Alianza Lafamilia.info y el Instituto de La Familia U.Sabana
 

 

Trabajo y familia ¡sí se puede! Así lo asegura el especialista Jeffrey Hill, Ph.D. y profesor de la cátedra Vida Familiar de la Universidad Brigham Young en EE.UU. El catedrático se apoya en recientes investigaciones en ciencias sociales, las cuales proponen que trabajo y familia pueden ser prioridades complementarias, no antagonistas o adversarias, si se gestionan sobre la base de la armonía. Las siguientes recomendaciones pueden contribuir a que el ejercicio se convierta en máxima:

 

1. Ahorre su energía en el trabajo, no la malgaste: estudios revelan que el agotamiento de la energía en un día normal de trabajo es el principal factor para que surja el conflicto entre el trabajo y la familia. Y esto puede evitarse: haga una lista de chequeo al inicio de la jornada y establezca prioridades para el día, de tal manera que su energía se conserve hasta el final de la tarde. Así, su vigor y su estado de ánimo aún estarán “energizados” cuando llegue a casa a compartir con su familia.

 

2. Imprima más calidad a su tiempo: en la búsqueda de armonía debemos encontrar maneras de utilizar cada momento del mejor modo. La hora de la comida, por ejemplo, es una gran oportunidad para inyectarle calidad al tiempo que se comparte en familia. La hora de dormir es otro espacio valioso; esos minutos en que está con ellos, uno a uno con cada hijo, fortalece la comunicación y las relaciones familiares.

 

3. Aprenda a enlazar cosas, haga “paquetes”: cuando una actividad se aprovecha al mismo tiempo, en dos o más aspectos de la vida, se detecta satisfacción al hacerlo. Por ejemplo, cuando una pareja de esposos sale a caminar, además del ejercicio necesario, aprovecha para hablar de sus hijos, proponer y generar soluciones a los problemas en el trabajo, expresar su afecto, planificar la próxima semana, entre otras cosas.

 

4. Haga uso de la flexibilidad: los empleados que tienen flexibilidad respecto a cuándo y dónde trabajar, logran mantener una armonía entre el tiempo de trabajo y el que destinan a la familia. Algunos ejemplos de horarios flexibles (ser capaz de modificar las horas de inicio, las pausas para comidas y las horas de finalización), a tiempo parcial (menos horas por menos plata), ausencias (se toman tiempo sin pago para atender responsabilidades familiares), y el teletrabajo (trabajar electrónicamente desde casa).

 

5. Simplifique: la simplicidad voluntaria, una deliberada elección de acumular menos posesiones y participar en menos actividades de las que es posible, ayuda a crear armonía. Si presupuestamos recursos, controlamos gastos y reducimos deudas sentiremos una mayor armonía. También debemos aprender a reducir el número de actividades en las que nos involucramos y centrarnos en aquellas que realmente valen la pena.

 

Artículo editado para LaFamilia.info. Tomado de la revista "Apuntes de Familia", edición 25-09/14, Instituto de La Familia, Universidad de La Sabana.

 

Si desea leer más contenidos de Apuntes de Familia, consulte la colección completa en el revisterovirtual.com

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

fb
twitter
youtue
Instagram

logo pie

Síguenos    
fb pie tw pie youtube pie  
© 2017 Corporación CED. Colombia - all right reserved - desarrollado por Webpyme