Valoración del Usuario: 1 / 5

estrella activaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 
LaFamilia.info
15.09.2008

 

 

Durante el embarazo el cuerpo de la mujer cambia de manera dramática. A medida que el vientre aumenta de volumen, comienzan las molestias físicas y el peso hace que se adopten malas posturas en actividades como caminar, sentarse y agacharse. Por esto es indispensable adoptar una rutina de ejercicios durante los nueve meses de gestación que prevengan molestias y dolores y hagan de esta etapa un momento placentero y feliz.

 

Los problemas más usuales durante el embarazo son:

 

  • - Dolor de espalda causado por el peso extra del abdomen, que implica un mayor esfuerzo de la espalda.
  • - Hemorroides que pueden verse agravadas por el estreñimiento.
  • - Venas varicosas.
  • - Calambres.
  • - Tobillos hinchados.

 

La postura y las actividades diarias

 

Caminar, sentarse y levantarse, son acciones difíciles durante el embarazo por el peso del bebé y el volumen del cuerpo. Realizarlas incorrectamente aumenta la tensión en el abdomen y la espalda. Una buena postura es importante en cualquier momento, pero durante el embarazo es determinante para el bienestar de la materna.

 

Una mujer embarazada se fatiga fácilmente, y el descanso en los últimos meses del embarazo resulta esencial. A partir de las 34 semanas, y antes si es posible, intente reposar de 30 minutos a una hora, preferiblemente después de cada comida. Si le resulta difícil acostase durante el día, procure descansar en lo posible con los pies en alto.

 

La práctica de la buena postura todo el tiempo del embarazo ayudará a evitar el excesivo esfuerzo de la espalda y del estómago. He aquí unos consejos que ayudarán a evitar molestias por malas posturas:

 

  • - Durante el embarazo, existe una tendencia a caminar mal, con la pelvis empujada hacia delante, acentuando la curvatura de la espalda. La mejor manera de andar es erguida, con la cabeza alta, la espalda derecha, el abdomen y el pecho altos.
  • - Cuando se está cansada, es fácil dejarse caer en una silla con la columna curvada y sujeta de manera inadecuada. Como consecuencia, el abdomen, el pecho y las costillas se inclinan, causando dolor de espaldas. Para evitar esto, hay que sentarse bien atrás en la silla con la espalda y los muslos apoyados, tirando la pelvis hacia abajo y metiendo el abdomen. Para mayor comodidad, utilizar un almohadón para sujetar la curvatura de la espalda.
  • - Para levantar un objeto del suelo hay que agacharse con las rodillas flexionadas y los pies separados, manteniendo la columna derecha.
  • - Para calzarse, siéntese en la cama o en la silla con las piernas separadas, y colocando el pie encima de la rodilla opuesta.
  • - Cuando se debe utilizar la escoba y la pala, hay que agacharse con las rodillas separadas y la espalda derecha.
  • - Cuando se siente en el inodoro, colocar los pies sobre un banquito, las rodillas bien separadas, o inclinarse hacia delante para evitar tensiones.
  • - Una postura incorrecta al planchar es una causa común del dolor de espaldas, Procure evitar doblar la espalda y utilizar una mesa de plancha demasiado baja.
  • - En los últimos meses del embarazo es extremadamente bueno pasar un determinado tiempo al día con los pies en alto. Levantar los pies más arriba que las caderas alivia la presión de las venas de la pelvis, contribuye a la circulación de las piernas y previene contra las varices y la hinchazón de los tobillos.

 

Ejercicios para la base de la pelvis

 

Durante el embarazo, los músculos de la pelvis deben trabajar más de lo normal, ya que soportan el peso del bebé en desarrollo. Es muy importante aprender a contraer estos músculos durante el embarazo si se quiere mantener su elasticidad después del nacimiento. Estos son algunos ejercicios esenciales durante los meses de gestación:

 

  • 1. Acostada, de pie, o sentada sin retener la respiración, contraer los músculos del ano como evitando un movimiento del intestino. Luego realizar esta contracción hacia delante, apretando y elevando la vagina como para contener el flujo de orina. Mantener esta posición y contar hasta cinco, y relajar. Repetir unas cuantas veces en cada sesión, sumando un total de alrededor de 30 veces diarias.
  • 2. Arrodillada sobre los cuatro miembros, con las rodillas directamente bajo las caderas y las manos directamente  debajo de los hombros. Arquear lentamente la espalda y meter la pelvis, contrayendo la cola. Mantener esta posición arqueada durante cinco segundos y relajar. Repetir el ejercicio 6-8 veces.
  • 3. El mismo ejercicio puede ser realizado descansando los antebrazos sobre una caja o una silla. Arquear la espalda construyendo los músculos abdominales y de las nalgas simultáneamente. Realizar cada ejercicio 5-10 veces en tres sesiones diarias.
  • 4. Acostada de espaldas con las rodillas levantadas y los pies apoyados sobre el suelo. Estirar la rodilla izquierda y extender la pierna sobre el suelo. Repetir el ejercicio con la pierna derecha.
  • 5. Acostada de espaldas, con las rodillas levantadas y los pies apoyados sobre el suelo, contraer los músculos de la cola, mantener la contracción durante un momento y relajar.

Problemas de circulación

 

Durante el embarazo, el peso del feto puede presionar sobre las venas principales de las piernas, en la ingle, causando una circulación mala o lenta.

Pueden presentarse cualquiera de los síntomas siguientes:

  • - Desmayos
  • - Dedos hinchados
  • - Calambres
  • - Varices
  • - Tobillos hinchados

 

Estos ejercicios aliviarán la circulación en general:

 

1. Caminar es el mejor ejercicio de todos para ayudar a prevenir los problemas de circulación. Deberías procurar hacer caminatas al aire libre.

2. Cerrar con fuerza los puños. Estirar todos los dedos con fuerza. Repetir a menudo este ejercicio para aliviar los dedos hinchados. Si los anillos le aprietan o se ponen rígidos, consultar al médico.

3. Con los talones apoyados sobre el suelo, doblar los pies hacia arriba desde el tobillo. Doblar los pies hacia abajo y repetir el ejercicio a menudo durante el día.

4. Con los talones apoyados sobre el suelo, meter  con fuerza los dedos de los pies. Estirar los dedos de los pies, y repetir.

5. Con los talones sobre el suelo, mover los pies realizando pequeños círculos. A continuación, girar los pies hacia fuera, durante varias veces.

 

Fuentes: Revista Samborondon de Guayaquil y capitannemo.com.ar

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

 

 

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

fb
twitter
youtue
Instagram

logo pie

Síguenos    
fb pie tw pie youtube pie  
© 2017 Corporación CED. Colombia - all right reserved - desarrollado por Webpyme