LaFamilia.info
26.10.2009

 

 

educadoresninos

 

No somos entes aislados; como seres sociales, constantemente estamos relacionándonos con otras personas. Por tanto, sabemos que los padres son los principales educadores, pero no los únicos, pues existen muchas personas alrededor de nuestros hijos que también influyen en su formación. Veamos cada uno de ellos:

 

Los abuelos

 

 

Una vez cumplida su misión con los hijos, los abuelos tomarán un rol muy diferente al que acostumbraban tener, ahora serán fuentes de amor, servirán de compañía, brindarán apoyo y ofrecerán toda su colaboración; debido a que ya no tienen la preocupación ni la responsabilidad que implica la educación de los hijos; ahora pueden consentir a sus nietos sin temor a “maleducarlos”.

 

No obstante, debido a las condiciones de la actualidad, muchos abuelos se han convertido en las “nanas” o “niñeros” de sus nietos, y en cierta forma han tenido que tomar un papel más protagonista. Por tanto, ellos tendrán que reprenderlos ya que están a su cuidado, lo que puede significar ciertos conflictos en las familias.

 

Cecilia Fontaine escribe en su artículo de encuentra.com algo que es muy cierto: “Si el abuelo o la abuela creen que algo anda mal en esa familia, claro que puede hablar con su hijo o hija. Esperar el momento apropiado, invitarlo, por ejemplo a almorzar, y dar un buen consejo, es parte de su papel. Los abuelos pueden ayudar mucho, sin necesidad de ser `metidos´”.

 

Además anota: “No se trata de opinar y corregir sobre el manejo de la casa, la comida o si el niño tiene que ponerse el chaleco o no. Su papel está en ayudar a desarrollar a esos niños como personas, reforzarlos en el plano espiritual. Así, por ejemplo, de chicos, les pueden enseñar a ser cariñosos, a desarrollar algunas virtudes, y, más grandes, comentar con ellos las noticias del diario, llevarlos al teatro, etc.”

 

Una buena relación entre abuelos y nietos es un maravilloso tesoro para los niños. También es compromiso de los padres crear ese vínculo entre ellos dos, frecuentar los abuelos y convertirlos en seres especiales parte de su familia.

 

La familia

 

Crear un ambiente familiar armonioso alrededor de los hijos, es el mejor legado que como padres podemos darles a los chicos. Lo cual no significa que todo será “color de rosa”, seguramente se presentarán conflictos con los primos, tíos y otros.

 

Las peleas por los juguetes, las quejas, las comparaciones, son los conflictos más comunes entre los primos de edad semejante. Está en manos de los padres saber manejar esta situación, no defender siempre a los hijos y sacarlos “invictos” de los problemas por el hecho que son sus hijos, sino aprovechar estas contrariedades para educar en el compartir, la tolerancia, el respeto, la solidaridad, la amistad...

 

El colegio

 

Podríamos decir que los profesores y compañeros de clase son la “otra familia” de nuestros hijos, con ellos pasan gran parte del tiempo y es allí donde se pueden adoptar buenos o malos hábitos de conducta.

 

Por eso la elección de la escuela no debe ser una decisión tomada a la ligera. Se debe buscar que la institución refuerce los valores enseñados en casa y no que contradiga lo que allí se enseña.

 

La nana

 

Cuando padre y madre trabajan fuera de casa, tienen que acudir a una persona que se haga cargo de los hijos. La nana será la autoridad mientras los padres están trabajando, por eso hay que elegirla muy bien y tomar todas las precauciones necesarias (indagar sobre su familia, confirmar su experiencia, llamar constantemente a casa para verificar que todo esté bien, etc.).

 

Actualmente es muy común que los niños pasen más tiempo con las nanas que con los propios padres, así que se les debe enseñar continuamente a los pequeños que son los padres la principal autoridad, los primeros educadores y además los seres que más los aman.

 

Los amigos y allegados

 

Como todo en la vida, nunca se termina de aprender y cuando se trata de la educación de los hijos, sí que es cierto.

 

Es muy probable que algunas personas cercanas elogien su papel como padre, como pueden haber muchos otros que lo critiquen. Lo importante es extraer de cada consejo una enseñanza que permita corregir algunos aspectos y mejorar otros.

 

En cualquier situación, es importante tener presente que:

 

Los padres son los responsables de la educación de los hijos y son ellos quienes determinan horarios, normas, valores y estilo de vida. Pero hay que oír, comparar y evaluar. Habrá veces que nos darán un buen consejo o aprenderemos con la comparación, pero siempre hay que tener presente que son los padres los que deciden y se responsabilizan por eso. Otras veces habrá que hacer callar, con toda tranquilidad.
L

os padres tratamos de hacerlo bien y de no equivocarnos, pero, si eso pasa, hay que extraer lo mejor de la situación y seguir adelante.

 

Fuente: encuentra.com 

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

fb
twitter
youtue
Instagram

logo pie

Síguenos    
fb pie tw pie youtube pie  
© 2018 Corporación CED - all right reserved - desarrollado por Webpyme