Empantallados.com - 26.04.2019

 

 Foto: Freepik

 

Según Healthy Children, que pertenece a la Academia Estadounidense de Pediatría, los retos virales triunfan entre los más jóvenes porque el cerebro adolescente todavía está en desarrollo, algo que les hace ser más impulsivos provocando que actúen sin pensar las consecuencias. Además, aseguran que las redes sociales premian las actitudes escandalosas, y que la dictadura del like obliga a los jóvenes a actuar así para sentirse aceptados por los demás sin pensar en el peligro que puede ocasionar para sus vidas.

 

El proceso de un challenge es bien sencillo. Lo graban con el móvil, lo suben a las redes sociales y esperan a tener más likes que el resto de sus amigos. Es importante hablar con ellos, hacerles entender los riesgos que conllevan, lo absurdo que es someterse a un challenge peligroso, y hacerles conscientes de que no necesitan likes para ser "cool".

 

Últimos retos virales

 

Tide Pot challenge: adolescentes de todo el mundo comenzaron a ingerir cápsulas de detergente. La mayoría de ellos tuvo convulsiones, edema pulmonar e incluso llegaron a entrar en coma. Ante el riesgo evidente, Facebook, Instagram y YouTube se pusieron de acuerdo para censurar todos esos videos, pero lo cierto es que aún hay bastantes circulando por la red.

 

Roundabout to death: para este challenge se necesita una moto y una rueda giratoria de columpio. Una combinación “perfecta” para adolescentes. Aunque es cierto que estas son más típicas de EEUU, en los parques infantiles de España también las puedes encontrar. Algo que nos hace pensar que esta tendencia se podría replicar aquí. El reto consiste en sentarse en el interior de la rueda giratoria y hacerla girar a una velocidad extrema gracias a la fuerza del motor que propulsa la rueda de la moto. Muchos adolescentes ya han pasado por el hospital después de hacerlo.

 

Hot water challenge: se arroja agua ardiendo a una persona que esté totalmente desprevenida. Un joven de 15 años resultó herido gravemente cuando su amigo le lanzó agua hirviendo mientras dormía. De locos.

 

Flaming cactus challenge: el proceso es sencillo y absurdo. Se trata de comerse un cactus en llamas. A la vez puedes beber cerveza para evitar el sabor y sobre todo quemarse.

 

Bird Box challenge: el nombre es tomado de la película de Netflix Bird Box, en la cual sus protagonistas van con los ojos vendados todo el rato. Los participantes del challenge se los tapan y hacen todo tipo de cosas cotidianas, como por ejemplo, conducir, jugar al fútbol, cocinar… Por supuesto que en la mayoría de las veces esto acaba mal. Netflix ya ha advertido a la gente de que no lo haga.

 

Carbon challenge: los usuarios meten su cabeza en una bolsa llena de carbón y la agitan durante varios segundos mientras aguantan la respiración. Para que sea válido al sacar la cabeza, el rostro debe quedar completamente negro. No hace falta decir que inhalar carbón produce consecuencias muy graves para las vías respiratorias.

 

Momo challenge: Un reto que ya se había hecho viral anteriormente, vuelve a ser uno de los más practicados. Consiste en llamar a Momo, un personaje ficticio de terror, que te dará unas pautas violentas que has de cumplir y que culminarán en una orden de suicidio. 

 

Los challenges también pueden ser positivos, como en el caso del Ice Bucket Challenge. Lo más importante en este contexto es saber transmitir a los hijos que el reconocimiento externo y la popularidad nunca pueden ser motivos suficientes para olvidar el sentido común.

 

Ayúdales a tener más autoestima y personalidad para que cambien su mundo más cercano. ¿Por qué no sustituimos los challenges negativos por propuestas virales que cambien el mundo?

 

*Publicado originalmente por Empantallados.com

 

Empantallados.com - 05.04.2019

 

Foto: Google 

 

¿Existen juegos de mesa para jugar en familia tan divertidos que nos hagan olvidar un rato las pantallas? Nosotros creemos que sí, por eso compartimos estos juegos que nos proponen desde Empantallados, que van a encantar y a enganchar a nuestros hijos. Los juegos de mesa nos ayudan a mejorar nuestras habilidades sociales, la paciencia, la concentración, la inteligencia emocional y… pueden ser una gran opción para disfrutar momentos juntos.

 

Dixit

 

Este juego, que no para de crecer en los últimos años, ha ganado muchísima popularidad entre los amantes de los juegos de mesa. Normal. Es divertido, dinámico y empuja a la imaginación y creatividad. El juego está pensado para 3-6 jugadores y se puede jugar a partir de 8 años. Una partida puede durar unos 30 minutos.

 

Su mecánica es bien sencilla. Los jugadores tienen una serie de cartas que están ilustradas de manera original y surrealista. En cada turno uno de los jugadores hará de ‘cuentacuentos’ y tendrá que decir una frase, palabra o incluso un sonido, que esté relacionado con la carta que ha escogido. El resto de jugadores deberá de mezclar una de sus cartas con la del cuentacuentos para adivinar cuál es la carta que ha descrito. Parece fácil pero las ilustraciones invitan a imaginar infinidad de mundos que cada uno puede entender de una forma diferente.

 

Exploding Kittens

 

Traducido al español sería “Gatitos Explosivos” y es un juego de cartas que presume de que sus reglas se aprenden en dos minutos (más o menos). Si a eso le sumamos que sus cartas son muy divertidas y delirantes, nos encontramos ante un juego capaz de enganchar a pequeños y mayores por igual. Pueden jugar de 2 a 5 jugadores, existen varias versiones, pero la original está recomendada a partir de los 7 años. Cada partida dura alrededor de 15 minutos, lo cual provoca que quieras jugar una y otra ronda sin parar.

 

Exploding kittens se autodefine como “un juego de cartas para los amantes de los gatos y de las explosiones y de los rayos láser y de las cabras”, pero no hay nada que temer. Así es el humor de las cartas ilustradas del juego.  Su mecanismo (salvando las distancias) es parecido al UNO y en realidad se aprende jugando, por lo que os recomendamos que os animéis a darle una oportunidad y os dejamos un consejo útil: desactivad todas las bombas.

 

Código Secreto

 

Al contrario que el resto de juegos que os presentamos, en este jugaremos en equipo, lo cual es algo bueno, divertido y que exige concentración para coordinarte y entenderte con tus compañeros. De 2 a 8 jugadores, a partir de los 14 años y con una duración de 20 minutos, es el juego perfecto para nuestros hijos e hijas adolescentes.

 

Los jugadores nos convertimos en detectives para descubrir a los agentes dobles que están escondidos en las palabras que hay sobre la mesa. A pesar de parecer complicado, la dinámica de juego nos ayudará a ejercitar la mente y a concentrarnos al máximo.

 

Virus

 

Este juego, editado por tres emprendedores españoles, está causando auténtico furor. Un juego de cartas en el que la premisa, como su nombre indica, es que se ha propagado un virus. A partir de ahí los jugadores intentarán evitar el contagio y reconducir el virus a sus contrincantes. Pensado para 2-6 jugadores, a partir de los 8 años y cada partida tiene una duración aproximada de 20 minutos.

 

Es un juego ágil y divertido que te obliga a pensar una estrategia con la que sobrevivir a la pandemia. El problema es que los demás jugadores tendrán otra estrategia y que la suerte, a veces, no acompaña. Por eso no querrás parar de jugar.

 

Monopoly

 

No necesita presentaciones ¿Quién no ha jugado nunca al Monopoly? A todos nos gusta comprar casas, venderlas y hacer la vida imposible al resto de jugadores. Un juego que no tiene límite de hora y tiene un gran margen para inventar tus propias reglas.

 

Lo recomendamos porque es un juego de mesa que puede pasar de generación en generación y que cada año tiene distintas temáticas para enganchar a todo tipo de jugadores. Hace unos meses Monopoly editó una versión de Fortnite. Quizá un día puedes decirle a tu hijo: “¿Jugamos juntos al Fortnite? Podemos caer en Pisos Picados.” Puede que flipe y puede que incluso se lo pase mejor que con la consola. ¿Te atreves?

 

 

Colaboración de Maria José Calvo para LaFamilia.info - 18.02.2019

 

Foto: Freepik 

 

Las "pantallas" están diseñadas para captar nuestra atención, y el cerebro del niño es, por así decirlo, muchísimo más sensible a todos los estímulos, pues no está desarrollado. Las pantallas atrapan su atención y pueden cortar o retrasar ese buen desarrollo, con consecuencias para toda su vida... Asimismo, se ha comprobado que un exceso de pantallas dificulta la interacción social, el saber mirar a los ojos y comprender, leer el lenguaje corporal, entre otros. Por eso, es importante que tengamos en cuenta estas 5 recomendaciones: 

 

1. Ser conscientes del desarrollo del cerebro, que va como en una onda de maduración, desde zonas más básicas y posteriores, a otras más complejas y anteriores, con funciones superiores, como la corteza frontal. Respetar sus ritmos naturales de crecimiento. Necesitan experiencias perceptivas vividas, movimiento, autonomía, y sobre todo cariño. No querer quemar etapas. En este artículo explico más del tema. 

 

2. Respecto a la edad, tener en cuenta a la Academia de Pediatría, la cual aconseja no usar tabletas en niños menores de dos años. (Posteriormente lo ha ampliado un poco). Luego, con algunas condiciones respecto al tiempo, respetando la vida familiar, las comidas, y cuidando el sueño. Es preocupante el tiempo que los niños están delante de alguna pantalla. Además, pocos contenidos son adecuados para lograr efectos positivos. Por eso, es vital la implicación de los padres.

 

3.  Acompañarles, explicarles, y mucho diálogo... Que nos cuenten sus preocupaciones, aunque nos parezcan muy "infantiles". Que dejemos lo que estamos haciendo en ese momento para atenderles. Sea lo que sea. ¡Es primordial!

 

4. Educar en valores y virtudes, también en las tecnologías, ¡es algo que debemos hacer en la propia familia! Dejo unos puntos básicos. Resaltaría la importancia del ambiente familiar, que impregna todo de cariño, y nos ayuda enormemente a ser personas cabales. A fomentar cualidades humanas, y a pensar en los demás. También el modelo que presentamos de uso de pantallas, bloqueando y respetando tiempos juntos, comidas, tertulias..., y mejor todos al mismo tiempo, para disfrutar de la convivencia con quienes más queremos. No quedarnos enganchados matando el tiempo: autocontrol personal.

 

5. Dejo un planning familiar: ¡todos implicados, nos ayudamos, y crecemos! Puedes elaborar uno para tu familia en concreto, que será diferente de las otras... Cada una sabe qué se le da mejor, cuáles son sus fortalezas, y qué puntos son más importantes para ella, o más necesarios, qué edades tienen los hijos..., para intentar vivirlos. También con las tecnologías.

 

 

 

Por eso, es muy interesante tener, por ejemplo una bandeja, una cesta, o, hacer con una cartulina coloreada un parking de móviles en casa. Así los podemos "aparcar" en los momentos que señalemos, como comidas, tertulias, o tiempos familiares... 

 

Si los niños son muy pequeños, es bueno que no nos vean todo el día mirando el móvil, porque ni siquiera nos damos cuenta... Si no queremos transmitirles que lo más importante e interesante de la vida es mirar una pantalla... Cuesta, si estamos acostumbrados, pero ¡merece la pena el esfuerzo! Podemos entrenarnos poniendo el modo avión en algunos momentos y disfrutando de su mirada y su compañía.

 

¿Por qué...? Porque también nos podemos acostumbrar a depender de pantallas, que nos atrapan la atención. Parece que nos facilitan muchas cosas, que ponemos menos esfuerzo, que llegamos a muchos, pero, a la larga, nos habituamos a ello: ¡crean dependencia! 

 

 

*Colaboración de María José Calvo para LaFamilia.info. Orientadora familiar y de pareja. Médico de familia por la Universidad de Navarra y Orientadora familiar y conyugal por IPAO, y a través del ICE de la Universidad de Navarra. Colaboradora habitual en la revista “Hacer Familia”. Blog personal: optimistaseducando.blogspot.com

 

Empantallados.com - 29.03.2019

 

 

 

Si no sabes cómo controlar el uso de las pantallas que llevan a cabo tus hijos, Family Link puede echarte una mano. Es de Google, muy útil e intuitiva. ¡Desde Empanatallados nos comparten un tutorial con superpoderes para que empieces a utilizarla! Pero antes te contamos cómo funciona.

 

Google ha creado Family Link con el fin de guiar a los hijos en el uso de buenos contenidos y alejarlos de los que puedan comprometer su privacidad y limitar su desarrollo personal. En definitiva ha sido creada para ayudar a las familias a adoptar hábitos digitales saludables.

 

Establece límites

 

Esta aplicación ayuda a que nuestros hijos consuman contenido de calidad. Para ello puedes ver la actividad que realizan con sus dispositivos y el tiempo de su uso que dedican a cada app. A través de estos informes podrás conocer sus aplicaciones favoritas y hablar con ellos para que tomen decisiones saludables. Además nos permite establecer los límites de uso que estimemos convenientes para cada uno de los niños, ayudándoles así a encontrar un equilibrio. También podremos bloquear los dispositivos de forma remota cuando sea la hora de estudiar, cenar, jugar, etc.

 

Administra tus apps

 

Podremos administrar sus apps a través de notificaciones prácticas que recibiremos en nuestros dispositivos cuando quieran descargar una nueva aplicación. De esta manera es posible aprobar o revocar la instalación antes de que la usen. Family Link nos recomienda apps que han sido seleccionadas por docentes para que las podamos agregar directamente a sus dispositivos.

 

Encuéntrale

 

La aplicación de Google nos permite conocer la ubicación de nuestros hijos siempre que lleven sus dispositivos. Es clave recordar que para el uso correcto de Family Link, debe ser configurada primero por los padres en sus dispositivos, y después en los de sus hijos, sincronizándolos entre sí con el código de configuración que ofrece la app. 

 

 

Cómo configurar Family Link

 

 

Empantallados.com - 06.02.2019

 

 

Empantallados presenta el primer estudio en España sobre el impacto de las pantallas en la vida familiar. Este estudio, elaborado por GAD3 para Empantallados, es un reflejo de los principales retos y oportunidades que surgen en el nuevo contexto digital.

 

En el siguiente video nos explican las 7 claves del estudio

 
 

 

Ver también > VIDEO: Consejos para vivir mejor en un mundo lleno de pantallas

 

 

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

            

logo pie

© 2019 Corporación CED - all right reserved - desarrollado por Webpyme