Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

Alianza Lafamilia.info y el Instituto de La Familia U.Sabana - 16.11.2015

 

20151611nFoto: Pixabay 

 

Ya estamos contando los días… se acerca la Navidad y para muchas personas esta temporada representa momentos de estrés: comprar regalos, decorar la casa con el ambiente navideño, pensar en la comida que se preparará y más y más. Todo apunta a pensar que es más importante TENER que SER.

 

¡Cuántos de nosotros hemos pensado así alguna vez! No debemos olvidar que detrás de acontecimientos con repercusiones personales, familiares, incluso históricas y relevantes, suele haber dolor. La época de Navidad trae a la memoria estos sucesos con más intensidad, tal vez por ser un tiempo especial, sinónimo de unión familiar, alegría, amor, atención, generosidad y perdón.

 

Que esta Navidad sea un motivo “entre tú y yo”

 

Valdría la pena practicar la virtud de la amabilidad, palabra que encierra todo aquello que nos gustaría encontrar en las personas más próximas, durante todos los días del año; una cualidad que nos hace delicados y cariñosos en el trato con los otros.

 

En la época navideña, el pesebre es un vivo reflejo de ella; en él se percibe el tono tranquilo en el que los protagonistas interactúan en momentos difíciles. Esa es, precisamente, la actitud que deberíamos asumir en las adversidades familiares que se nos presentan. Constituye el mejor ejemplo del significado de ese “Entre tú y yo” que queremos exaltar en esta Navidad y siempre.

 

Esta virtud, que debe estar presente en el entramado de la convivencia, crea un ambiente familiar donde cada uno se siente importante, útil, amado y valorado.

 

En muchos casos su ausencia es notoria, pues las relaciones interpersonales se tornan tensas y dificultan el trato con quienes nos rodean, generando que se sientan ofendidas y poco queridas las personas que más amamos: nuestra familia.

 

La cordialidad y las virtudes relacionadas con ella, armonizan todos los aspectos de la vida diaria: el hogar, el trabajo, el tráfico, los vecinos… Son opuestas, por su misma naturaleza, al egoísmo, al malhumor, la falta de educación, el desorden, el vivir sin tener en cuenta los gustos, preocupaciones e intereses de los demás.

 

En el trato diario, con una sonrisa oportuna, con un pequeño gesto amable, se abren las puertas del corazón de muchas personas que pueden estar cerradas al diálogo o a la comprensión. La amabilidad anima el desempeño en el trabajo y ayuda a superar las numerosas contradicciones que nos muestra la vida.

 

Una persona que se deja llevar habitualmente de la tristeza y del pesimismo; que es brusca en el trato con los otros, que no lucha por salir de ese estado, será molesta e incómoda para los demás. La delicadeza, la cortesía, el cariño, enriquece a los otros porque son expresiones de una riqueza interior que no se improvisa y que en esta época surgen de la alegría de la Navidad. 

 

Por eso, esta es una invitación a que aprovechemos la época tan especial que se acerca para practicar la mejor muestra de amabilidad: una sonrisa, pues quien sonríe acoge, produce confianza, hace de su rostro una casa en la que los demás tienen cabida y, por eso mismo, es causa y origen del cariño. Un abrazo, pues con él estamos demostrando acogida, agrado, regocijo y la dicha de saber que no estamos solos. Un apretón de manos, como expresión de afecto, de bienvenida, de complacencia por sentir que alguien más comparte con nosotros la alegría de la vida.

 

¡Ojalá en esta Navidad no desaprovechemos ese don, porque se trata de compartir amablemente ‘entre tú y yo’!

 

Artículo editado para LaFamilia.info. Tomado de Apuntes de Familia, edición 14-12/11. Autora: Marcela Ariza de Serrano. Instituto de la Familia. Universidad de La Sabana. 

 

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (3 Votes)

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

fb
twitter
youtue
Instagram

logo pie

Síguenos    
fb pie tw pie youtube pie  
© 2017 Corporación CED. Colombia - all right reserved - desarrollado por Webpyme