LaFamilia.info
26.07.2010

 

El espacio se convirtió en una cuestión de lujo, ahora la mayoría de viviendas tienen áreas bastante reducidas. Claro está que una decoración adecuada puede hacer maravillas, logrando que pequeños espacios luzcan amplios, cálidos y agradables. He aquí unos truquitos.

 

Todo en orden: si a un espacio pequeño le sumamos el desorden y la acumulación de cosas, el resultado es un completo desastre. El orden es necesario en cualquier hogar, pero en los pequeños hay que ser más cuidadosos aún, procurar tener las cosas en su lugar y dejar la circulación libre de obstáculos.

 

Espacios abiertos: la cocina ha recobrado un lugar primordial en la decoración, ahora puede ir abierta y unida al resto de las áreas. Eliminar la puerta de la cocina o el muro divisorio con el comedor, es una muy buena opción para departamentos o casas pequeñas.

 

En la cocina: empotrar los electrodomésticos también resulta muy “chic” y además libera espacio necesario para usar como área de trabajo. Asimismo, se deben guardar los elementos que no se usen muy seguido y dejar únicamente lo necesario en los muebles exteriores.

 

Eliminar el exceso de cosas: nada hace que un espacio se sienta más apretado, que el tener muchas cosas. En habitaciones de tamaño reducido sólo hay cabida para lo necesario, no hay lugar para elementos extras que fatigan la vista, debe haber pocos elementos y con mucho gusto. Por tanto, es esencial quitar adornos, cuadros, muebles, alfombras, en fin, cosas que sobren.

 

La iluminación: es un elemento básico en este tipo de viviendas. Si no existen suficientes ingresos de luz natural, se puede añadir luz artificial como lámparas de suelo o de mesa, lo cual consigue dar un aspecto amplio.

 

Muebles funcionales: los diseñadores expertos en mobiliario, están en permanente búsqueda de opciones que permitan funcionalidad y optimización del espacio, sin dejar de lado el diseño. Las mesas de comedor extensibles o los sofás cama, son bastante prácticos. Igualmente hay mesas de sala o pufs que esconden guardaderos muy útiles.

 

Los espejos: en decoración siempre han sido una pieza clave para crear sensación de amplitud y profundidad. Se suelen ubicar frente a una entrada de luz para mayores resultados, como por ejemplo al final de un pasillo. También en los baños crean un buen efecto.

 

Cortinas livianas: cualquier habitación se verá más grande si cuenta con buena iluminación, y las cortinas pesadas -cargadas de tela, con cenefas, u otros accesorios- impiden la entrada de luz, además visualmente sobrecargan el espacio. Para hogares pequeños, se recomiendan aquellas ligeras, en tonos neutros, con un diseño sencillo que ayudará a mejorar el ingreso de luz.

 

Las paredes: mientras que los colores oscuros hacen que un espacio se sienta acogedor, los colores fríos hacen que un espacio se sienta abierto y grande. Así que se deben usar colores claros, que atraigan la luz y den una sensación de calma y tranquilidad. Si desea añadirle un poco de color, pinte sólo una pared y con las tonalidades mencionadas. También es conveniente retirar las molduras para no recargar en exceso.

 

Superficies limpias: se prefieren los pisos en tonalidades claras, una buena opción sería la madera laminada por su fácil mantenimiento, rápida instalación y el ambiente cálido que ésta brinda. Se deben conservar las superficies libres de alfombras muy grandes o varias pequeñas.

 

Fuentes: opendeco.es, okdecoracion.com, mueblesplacencia.com, enfemenino.com, boconcept.com


Foto: dreamhomedesigns.net

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

fb
twitter
youtue
Instagram

logo pie

Síguenos    
fb pie tw pie youtube pie  
© 2017 Corporación CED. Colombia - all right reserved - desarrollado por Webpyme