LaFamilia.info
11.02.2013

 

 

Las cifras son alarmantes; cada año en el mundo se pierden o se desperdician cerca de 1.300 millones de toneladas de alimentos, según advierte un estudio de la FAO. Pero resulta aún más lamentable, saber que mientras que esto ocurre, se reportan numerosos casos de desnutrición. Lo que no tenemos en cuenta es que desde los hogares se puede hacer mucho para cambiar esta realidad.

 

Con las siguientes ideas de la Comisión Europea, no sólo se desperdiciarán menos alimentos, sino que permitirán ahorrar dinero, beneficiando la economía familiar. Estos son los 10 consejos para tirar menos comida en nuestras casas:

 

1. Planifique la compra: Elabore un menú semanal. Mire la nevera y la despensa para ver si cuenta con los ingredientes necesarios y confeccione una lista de la compra en la que sólo figuren los que le hagan falta. Cuando llegue a la tienda consulte la lista y limítese a comprar lo que haya apuntado.

No se deje tentar por las ofertas y no haga la compra con hambre: volverá a casa con más artículos de los necesarios. Compre la fruta y verdura por unidades en lugar de preenvasada, de esta forma comprará exactamente la cantidad que necesite.

 

2. Compruebe la fecha de caducidad: Si no tiene previsto consumir de inmediato un artículo cuya fecha de caducidad se aproxime, tome otro que caduque más tarde o cómprelo el día que vaya a consumirlo. Tenga en cuenta la información de las etiquetas: ‘Fecha de caducidad’ indica que ese alimento sólo puede consumirse con seguridad hasta la fecha señalada (es la etiqueta que suele figurar en la carne y el pescado); ‘Consumir preferentemente antes de’ indica que ese producto mantendrá la calidad esperada hasta la fecha señalada, que la fecha de consumo preferente de un producto ya haya pasado no quiere decir que no sea seguro.

 

3. Tenga en cuenta su presupuesto: Tirar comida equivale a tirar dinero.

 

4. Mantenga la nevera en orden: Compruebe que la nevera cierre bien y que la temperatura esté en el nivel adecuado. Para garantizar la frescura y longevidad de los alimentos, debe conservarlos a una temperatura comprendida entre 1 y 5º C.

 

5. Almacene los alimentos siguiendo las instrucciones que figuran en el envase.

 

6. Vaya rotando los alimentos: Cuando compre alimentos, ponga delante los que ya estaban en el frigorífico y la despensa, y ubique detrás los que acaba de comprar. Con esto evitará el riesgo de almacenar productos enmohecidos.

 

7. Sirva cantidades pequeñas de comida dando a entender que todos pueden repetir una vez que se hayan acabado lo que tienen en el plato.

 

8. Aproveche los restos: En lugar de tirar a la basura los restos de comida, utilícelos para la comida del día siguiente, aprovéchelos como ingredientes para la cena de ese día o congélelos para otra ocasión. La fruta demasiado madura puede utilizarse para hacer batidos o tartas. Las verduras que empiezan a ponerse marchitas pueden aprovecharse para cremas o sopas.

 

9. Congele: Si come poco pan, congélelo cuando llegue a casa y saque unas cuantas rebanadas dos horas antes de que vaya a consumirlas. Congele alimentos cocinados, así tendrá la cena lista para esas noches en las que se está demasiado cansado para cocinar.

 

10. Convierta los residuos en abono para el jardín: Siempre habrá residuos que haya que desechar, así que ¿por qué no hacer compost con los restos de frutas y verduras? En pocos meses obtendrá un excelente abono para las plantas. Los residuos de comida preparada pueden aprovecharse con un compostador doméstico. Sólo hay que depositar los residuos, cubrirlos con una capa de microbios especiales y dejar que fermenten. El producto resultante puede utilizarse para abonar el jardín o las plantas del interior.

 

Para finalizar, no hay que olvidar la generosidad y caridad en la familia, ojalá se hiciera el propósito de compartir con otros de forma regular. Además es necesario tomar conciencia de cada porción de comida que se desperdicia y enseñarles a los niños a valorar el alimento diario, el cual muchos niños no lo tienen.

 

Otras conclusiones del informe de la FAO

 

• Cerca de un tercio de los alimentos producidos por el hombre se pierde o desperdicia.

• Los países industrializados y aquellos en desarrollo dilapidan más o menos la misma cantidad de alimentos: 670 y 630 millones de toneladas respectivamente.

• Cada año, los consumidores en los países ricos desperdician la misma cantidad de alimentos (222 millones de toneladas) que la totalidad de la producción alimentaria neta de África subsahariana (230 millones de toneladas).

• Las frutas y hortalizas, además de las raíces y tubérculos, son los alimentos con la tasa más alta de desaprovechamiento.

• La cantidad de alimentos que se pierde o desperdicia cada año equivale a más de la mitad de la cosecha mundial de cereales (2.300 millones de toneladas en 2009/2010).

 

*Cifras del informe Global “Food losses and food waste” (Pérdidas y desperdicio de alimentos en el mundo) encargado por la FAO al Instituto sueco de Alimentos y Biotecnología.

 

Fuentes: Comisión Europea - www.ec.europa.eu, FAO - fao.org

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

fb
twitter
youtue
Instagram

logo pie

Síguenos    
fb pie tw pie youtube pie  
© 2017 Corporación CED. Colombia - all right reserved - desarrollado por Webpyme