Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 
Por LaFamilia.info
 

 

Así como los profesores y alumnos están llamados a asumir unos deberes, los padres también deben tomar parte activa en la vida escolar de los hijos. Este tema es de vital importancia si lo que se pretende es educar a los hijos de forma integral, logrando un trabajo conjunto entre la escuela y la familia.

 

La escuela es el complemento educativo más importante en la formación de los hijos, de hecho es allí donde pasan la mayor parte de su tiempo, siendo éste el escenario de aprendizaje no sólo intelectual, sino de desarrollo social y emocional. Por eso es importante que los padres de familia creen un vínculo con el colegio y no se desliguen de este aspecto tan protagonista en el desarrollo de los hijos.

 

Es importante además que los hijos sientan que sus padres se interesan por lo que sucede en el colegio, pues para los chicos este espacio hace parte de su vida. En este caso, el desinterés de los padres puede ocasionar inseguridad emocional e inestabilidad en los hijos. El amor y la atención que los niños perciben de sus progenitores, es básico para su sano desarrollo.

 

Los deberes de los padres

 

La educación es una tarea conjunta entre colegio y familia. Si ambos trabajan por separado, no se lograrán a cabalidad los objetivos que se ha trazado en la educación de los hijos. Los padres deben procurar por:

 

Conocer a los profesores del curso. Al principio del año escolar es oportuno conocer a las personas que estarán al frente de la educación de los hijos. No tiene que ser una reunión formal, sólo una charla para que ambas partes se presenten y propicien un acercamiento inicial. Para los docentes también es importante conocer el ámbito familiar en el que crecen los alumnos.

 

Mantenerse en constante comunicación con la escuela. Conocer cómo se comportan los hijos, cómo va su proceso, en qué tienen dificultades y cuáles son sus puntos fuertes. Esta valiosa información sirve además para establecer objetivos en casa.

 

Asistir a las reuniones de padres de familia. Los colegios abren diversos espacios para que los padres participen y se involucren mucho más en el proceso educativo, pero muchas veces son los padres los que cierran esas puertas de diálogo, olvidándose que se trata del proyecto educativo de sus propios hijos. Por lo tanto, es fundamental atender a los llamados de la escuela, es la vía de comunicación más importante para conocer de primera mano lo que sucede con los hijos.

 

Crear un vínculo positivo. Como sabemos, los padres son el principal ejemplo de sus hijos. Si los hijos observan que en casa hay una actitud abierta y una relación recíproca con el colegio, ellos se harán conscientes de que ambos conforman un equipo que tiene como objetivo central su bienestar y desarrollo integral.

 

También es importante que los padres se refieran al colegio en términos positivos y muestren una actitud alentadora hacia los hijos. Es muy difícil exigirles que quieran el colegio cuando los padres expresan totalmente lo contrario.

 

Manejar las diferencias entre los adultos. Se debe dejar a los hijos fuera de toda situación de desconcierto, pues serán ellos los más perjudicados. Cuando los padres no compartan alguna decisión de la escuela, se debe hablar directamente con la persona encargada para resolver la problemática, pero nunca involucrar a los hijos. Lógicamente, esta premisa es igualmente válida para la escuela, quien no debe desautorizar a la familia.

 

Participar en las actividades del colegio. Las instituciones educativas están compuestas por tres grupos principales: los profesores y empleados, los estudiantes y las familias. Si estas últimas no se hacen partícipes, el conjunto queda incompleto.

 

Participar en las actividades de formación como las escuelas de padres, talleres y conferencias, es ejercer un deber que se tiene como padre de familia, además es una valiosa oportunidad de capacitación para educar mejor. Adicional a éstas, también están los entes administrativos que son de competencia de los padres, como son los comités, las asociaciones y las juntas directivas.

 

Aparte para los hijos es gratificante que sus padres hagan presencia en estas iniciativas, en especial las recreativas (como bazares, actividades culturales, de integración, etc.) que involucran a todo el grupo familiar.

 

Cabe anotar que los colegios deben esforzarse por crear actividades de interés para los padres y evitar aquellas que les resulten incómodas (dinámicas, juegos, etc.) debido a que pueden originar el ausentismo de los adultos.

 

Conocer a los compañeros de clase y sus familias. Gran parte de los amigos de los hijos son sus compañeros de clase, por eso es fundamental conocerlos, invitarlos a casa y ojalá conocer sus ambientes familiares.

 

Apoyar a los hijos en sus deberes escolares; no hacerlos por ellos. Los hijos deben asumir sus responsabilidades desde que son pequeños, así como las consecuencias de sus actos, por eso se debe evitar llevarles tareas o materiales de estudio cuando los han olvidado. “Alcahuetear” o hacer de "complíces" en este aspecto, es hacerles un daño.

 

Cuando padres y profesores trabajan unidos buscando el logro de objetivos comunes, los frutos se verán reflejados en la formación académica y humana de los hijos.

 

Más de este tema >

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (4 Votes)

 

 

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

fb
twitter
youtue
Instagram

logo pie

Síguenos    
fb pie tw pie youtube pie  
© 2017 Corporación CED. Colombia - all right reserved - desarrollado por Webpyme