Valoración del Usuario: 1 / 5

estrella activaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 
LaFamilia.info
30.06.2010

 

 

Aníbal Cuevas
Editorial Internacionales Universitarias
142 páginas

 

La obra comienza con “El maletero de Manhattan”, una bonita anécdota que le ocurrió al autor en un hotel de Nueva York. La anécdota sirve para centrar las ideas que expone Cuevas en el resto del libro. El matrimonio no es un simple contrato entre un hombre y una mujer, sino una alianza que ambos establecen de manera libre y voluntaria y que les lleva a darse el uno al otro de manera incondicional. El autor reconoce que esta idea es difícil de entender para el hombre actual, acostumbrado a las relaciones basadas en los contratos y el intercambio de servicios.

 

En los capítulos titulados “Matrimonio y civilización” y “Un bien social” se recogen ideas que ayudan a situar el matrimonio como una institución que debe ser protegida y blindada, entre otras razones porque se trata de uno de los principales soportes de la civilización occidental.

 

Tras hacer un breve recorrido por las ideologías que dañan el matrimonio y la familia, se atreve a reivindicar la Denominación de Origen (D.O.) para el matrimonio como la unión estable y comprometida de un hombre y una mujer llamados a complementarse y ayudarse a ser mejores personas, así como a dar vida a nuevos seres humanos.

 

El papel que ocupan los “sentimientos” en la relación de pareja también ocupa su lugar en este libro. Se trata de una faceta importante en la relación conyugal, pero no definitiva. Los sentimientos son motor del amor pero, en ningún caso, se trata de algo definitivo. Aníbal Cuevas anima a los cónyuges a alimentar los sentimientos con detalles y buenos pensamientos.

 

Del capítulo dedicado a la “Comunicación en el matrimonio” destaca su reivindicación del silencio como manera de comunicar. El diálogo es, para el autor, una herramienta para comunicar, pero no todo se limita a hablar y dialogar. También se comunica en el silencio, un silencio activo que no significa indiferencia sino comunión de mentes e ideas.

 

Abundan las citas e ideas chestertonianas. De las cuáles destaco que el principal enemigo de la vida matrimonial no son las ideologías antifamilia, sino el aburrimiento, la monotonía y la falta de ilusión. Hay que trabajar el matrimonio día a día, desde el “sí quiero” y “hasta que la muerte os separe”, para que la ilusión y el sentimiento acompañen y potencien el consentimiento dado el día de la boda.

 

Las “Cosas pequeñas” tienen su capitulo concreto en el que destaca su reivindicación de la caballerosidad y la feminidad, el cuidado en los detalles de limpieza personal y de forma de vestir como síntoma de respeto y delicadeza hacia el otro. El autor rehuye las recetas pero no puede evitar animar a “fomentar los deseos de volver a casa”, “pasear juntos”, “recordar el pasado, vivir el presente y hacer el futuro”.

 

Se trata, pues, de un libro optimista que anima a mirar al futuro, a elevar el listón de la autoexigencia personal y, como afirma la contraportada: Levantarse cada mañana dispuesto a vivir enamorado, alimentar el fuego del amor a lo largo del día con pequeños detalles, fomentar los deseos de volver a casa o luchar por vivir en concreto virtudes como la generosidad, la sinceridad o la fortaleza son algunas de las propuestas que el autor señala como medios para vivir un matrimonio feliz.

 

Sobre el autor

Aníbal Cuevas está casado y es padre de cuatro hijos. Desde hace diecisiete años dedica una buena parte de su tiempo a la Orientación Familiar. Está diplomado en Orientación Familiar y ha realizado un programa de liderazgo en el IESE.

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

fb
twitter
youtue
Instagram

logo pie

Síguenos    
fb pie tw pie youtube pie  
© 2018 Corporación CED - all right reserved - desarrollado por Webpyme