Por LaFamilia.info - 08.02.2016

 

20160802ed 

A pesar de lo difíciles que puedan ser las circunstancias de una pareja, la separación es una decisión que afecta negativamente a los hijos, no importa la edad de éstos.


Por lo general en una separación, los hijos quedan en medio de dos "bandos" e injustamente resultan bastante afectados. No es el objetivo reprochar la conducta de los padres que están pasando por una situación de separación, sino invitarlos a observar su manejo del problema y su forma de proceder ante los hijos.


Para que hijos salgan lo menos lastimados posible de esta situación, los padres deben evitar las siguientes conductas:


Ocultarles lo que está sucediendo


Los hijos tienen derecho a saber lo que está sucediendo en casa, ellos no deben estar engañados por una situación que tarde que temprano tendrán que afrontar. Se debe hablar con ellos desde un primer momento, escucharlos, comprenderlos y responderles a todas sus preguntas: ¿qué será de mí?, ¿dónde vivirá papá?, ¿cuándo podré estar con mi papá/mamá?


Incitar a los hijos a tomar partido


Utilizar a los hijos de manera consciente o inconsciente. Usarlos como chantaje para dominar, perjudicar o vengarse del otro y hasta como trofeo de victoria, es un error fatal que provoca terribles daños en ellos.


Convertirlos en mensajeros


Eso de estar enviándole razones al ex esposo(a) con los hijos es inaceptable, y menos cuando son para desprestigiar al otro. Hay que tratar los conflictos como personas adultas y civilizadas.


Hablarles mal del “ex” 


Lo que pase como esposos no tiene por qué afectar la relación padre-hijo. Él/Ella seguirá siendo el papá o la mamá y eso no debe cambiar a pesar de que ya no estén juntos.


Educar en contravía


Por el bien de los hijos, padre y madre se tendrán que poner de acuerdo en la educación y tomar decisiones conjuntas. Es dañino que el papá apruebe algo que la mamá no ha autorizado y viceversa. Se debe buscar la unión de criterios.


Hacerle “mala fama” al matrimonio


Todos quisiéramos tener un buen matrimonio, sin embargo, no siempre se da de esta forma. Por eso es importante evitar transmitirles a los hijos una idea errónea del matrimonio; ni es malo, ni es una pesadilla. Vale la pena recalcarles que la unidad matrimonial es algo por lo que vale la pena luchar, y que algún día cuando encuentren la persona idónea, luchen por compartir una vida juntos.

 

Y, como puntada final, una premisa básica: se puede acabar el matrimonio pero nunca el rol de papá/mamá. ¡Ser padre es vitalicio e inherente! El hecho que ya no se comparta el mismo techo con la pareja, no quiere decir que las obligaciones como mamá/papá han culminado. Los hijos no tienen por qué sufrir las consecuencias de los problemas de sus padres, pero lamentablemente, muchas veces ellos son los que pagan el precio de la ruptura... Por eso, nunca hay que perder las esperanzas de volver a tener la familia unida y en armonía.

 

 

Más de este tema:

Papa Francisco: «Que los hijos de separados vean a sus padres tratarse bien; difícil, pero puede hacerse»

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

fb
twitter
youtue
Instagram

logo pie

Síguenos    
fb pie tw pie youtube pie  
© 2018 Corporación CED - all right reserved - desarrollado por Webpyme