Valoración del Usuario: 1 / 5

estrella activaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

Por LaFamilia.info

 

20163110fycFoto: Freeimages 

 

Los principales agentes educadores de los hijos son la familia y el colegio. Ambos deben ir en la misma dirección, compartir una filosofía similar y ser coherentes con lo que se enseña en cada escenario. El colegio debe reafirmar lo que se aprende en casa y viceversa. Es por eso, que es tan importante que los padres se sientan identificados con el colegio, ya que tienen un proyecto común de educación.

 

Los padres no deben dejarle todo el esfuerzo a la escuela. Ambos tienen sus funciones delimitadas y el colegio nunca podrá llenar el vacío que deja la familia, pues es ella la primordial fuente de amor y educación de los hijos. El colegio es quien continúa la labor desarrollada en el hogar, es el apoyo de los padres y es quien ratifica lo que allí se enseña.

 

Cuando hablamos de formación, debemos percatarnos de transmitir un ideario coherente y unos mismos valores. Es así como escuela y familia se convierten en aliados. Ambas partes deben coincidir frente a los principales campos de la formación integral: el campo material, el campo intelectual, el campo humano y el campo espiritual.

 

“Estos campos no podemos verlos nunca como entes aislados. Los niños en ningún tema que incumba a su educación, pueden tener dos puntos de vista o dos fuentes de información diferentes. Al elegir el colegio tendremos que tener siempre en cuenta y por encima de todo, nuestras costumbres, nuestra forma de pensar y en definitiva lo más importante, nuestro estilo y formas de vida. Y cuando en algún tema esto no se cumpla, habrá que poner en la balanza para saber en conciencia que es lo que conviene a nuestros hijos” expone Virginia Uribe de Sontushijos.com.

 

La función del colegio

 

Para la escuela es fundamental conocer el entorno familiar en donde se desarrolla el niño o el joven, con el fin de comprenderlo mejor, ayudarle en algún momento determinado, y establecer un modelo educativo teniendo en cuenta las condiciones personales e historia familiar.

 

Asimismo, padres de familia y colegio deben evitar desautorizarse entre sí, por ejemplo cuando en casa excusan al estudiante por no haber hecho una tarea o no haber asistido a clase sin causa justificada. Por ende, los padres también deben convertirse en el soporte de la escuela y estar en la misma sintonía.

 

Desde la familia

 

Como sabemos, los padres son el principal ejemplo de sus hijos. Si los chicos observan que en casa hay una actitud abierta y una relación recíproca con el colegio, ellos se harán conscientes de que ambos conforman un equipo que tiene como objetivo principal su bienestar e integral educación.

 

Por eso es importante que los padres participen en las diferentes actividades programadas por la escuela, tengan contacto con los profesores, conozcan a los compañeros de sus hijos y a sus familias, apoyen a la escuela en algún comité, acudan al colegio cuando tengan dudas, preocupaciones o quejas.

 

También es importante que los padres se refieran al colegio en términos positivos y muestren una actitud alentadora hacia los hijos. Es muy difícil exigirles que quieran el colegio cuando como padres expresamos totalmente lo contrario.

 

Cuando la familia y el colegio trabajan en conjunto, los más beneficiados son los hijos, así les brindamos una educación integral. 

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

 

 

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

fb
twitter
youtue
Instagram

logo pie

Síguenos    
fb pie tw pie youtube pie  
© 2017 Corporación CED. Colombia - all right reserved - desarrollado por Webpyme