Valoración del Usuario: 1 / 5

estrella activaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 
 Por LaFamilia.info 

18.06.2010

 

 

Ácido hialurónico, colágeno, enzimas… Términos como estos, son los que se rotulan en las etiquetas de los productos cosméticos, pero ¿sabe realmente qué son? Esta guía contiene los principales ingredientes de la cosmética que toda mujer debe conocer a la hora de comprar sus productos de belleza.

 

En el mercado se pueden encontrar diferentes tratamientos cosméticos que ayudan a contrarrestar los daños causados por el tiempo, el sol, viento, entre otros factores, pero antes de adquirirlos consulte a su médico dermatólogo, no todas las pieles asimilan los componentes de forma positiva.

 

Acido hialurónico
Es uno de los componentes que forman la pared celular. Es un ácido hidrófilo (atrae el agua), y su función principal es mantener la hidratación de las células. Podríamos decir que es como un imán para el agua e impide que ésta se pierda, por lo que se utiliza para diferentes rellenos faciales, tanto para aumentar el volumen en la zona de los labios como en arrugas superficiales, ya que su capacidad hidratante permite a las células captar más agua, haciendo que el volumen de éstas se expanda. Aunque forma parte de la piel, con los años se va perdiendo. También es usado fuera del ámbito estético en pacientes con artrosis y problemas en las articulaciones.

Ácido glicólico
Pertenece a un grupo de ácidos no tóxicos y es extraído de las frutas. Es muy utilizado por dermatólogos, cirujanos plásticos y cosmetólogos como alternativa a la cirugía, para desvanecer en cualquier sección de piel arrugas, estrías, cicatrices y disminuir el acné. Actúa como un exfoliante progresivo y suave, se le conoce también como “soft peeling”.

Colágeno
El colágeno es, junto con la elastina, una de las fibras de sostén de la piel, que se encarga de mantener y preservar la flexibilidad, tonicidad y elasticidad. Las pieles jóvenes son ricas en colágeno, que va perdiendo sus propiedades con la edad, lo que hace que la piel se vea flácida, y pierda tono y volumen. En cosmética se utiliza para prevenir y corregir los signos de envejecimiento cutáneo, por eso están tan de moda los productos con colágeno, que “rellenan” la piel.

Enzimas
Sustancias orgánicas presentes en las células y responsables de todo tipo de reacciones bioquímicas, desde el bronceado a la digestión. Están presentes en multitud de productos de belleza, ya que pueden tener interesantes aplicaciones cosméticas. Tienen la capacidad de transformar algunos principios activos de los productos que utilizamos, multiplicando su eficacia.

Exfoliación
Consiste en eliminar las células muertas de la capa superficial de la piel. Existen muchos tipos de exfoliación: natural (la que lleva a cabo la piel por sí misma), mecánica (las tradicionales mascarillas con partículas de arrastre), o enzimática (a través de reacciones bioquímicas), entre otras.

EPS
El FPS (factor de protección solar) es el número que indica el tiempo que una persona puede estar expuesta al sol sin riesgo de quemaduras. Por ejemplo, si la piel de una persona se expone al sol durante 10 minutos sin sufrir quemaduras, usar un bloqueador con FPS de 40 la protegerá 40 veces más, así, la epidermis soportará los efectos de los rayos solares durante 400 minutos. Es importante conocer el tipo de piel y hacer la prueba de exposición solar para elegir el FPS adecuado. Dependiendo del tipo de piel, puede variar entre 5 y 30 minutos. Este tiempo, multiplicado por el FPS da el tiempo teorico y aproximado que puede permanecer en el sol usando un producto de protección solar sin hacerle daño a la piel.

Liposomas
Podríamos decir que son cápsulas microscópicas huecas, con una estructura similar a la de la membrana celular, lo que les permite fusionarse con las células. Resultan muy interesantes en cosmética porque pueden acumular en su interior principios activos, que liberan en el interior una vez traspasada la membrana de la célula.

Melanina
La melanina es un pigmento oscuro, responsable de la coloración de la piel y el pelo, y, obviamente, del bronceado. La melanina dérmica la producen los melanocitos, células que se encuentran en la epidermis y sintetizan este pigmento, activadas por la acción de los rayos solares o por determinados principios activos cosméticos.

Orgánico
La característica principal de la cosmética orgánica, que no hay que confundir con la cosmética natural, es que al menos el 95% de sus ingredientes provienen de la agricultura ecológica. Para tener la garantía de que un producto es orgánico, tiene que contar con un sello que lo avale, uno de los más comunes es el certificado Ecocert.

Parabenos o parabenes
Los parabenos son un grupo de compuestos químicos que se usan como conservantes en muchos productos cosméticos, (debido a su efectividad y bajo precio). Pueden ser encontrados en champús, cremas hidratantes, geles para el afeitado, autobronceadores y cremas dentales. Actualmente se trata de sustancias muy polémicas, pues determinados estudios científicos apuntan a que pueden tener algo que ver en ciertos tipos de cáncer. Por eso, aunque no está demostrado que sean nocivos (de estarlo, aparecerían en la lista de ingredientes prohibidos para su uso cosmético), cada vez más marcas optan por no incluirlos en sus formulaciones.

Q10
Muy extendida dentro del mundo de los productos cosméticos, es una coenzima de gran valor para la belleza, ya que, por una parte, es un potente antioxidante, y, por otra, aumenta la capacidad de autodefensa de las propias células, preservando su juventud y sus funciones.

Retinol
La vitamina A, en su forma activa como alcohol se conoce como Retinol. Mejora la elasticidad de la piel, aportando una apariencia más suave, firme y uniforme al estimular la renovación de las células de la epidermis y la producción de colágeno, lo que lo convierte en una molécula de gran potencia y sumamente efectiva para el tratamiento de muchas afecciones de la piel. Un dato: es fotosensibilizante, por lo que si se utiliza durante el día es imprescindible aplicar un filtro solar alto.

UVA y UVB
Rayos solares que suponen graves riesgos para la piel. Los UVA son los rayos ultravioleta de largo alcance, causantes del fotoenvejecimiento prematuro. Los UVB tienen menor longitud de onda, pero suponen un riesgo mucho mayor, ya que son los responsables de todo tipo de lesiones cutáneas, desde las quemaduras a los distintos tipos de cáncer de piel.

 

Fuentes: vogue.es, farmaceuticonline.com, wikipedia.com, saludymedicinas.com.mx

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

 

 

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

fb
twitter
youtue
Instagram

logo pie

Síguenos    
fb pie tw pie youtube pie  
© 2017 Corporación CED. Colombia - all right reserved - desarrollado por Webpyme