Valoración del Usuario: 1 / 5

estrella activaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

Por LaFamilia.info 
 

20152109salud Foto: Pixabay.com

 

El 21 de septiembre se celebra el “Día Mundial del Alzheimer”, fecha elegida por la Organización Mundial de la Salud y la Federación Internacional de Alzheimer, con el propósito de dar a conocer la enfermedad y solicitar el apoyo y la solidaridad de la población. Así que desde LaFamilia.info abordaremos el tema y brindaremos una serie de recomendaciones a las familias que están pasando por esta situación.

 

¿Qué es el Alzheimer?

 

La enfermedad de Alzheimer es un “desorden progresivo, degenerativo e irreversible del cerebro que causa la debilitación, la desorientación y una eventual muerte intelectual. Afecta a las partes del cerebro que controlan el pensamiento, la memoria y el lenguaje.” [1] Con el tiempo los síntomas empeoran hasta olvidar realizar funciones diarias como bañarse, comer e incluso caminar.

 

Aunque cada día se sabe más sobre el Alzheimer, todavía se desconoce la causa exacta de la misma y hoy por hoy, no se dispone de un tratamiento eficaz. Y como dicen los autores Marcelino de Andrés y Juan Pablo Ledesma, “estosucede hasta en las mejores familias, porque el Alzheimer toca a las puertas de los ricos como a las chozas de los pobres. No tiene tarjeta de visita ni preferencias. ¿Quién no recuerda el caso Rita Hayworth o de Ronald Reagan?” [2]

 

Nueve claves para su buen manejo

 

Las enfermedades que afectan la salud mental suelen ser difíciles, además de tristes, y el Alzheimer no es la excepción. El Alzheimer no sólo afecta al paciente sino a todo el entorno familiar y demás allegados. Es necesario tener en cuenta las siguientes recomendaciones para comprender y aceptar la enfermedad y así lograr adaptarse a ella de la mejor forma posible:

 

1. Investigar detenidamente la enfermedad

En primer lugar es muy importante que la familia y las personas cercanas al paciente tengan un buen conocimiento de la enfermedad: cómo se manifiesta, cuál es su curso, las fases que se dan a lo largo de la misma, las dificultades con que se van a encontrar, entre otros. Asimismo la familia debe entrenarse e informarse a cerca de los cuidados que requiere el enfermo, aprender estrategias de resolución de problemas y toma de decisiones.

 

Existen muchos recursos especializados en el tema, entre sitios web, videos y libros, he aquí uno muy útil y completo: El día de 36 horas.

 

2. Es una enfermedad

Es muy importante tener presente en todo momento que los enfermos de Alzheimer presentan cambios de comportamiento que no son resultado de la voluntad sino de la enfermedad. Por consiguiente es aconsejable no culpar al enfermo de dichas conductas, ni llevarle la contraria; hay que entender que su ubicación temporal y espacial es diferente a la nuestra.

 

3. Un “toque” de buen humor

El enfermo de Alzheimer dependiendo del nivel en que se encuentre, irá teniendo acciones un poco extrañas que al principio pueden causar un gran dolor y desesperación en sus familiares. Sin embargo, hay que tratar de mirar estas situaciones desde la óptica del buen humor, lo que es totalmente diferente a la burla. El objetivo es no atormentarse porque el enfermo guardó los zapatos en la nevera o empacó toda su ropa en maletas o valijas, pues el tiempo le irá mostrando que debe “aprender” a reírse de estas anécdotas y tomar la enfermedad no como un martirio, sino como una enseñanza de vida.

 

4. Se debe crear un ambiente agradable

Un ambiente de afecto, donde la persona encuentre toda la comprensión, apoyo posible y un trato amoroso. Es aconsejable llamar a la persona por su nombre, procurar mantener la mirada cuando se le está hablando, sonreírle, hablarle como a un adulto e intentar hacerlo un poco más despacio de lo habitual.

 

5. Intentar cumplir diariamente unos horarios 

Horario para levantarse, comidas, aseo, paseos, etc. De esta forma se puede controlar la posible desorientación que habitualmente se da en estas personas. Tampoco es bueno cambiarlos continuamente de lugar, pues suelen desubicarse confundiendo los sitios con facilidad.

 

6. El afecto es fundamental

Aunque en la mayoría de casos no recuerden las caras de las personas y confundan unas con otras, el tacto, las caricias, las manifestaciones de afecto; sí las reconocen.

 

7. Tomar precauciones en la casa

Cuando la enfermedad esté más avanzada se tendrán que hacer algunas adecuaciones en el hogar para evitar accidentes. Por ejemplo dejar la puerta trancada, cerrar la llave del gas, guardar los artículos corto punzantes, etc. Todo esto debido a que su pérdida de memoria les impide ser conscientes de lo que están haciendo en un momento determinado y causar así un incidente. Además, el Alzheimer afecta la parte motriz, lo que hace peligroso la manipulación de algunos objetos.

 

8. Apoyo para la familia

Se debe buscar toda la ayuda posible, como acudir a un médico geriatra, estar en contacto con otras familias que tengan la misma problemática y compartir situaciones semejantes, consultar en las asociaciones de enfermos de Alzheimer, organizar reuniones de familia para conversar y acordar cómo puede ayudar cada uno, y en algunos casos será necesaria la terapia individual.

 

9. Atender al cuidador

Los más afligidos suelen ser los cuidadores –las personas que pasan el mayor tiempo con el paciente y se dedican a sus cuidados diarios– a quienes se les debe prestar igual o más atención que al mismo enfermo, en especial cuando esas personas hacen parte del grupo familiar.

 

Es importante que la familia trabaje en equipo y apoye lo que más pueda al cuidador familiar, puesto que la enfermedad puede llegar a ser muy extenuante y estresante para éste.

 

El paciente, ante la pérdida de autonomía, se apoya en sus hijos, cónyuges o seres muy cercanos como soportes esenciales. Es por ello, que el entorno familiar es fundamental, el trato cariñoso y la calidad de tiempo que se le dedique al enfermo. Es una situación difícil para la familia y por ello deben trabajar su paciencia, capacidad de servicio y fortaleza espiritual, para darle todo el amor que el paciente requiere.

 

---

 

Notas:

[1] Superintendencia de Servicios de Salud, Argentina 

[2] Mi esposa tiene alzheimer - Marcelino de Andrés y Juan Pablo Ledesma 

Pulevasalud.com

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (3 Votes)

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

fb
twitter
youtue
Instagram

logo pie

Síguenos    
fb pie tw pie youtube pie  
© 2017 Corporación CED. Colombia - all right reserved - desarrollado por Webpyme