Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

 

Colaboración Sontushijos.org - 06.11.2017

 

Foto: Freepik 

 

No hace muchos meses conocimos los resultados para Euskadi del informe PISA, y como quedó reflejado en los medios de comunicación no quedamos bien parados. Este hecho fue y está siendo motivo de controversia entre los diferentes protagonistas del mundo educativo, buscando culpables y obviando soluciones. No debemos perder de vista que el informe PISA está realizado por una entidad ajena a la realidad educativa: la OCDE, que persigue no tanto la excelencia educativa como el desarrollo económico y  empresarial. Por lo tanto, para situarnos correctamente en esta realidad, debemos decir que en sí misma no es una entidad educativa sino monetaria.

 

Todo profesional o no de la educación, cuando revisa la naturaleza de la prueba que estamos analizando, constata que ésta centra su evaluación en tres niveles de análisis principalmente: las matemáticas, la lectura y las ciencias. En mi opinión, el hecho de evaluar solamente estas tres áreas no es casual puesto que detrás de este planteamiento subyace la idea de que en la sociedad y en el mundo laboral sólo son necesarios hombres y mujeres que produzcan objetos cada vez más perfectos. La educación, y su evaluación, tienen que abarcar muchos más aspectos que los señalados; por ejemplo, educar-formar personas tomando en cuenta la Educación en Valores.

 

Quiero plantear en estas pocas líneas una reflexión sobre la tarea de padres y profesores en este aspecto tan importante: educar a nuestros hijos y alumnos en Valores. Esta tarea no puede dejarse solo en manos de los padres, ni exclusivamente en las de los profesores. Se equivocan los padres que creen que es el colegio el protagonista de esta labor, dando por hecho que su responsabilidad termina enviando a sus hijos al centro educativo. Y se equivocan también los profesores que concentran sus esfuerzos en formar científica y técnicamente a sus alumnos, convencidos que este cometido es exclusivo de los padres.

 

Esta tarea de educar en Valores debe llevarse a cabo con el apoyo mutuo y la sintonía entre los dos agentes educativos: padres y profesores. La responsabilidad de preparar a los hombres y mujeres del futuro se convierte en un ineludible cometido de todos. Es evidente que para que la tarea educativa tenga éxito y no se convierta en una empresa imposible, los profesores deben contar con el apoyo de los padres, y éstos a su vez sentirse apoyados por los profesores en este camino muchas veces tan difícil de la educación.

  

La lista de valores en los que hay que educar a nuestro hijos-alumnos podría ser muy amplia, pero creo que en una buena educación no deberían faltar los siguientes: Esperanza, Fe y Trascendencia, Familia, Amistad, Generosidad, Tolerancia, Sencillez, Bondad, Moderación, Compasión, Sinceridad, Optimismo, Laboriosidad, Humildad, Respeto mutuo, Justicia, Ilusión, Honestidad, Libertad, Limpieza de cuerpo y mente, Integridad, Diligencia, Espíritu cívico… y muchos otros más que seguramente puedan ocurrírsele al lector. La tarea no es ni será nunca fácil de llevar a cabo, pero sí ilusionante. Desgraciadamente, el informe PISA no contempla la evaluación de este tipo de Valores. Mi pregunta es:  ¿Por qué no lo hace? Sospecho la respuesta.

 

*Por Félix Eguskiza Uriarte (Licenciado en Filosofía y Letras – Filología Vasca. Experiencia profesional de 32 años de docencia) Colaboración de www.sontushijos.org para LaFamilia.info

 

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

fb
twitter
youtue
Instagram

logo pie

Síguenos    
fb pie tw pie youtube pie  
© 2017 Corporación CED. Colombia - all right reserved - desarrollado por Webpyme