LaFamilia.info
18.08.2014

 

 

Elegir la persona que realizará las labores domésticas no es tarea fácil, pues está de por medio el cuidado de la familia, de la vivienda y tendrá pleno acceso a un lugar tan íntimo como es el hogar. De ahí que se deba hacer una elección cuidadosa y lo más acertada posible.

 

Así como las empresas realizan todo un proceso riguroso para encontrar un trabajador idóneo, también debe llevarse un procedimiento similar con la selección de las empleadas domésticas. Los siguientes consejos ayudarán en este proceso:

 

Identifique el perfil y las necesidades. Lo primero que debe hacer es identificar un perfil con las características más importantes para usted y determine con cuáles de ellas está dispuesto a ser un poco más flexible. Esto le dará claridad para hacer una buena selección y no perder el foco de lo que busca en esta persona. Por ejemplo si requiere alguien con experiencia o no, si busca una edad determinada, si tiene disponibilidad de tiempo, si le gustan los niños, si es necesario que tenga conocimientos culinarios, entre otros.

 

Realice una pre-selección. Teniendo a la mano las diferentes hojas de vida de las candidatas o las referencias que han llegado a través de otras personas, se debe realizar una investigación, es decir indagar sobre los trabajos anteriores y contactarlos para así despejar dudas. Una vez elija las que mejor se acomoden a sus expectativas, se debe proceder a las entrevistas.

 

La entrevista. Durante este encuentro debe concentrar la atención en los siguientes puntos:

 

  • Puntualidad. La falta de puntualidad el día de la entrevista puede ser sinónimo de desinterés, poca recursividad, desorden o impuntualidad en el futuro.
  • Aspecto e higiene personal. Teniendo en cuenta que dentro de sus funciones está el aseo y la manipulación de alimentos, la persona del servicio doméstico deberá contar con un buen aspecto personal.
  • Comportamiento educado. Las personas educadas, amables y respetuosas se notan a primera vista.
  • Observar su lenguaje no verbal. Gestos, mirada, movimiento de las manos, los pies, etc.
  • Conocer sus expectativas. Es bueno preguntarle qué espera de este trabajo, así podrá determinar si son compatibles con las suyas.
  • Informarle de las actividades a realizar y preguntarle qué le parecen. Así sabremos si en realidad puede cumplir con nuestras necesidades o no.
  • Si tendrá a cargo el cuidado de los niños. Es bueno saber si hay empatía entre ellos, así que es bueno presentarlos, y observar cómo reaccionan unos y otros.
  • Hablar de las condiciones salariales. Dependiendo de las leyes de cada país, se le deben informar de las condiciones salariales con las que contará en caso de ser elegida, asimismo es recomendable realizar un contrato de trabajo escrito en lugar de un acuerdo verbal, pues así se evitan problemas a futuro.

Día de prueba. Si para mayor tranquilidad suya, quiere establecer un día de prueba antes de contratarla y así observar el desempeño de la persona, hágalo sin dudarlo. Es mejor estar seguro de la decisión.

 

Teniendo en cuenta estas recomendaciones, podrá hacer una elección con mayores posibilidades de acierto, pues la idea es conseguir alguien que perdure en el hogar por un buen tiempo y así construir una relación donde ambas partes ganen.

 

 

Más de este tema >

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

fb
twitter
youtue
Instagram

logo pie

Síguenos    
fb pie tw pie youtube pie  
© 2017 Corporación CED. Colombia - all right reserved - desarrollado por Webpyme