debe centrar la atención en detalles pequeños para que el dinero no desaparezca como por arte de magia. Es en esas minucias donde realmente se comprueba la aplicación del presupuesto y la organización de las cuentas; y es en el consumo de los servicios básicos donde el ahorro comienza a cobrar importancia.

 

Atender a ciertas recomendaciones oportunas, es clave para disminuir los gastos en las actividades diarias. Tome nota:


Para reducir el consumo de energía: encienda luces solo si es necesario. Reemplace progresivamente las bombillas tradicionales por halógenas de bajo voltaje, estas ofrecen la misma iluminación, duran ocho veces más y ahorran hasta un 80% de energía.


Adopte planes con tarifas telefónicas económicas: compare ofertas de las empresas operadoras y elija la más rentable y que se ajuste a las necesidades reales de la familia.


No descuide el consumo de gas: verifique periódicamente que los aparatos para tal fin estén en óptimas condiciones de funcionamiento.


Cierre la llave: un grifo abierto gasta cinco litros de agua por minuto y uno goteando aproximadamente 60 litros de agua al día. Asegúrese de que no haya daños en el suministro de agua. Otra medida importante es aprovechar al máximo la capacidad de la lavadora, lo que reducirá el consumo de agua, detergente y energía.


No ‘se convenza’ de que ciertos ‘lujos’ son necesarios: cambiar el televisor por uno más moderno, el celular con un plan de datos que le demanda un mayor pago, cambiar de barrio con un estrato más alto, son elecciones que debe analizar muy bien antes de decidir, pues sin duda aumentarán la destinación de dinero para cubrirlas.


En definitiva, si la familia es la mejor aventura, la mejor empresa, la más rentable y la que, al fin y al cabo, va a dejar mayores satisfacciones físicas, morales y espirituales, ¿por qué no dedicar tiempo, esfuerzo y dinero en su desarrollo?, ¿por qué no dejar de ver las finanzas como el punto negro en el lienzo blanco?


La economía en el hogar involucra principios de orden, disciplina y responsabilidad que unen a la familia en procesos de aprendizaje, en los que cada uno de los miembros será consciente de cómo impedir que el dinero se escape como agua entre los dedos.


Artículo editado para LaFamilia.info. Tomado de Apuntes de Familia, edición 11-01/13. Autor: Marcela Ariza de Serrano, Instituto de La Familia. Universidad de La Sabana.

 

Más de este tema > 

Por LaFamilia.info

 

 20153006e

 

El manejo del dinero es un tema que algunas parejas evitan, debido a que puede causar ciertos conflictos en la relación. Sin embargo, evadirlo puede ser aún más perjudicial. Te damos las siguientes claves para evitar que el dinero genere conflictos en tu matrimonio:


1. Estar dispuestos al diálogo


La mejor opción para resolver cualquier problema es la comunicación y cuando se está hablando de dinero, sí que es cierto. Por más que se evite tocar el tema, tarde o temprano saldrá a flote y debido a esa represión se le añadirán señalamientos hirientes que se pudieron haber evitado a través de la conversación. Por tanto el diálogo es el punto de partida. (Ver: Hablar de dinero por amor)


2. Fijar metas como familia


Las finanzas deben ser una tarea conjunta entre los cónyuges. Lo primero que deben hacer es establecer juntos un presupuesto familiar de acuerdo a sus posibilidades económicas. Ambos deben aportar soluciones, acordar objetivos y determinar la forma en que pueden conseguirlos, pero es conveniente que uno de los dos sea el líder para asegurarse que todo marche correctamente.


3. Control sobre el presupuesto


Es conveniente destinar un tiempo mensual para que ambos revisen el comportamiento de las finanzas.


4. Posibilidades de ahorro familiar


El ahorro debe ser la base de una economía familiar sana y hay muchas opciones para lograrlo. Ahora el mercado financiero ofrece diversas posibilidades que permiten hacer ahorros a largo plazo sin asumir mayores riesgos.


5. Discutan las compras y decisiones importantes


La adquisición de artículos grandes, las formas de pago y los montos para ahorrar, deben ser el resultado de un consenso.


6. Compartan su visión del dinero


Compartan el valor del dinero y expresen claramente qué sentido tiene para ustedes y cómo los educaron sus padres. Esto les ayudará a entender el punto de vista de cada uno y así llegar finalmente a un punto común y poder evitar errores financieros que se les enseña a los hijos inconscientemente.


7. Sinceridad


No olviden que las pequeñas cosas se agigantan cuando falta sinceridad.


8. Evitar los comentarios negativos


Cuando todo se maneja en son de paz, las acusaciones y amenazas se quedan en la banca. Así es más fácil recibir un comentario como una sugerencia y no como un ataque.

 

Más de este tema >

 

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

fb
twitter
youtue
Instagram

logo pie

Síguenos    
fb pie tw pie youtube pie  
© 2017 Corporación CED. Colombia - all right reserved - desarrollado por Webpyme