Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 
Deficitdeatencion.org - Adhdinfo.se
16.08.2010
 

Para ser exitoso en la escuela y en la vida, una persona tiene que tener habilidad para poner atención y controlar su comportamiento y sus impulsos. Estas son las áreas en las que los niños con Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad tienen problemas.

Como maestro, eres el más apto para ayudar a tus estudiantes con TDAH a tener éxito en el aprendizaje a pesar de su condición. En este sitio encontrarás documentos que te ayudarán a entender muchos aspectos de los niños con TDAH y te proporcionarán guías para el salón de clase y para otras actividades de la escuela.

 

Tratamiento

El tratamiento que la mayor parte de los niños con TDAH reciben actualmente, es una combinación de medicamento, algún tipo de psicoterapia, incluyendo la intervención conductual, el entrenamiento de papás, y el tratamiento de cualquier otro desorden de aprendizaje coexistente. Los maestros están en una posición en la que pueden darse cuenta de los cambios en el comportamiento del niño debido al tratamiento, y como consecuencia, pueden proveer información y ayuda al niño, sus padres, al personal de la escuela, y a cualquiera que esté involucrado en el cuidado del niño.

Los niños que toman medicamento consultan regularmente a su doctor, quien usualmente pide a los padres el contacto con el maestro del niño, para ver cómo está comportándose en clase. Estas pláticas son especialmente importantes cuando toman por primera vez el medicamento, cuando lo reinician, o cuando se cambia la dosis. Manteniendo las líneas de comunicación abiertas y teniendo conversaciones acerca del tratamiento del niño, tú como maestro, puedes tomar un rol activo en el manejo de la condición de tu alumno.

 

Tu rol en la medicación

El sólo conocer de las medicinas no es suficiente. Las políticas de cada escuela determinan el grado de involucramiento en apoyo del tratamiento del niño, pero las líneas siguientes pueden prepararte para las observaciones que tú necesitas hacer y las preguntas que te pedirán que respondas. Recuerda que tus observaciones son muy importantes.

  1. Saber que el niño está tomando medicamento, qué medicamento toma, y si el medicamento debe tomarse durante las horas de clase. Hablar con la enfermera si es necesario. En algunas escuelas, los maestros pueden tener una junta para hablar del niño con el doctor o terapeuta para obtener más información acerca del tratamiento del niño. Escribe cualquier información que vas a dar y pregunta todo lo que necesitas saber para entender qué se requiere de ti. Como cualquier otro medicamento, las medicinas recetadas para el TDAH deben tomarse exactamente como fueron prescritas.
  2. Conocer el tiempo durante el cual funciona el medicamento para que puedas hacer distintas observaciones durante el día. Por ejemplo, si notas que el niño se vuelve hiperactivo e irritable por algún período cuando la medicina pierde su efecto.
  3. Saber qué cambios se esperan en el niño cuando empieza a tomar medicamento, por ejemplo, ¿el niño pone más atención? ¿termina sus tareas?
  4. Saber cuáles son los efectos secundarios que puede tener la medicina y que acciones debes tomar si alguna de estas ocurre. Por ejemplo, ¿el niño puede sufrir dolor de cabeza o de estómago?
  5. Estar atentos de cómo cambia el comportamiento y el desempeño del niño en la escuela con el uso del medicamento a largo plazo. Si el niño es más hábil para funcionar en la escuela, si está mejorando su relación con sus compañeros. Tú y los padres deben saber que los síntomas pueden volver a aparecer, hacerse más exagerados, o surgir otros síntomas que no había tenido cuando el niño es sometido a situaciones de estrés. Algunas tareas que sólo son molestas para la mayoría de los niños, pueden ser muy estresantes para niños que tienen TDAH.
  6. Estar enterados cuando el niño deja de tomar medicamento, empieza a tomar alguno nuevo, o cambia la dosis, y qué cambios se derivan de esta situación. Nueve de cada diez niños, mejoran con un medicamento estimulante, pero algunas veces el medicamento será probado por una semana y si es necesario se puede cambiar la dosis o el medicamento mismo.
  7. Algunos doctores le quitan el medicamento de vez en vez para ver qué cambios ocurren en el niño. Debes estar atento si ves algún cambio, saber la razón, si se te pidió ayuda para evaluar el comportamiento.
  8. No deben hacerse supuestos acerca de la medicación basados en escenarios individuales. Diferentes doctores utilizan medicinas de diferente manera, y de acuerdo a las necesidades cambiantes de los niños. Pide las instrucciones específicas para la medicación de cada niño. Un doctor debe trabajar de manera cercana con cada niño para asegurarse de que el medicamento es el apropiado.
  9. Reconocer que los medicamentos no crean el cambio en el niño. El medicamento sólo hace posible que las fortalezas y habilidades naturales del niño puedan salir a la luz sobre el TDAH.
  10. Respetar la confidencialidad del niño. Los asuntos médicos sólo deben ser discutidos con los que están involucrados en el cuidado del niño.

 

Si los padres preguntan...

Si los padres tienen preguntas sobre las instrucciones del terapeuta o del doctor, puedes animarlos a preguntar con su profesional de la salud, para que les clarifique o agregue instrucciones. Déjales claro que es importante para ellos –y para el niño- entender y seguir los consejos del doctor acerca del medicamento y otras terapias para el TDAH. El TDAH es una condición seria que puede requerir que el niño esté tomando medicamento y bajo observación por un período largo. Si la escuela lo aprueba, puedes referir a los padres a un grupo de apoyo o darles información sobre sitios como este, en donde podrán encontrar mucha información sobre el trastorno.

Hay muchos hechos y mitos acerca de los tratamientos del TDAH sobre los cuales pueden preguntarte los papás. Mucha gente piensa que el TDAH está relacionado con el consumo de azúcar, aditivos de alimentos, preservativos, pero no está comprobado científicamente que esto sea causa del TDAH. La restricción de comida que contiene saborizantes artificiales, preservativos y azúcares, sólo ha ayudado alrededor del 5% de los niños que tienen TDAH y estos niños tenían alergias a ciertos alimentos.

Hay cierto número de terapias alternativas que se ofrecen para el tratamiento del TDAH. Sin embargo, no hay pruebas científicas de su efectividad en el tratamiento de los niños con TDAH. A continuación presentamos una lista que provee el Instituto Nacional de Salud Mental, de Estados Unidos (NIMH):

  • Neurofeedback
  • Dieta restringida (quitar azúcar, colorantes artificiales y aditivos)
  • Tratamientos antialérgicos
  • Medicamentos que se ponen en el oído
  • Super vitaminas
  • Ajustes quiroprácticos, realineación de huesos
  • Tratamiento para infecciones con levadura
  • Entrenamiento de ojos o con vidrios especialmente coloreados

Si los padres te preguntan acerca de estos tratamientos, debes informarles que el tratamiento más efectivo, es aquel que involucra una combinación de medicamento, psicoterapia y apoyo de los encargados del cuidado del niño, padres, miembros de la familia, y tú.

 

Trabajando con los papás

Educar a un hiño con TDAH es una tarea compleja. Debemos considerar las habilidades y limitaciones del niño y la base de soporte que tiene.

Las siguientes ideas, delineadas por la Asociación Americana de Psiquiatría (APA, por sus siglas en inglés), son herramientas útiles para trabajar con los padres y cuidadores de los niños con TDAH.

El primer paso que deben tomar los padres es encontrar el médico apropiado para las necesidades del niño. Debido a la similaridad entre los síntomas del TDAH y algunos otros desórdenes psiquiátricos, el diagnóstico del TDAH no es simple. Por lo tanto, se debe escoger el médico adecuado que tenga la experiencia en el diagnóstico y tratamiento de niños con desórdenes psiquiátricos.

Si al niño se le diagnostica con TDAH, sus padres deben discutir el tratamiento con su doctor. Los padres deben animarse a preguntar para que estén preparados con todo el conocimiento necesario para tomar las decisiones más precisas sobre el tratamiento del niño. Los padres deben estar alertas sobre la importancia de un plan de acción balanceado y redondeado y saber que la medicación ha sido efectivamente probada en muchos niños, pero debe utilizarse en conjunto con otros tratamientos, no en lugar de ellos.

Los padres deben tener la confianza para mantener un diálogo abierto contigo y con otras figuras clave en la vida del niño, incluyendo otros cuidadores y médicos. Es importante que todos estén pendientes de cualquier cambio en el tratamiento del niño, particularmente en el inicio, reinicio, o cambios de dosis en el medicamento.

Anima a los padres a felicitar al niño en cambios de los cuales eres testigo en el salón de clases –pasar año, interacción positiva con los compañeros, etc-. Cuando el medicamento y la terapia permiten que emerjan las habilidades naturales del niño, el equipo de gente encargada del cuidado del niño es esencial para ayudar al niño a lograr el éxito.

El medio ambiente juega un rol crucial en la ecuación. Un salón bien estructurado puede aliviar la presión que puede ejercer un medio ambiente caótico; tener expectativas irreales del niño también puede ser perjudicial.

Trata de mantener al niño tranquilo acerca del tratamiento. Debes aclararle que no está maldito por tener TDAH y que hay algunas otras retribuciones por su mal comportamiento. Engancha al niño a participar activamente en el proceso de tratamiento, para que tenga claro cuál es su rol y cuáles son las características que debe aprender a manejar.

Adicionalmente, se presentan otra serie de consejos para el manejo de los niños con TDAH:

 

Crear rutinas: Los padres pueden ayudar a su hijo a manejar su vida más fácilmente cuando tienen una agenda que seguir. Tener actividades específicas para tiempos específicos diariamente, tales como levantarse, comer, jugar, hacer la tarea e ir a la cama, hacen sentir al niño más en control sobre su vida. Los padres deben pegar la agenda en el refrigerador o en el pizarrón de boletines familiares (si existe alguno en la casa) para que el niño pueda acudir a él como referencia. No debe hacerse ningún cambio en la agenda sin ser explicado al niño, para evitar la confusión y angustia.

 

Mantén reglas básicas en casa: Los padres deben explicar cuáles son las reglas, qué se espera del niño, y cuáles serán las consecuencias de romper las reglas. Las reglas deben estar documentadas y los resultados de romperlas deben ser claros. En suma, los padres deberían asegurarse que su hijo entendió completamente lo que se espera de él. Hablándole claro, con la voz calmada, expresarle lo que se requiere que haga. El niño debe repetir las instrucciones.

 

Reforzar el buen comportamiento: el reforzamiento positivo en el salón y en casa ayudarán al niño a dar el salto, lo cual lo hará más entusiasta.

 

Mantén el ojo en él: Los niños, en general, deben ser observados de cerca. Un niño con TDAH tiende a ser más impulsivo y por lo tanto necesita mayor supervisión. Estando con compañeros, hermanos o amigos en casa, observa el comportamiento social de tu hijo. Se le deben enseñar habilidades sociales para relacionarse con sus pares.

 

Hacer las tareas largas más manejables: Las tareas que se encargan para hacer en casa, se dificultan más para los niños con TDAH. Dividir la tarea en partes más pequeñas, y tener más descansos, sirve para que no vean el trabajo como una montaña insuperable.

 

Como educador, tienes un rol muy activo en la vida del niño con TDAH. Debe haber un equipo de trabajo formado por el maestro, el padre, los médicos. Este equipo es más efectivo cuando todos los participantes dejan las líneas de comunicación abiertas y disponibles entre uno y otro. Puedes mantener al corriente a los padres sobre el desarrollo del niño enviándoles reportes diarios o semanales, con una gráfica que muestre el progreso del niño.

Es importante ser honesto y realista con los padres: su hijo no se va a curar del TDAH. Sin embargo, muchos niños logran superar los síntomas con la edad. Con tu ayuda, la de los padres y doctores, la posibilidad de éxito se incrementa.

 

Traducción de Roxana Alanís Villalón de deficitdeatencion.org

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

fb
twitter
youtue
Instagram

logo pie

Síguenos    
fb pie tw pie youtube pie  
© 2017 Corporación CED. Colombia - all right reserved - desarrollado por Webpyme