Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 
LaFamilia.info
26.07.2010

 

 

LaFamilia.info trabaja con la mente puesta en las familias que, a pesar de los pesares y con la ayuda de Dios, logran tener una situación estable: un matrimonio y unos hijos que luchan por mantener la unidad y el amor entre todos. Algunos lectores, que no están en esta situación, preguntan diversas cosas sobre la educación de los hijos casos de segundas uniones. Algunos textos de Ángela Marulanda pueden servir para el efecto.

 

Fragmentos del libro “Creciendo con nuestros hijos” de Ángela Marulanda* con autorización de la autora

 

“El papel del padrastro o madrastra tiene elementos distintos y más complejos que el de ser papá o mamá y por eso no es fácil. La primera cosa que debe tener muy presente quien forma un hogar con una persona que tiene hijos de una relación previa, es que no puede substituir al papá o mamá de los menores. Cuando el adulto, que se suma a una familia producto de una primera unión, trata de imponerse y tener las prerrogativas de padre o madre de los hijos de su cónyuge, los conflictos no se hacen esperar.

 

Excepto en los casos en que el padrastro o madrastra son en la práctica los papás de los niños porque entran en la vida de sus hijastros desde que están muy pequeños y su padre biológico ha desaparecido o muerto, el padrastro o madrastra sí pueden desempeñar las funciones de padre o madre de sus hijastros pero con un enfoque diferente en varios aspectos. El dicho popular de que `padre/madre no hay sino uno´, es una realidad que no se puede desconocer.

 

La relación entre el padrastro o madrastra y los hijastros no se desarrolla de la noche a la mañana. Por esto, una vez que los adultos se dan cuenta de que su relación es seria, es una buena idea dar tiempo y oportunidad para que el padrastro o madrastra conozca y trate, durante algún tiempo antes del matrimonio, a quienes serán sus hijastros. Esto les permite descubrir aspectos positivos y puntos de convergencia entre ellos e ir estableciendo una relación propia que facilitará las cosas cuando se llegue la hora de vivir juntos.”

 

Cambiar pocas cosas

 

“En la medida que se conozcan las necesidades y costumbres de los miembros de la nueva familia y se haya establecido una relación más profunda con los hijastros, el padrastro o madrastra puede comenzar a cambiar con tacto tan sólo algunas de las muchas costumbres familiares que le molestan. Es importante seleccionar poco a poco aquellas que realmente necesita cambiar para favorecer su adaptación a la familia.

 

Igualmente, para lograr la colaboración de su cónyuge con las nuevas normas que desea establecer, el padrastro o madrastra debe plantear sus necesidades sin criticar a los hijastros o de alguna manera implicar que son malos. Si lo hace, su pareja posiblemente concentrará sus esfuerzos en defender a sus hijos y lo que ella ha hecho de ellos, y no en estimular la colaboración de los menores. Es preciso tener en cuenta que el papá o mamá biológico queda atrapado en medio de los conflictos entre sus hijos y su nuevo cónyuge y, aunque no lo exprese abiertamente, su estado de ánimo no será muy positivo como tampoco lo será el clima familiar… y todos saldrán perjudicados.”

 

No atacar al otro padre

 

“Para facilitar la integración de la nueva familia es fundamental cuidarse de actitudes o comentarios que desvirtúen o ataquen al padre de los niños que no vive con ellos. Bueno o malo, es el papá o mamá de los hijos, y ellos lo aman y necesitan mantener su imagen en alto por lo que resienten cualquier crítica que se le haga.

 

Así mismo es muy recomendable que el padre o madre que se ha casado por segunda vez procure recordarle a los niños las características positivas de su otro padre y referirse a su primer cónyuge siempre en buenos términos. En esta forma el niño no tendrá que estar en una posición defensiva para proteger la imagen de su papá o mamá, y así podrá aceptar la relación con su padrastro o madrastra con mayor facilidad.

 

Igualmente importante es ayudar al niño a manejar sus conflictos de lealtad. Los niños frecuentemente creen que si son amables y aprecian a su padrastro o madrastra necesariamente están traicionando a su padre biológico. Por el bien de los niños es ideal que el papá o la mamá que se quedó solo le diga a los niños que no son desleales por el hecho de apreciar a su padrastro o madrastra. Entre más positiva sea la relación entre los ex cónyuges, mayores serán las posibilidades de que los hijos no se sientan `entre la espada y la pared´ y puedan recuperar la estabilidad y la paz que tanto necesitan.”

 

Desarrollar respeto y confianza

 

“Las posibilidades para una vida armoniosa en la compleja situación de una familia producto de una segunda unión, se dan en la medida que los adultos entiendan las diferencias reales y naturales que existen en esta segunda familia, en la cual la felicidad y la esperanza de un futuro mejor van acompañadas del dolor de dejar atrás ilusiones ahora imposibles y tener que apartarse de seres queridos que siguen siendo muy importantes para los hijos.

 

Por lo anterior, toma cierto tiempo para los padrastros adaptarse a la familia a la que se unen y comprender la complejidad de la situación, así como conocer los temperamentos de los niños, sus estados de ánimo, sus costumbres y su estilo de vida como familia.

 

Los mayores esfuerzos de los padres se deben concentrar en construir un ambiente de mutua confianza y colaboración en la familia. Lo más importante debe ser lograr que los hijos de las primeras uniones perciban que su padrastro o madrastra se interesa sinceramente en ellos, los acepta y los respeta. Desde esta base emergen fácilmente el afecto y la amistad, y se puede desarrollar una relación estrecha y armoniosa en el nuevo hogar. Aún en los casos en que no se logran lazos muy profundos, si hay aceptación y respeto entre todos es posible vivir juntos con cordialidad y sin mayores conflictos, gracias a lo cual la nueva familia puede ofrecer un ambiente positivo y enriquecedor para todos sus miembros” concluye la experta.

 

*Ángela Marulanda, colombiana, madre, escritora, educadora familiar, conferencista y consultora en temas relacionados con la formación de los hijos. Su experiencia como madre, además de sus estudios profesionales en sociología y familia, que adelantó en Inglaterra, Colombia y Estados Unidos, la han llevado a destacarse tanto internacionalmente como en las comunidades hispanas de los EE.UU., por su calidad como autora, columnista y conferencista.

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 2.50 (2 Votes)

Comentarios  

#3 valeria 29-08-2016 19:12
Tengo una hija de 6 años y mi pareja tiene. 22. y nose que hacer xke mi pareja es muy inmaduro y no se comporta como un adulto responsable y en momentos tenemos discuciones x el comportamiento de mi hija xk ella es muy regalona y eso a el no le gusta es como más. bn dicho chapao a la antuguo
#2 Loana 24-08-2016 09:42
HOLA, DIOS ME HA CONDUCIDO A ESTA PAGINA, YA QUE ESTOY ATRAVESANDO UNA SITUACION MUY DIFICIL EN MI FAMILIA, TENGO 3 HIJAS DE MI PRIMER MATRIMONIO SON MAYORES DE EDAD PROFESIONALES INCLUSIVE SON CASADAS LAS TRES Y VIVEN EN MI CASA, PERO NO SOPORTAN A MI ACTUAL ESPOSO CON QUIEN TENGO 1 HIJO DE 17 AÑOS, DOS DE MIS HIJAS NI SIQUIERA EL SALUDO DIRIGEN A MI ESPOSO, ESTO DEBIDO A QUE HACE DOS MESES A RAIZ DE UNOS RECLAMOS, PROVOCO A QUE DOS DE ELLAS TENGA QUE GRITARLE ABERRACIONES A MI ESPOSO E INCLUSIVE ECHARLO DE LA CASA, ESTA SITUACION ME ESTA CAUSANDO MUCHO SUFRIMIENTO, POR FAVOR NECESITO AYUDA. GRACIAS
#1 johana 11-02-2016 10:34
muy cierto, solo que me gustaría saber como manejar esto cuando ya por esos y piensas que todo esta bien y te das cuenta que no es así, ya que los niños crecen y si hay hijos de padres deferentes como es mi caso, tengo una hija de 19 años que no es de mi esposo y un bebe de 4 años que si es de el tiene 4 que no son míos. 3 son de su 1ra esposa y uno de una aventura que tuvo dentro de su primer matrimonio. pero ahora que todos están grandes y hasta casos la cosa como que es peor, las hijas de mi esposo no soportan a mi hija y a mi menos y viven en una guerra en nuestra contra y eso esta afectando demasiado mi matrimonio. necesito una ayuda con urgencia. al responder mi correo daré mas detalle del mismo para que puedan darme herramientas.

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

fb
twitter
youtue
Instagram

logo pie

Síguenos    
fb pie tw pie youtube pie  
© 2017 Corporación CED. Colombia - all right reserved - desarrollado por Webpyme