Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

ReL - 11.01.2016

 

20161101saludFoto: Freeimages

 

Activistas piden facilitar el uso medicinal del cannabis, pero los motivos no parecen realmente médicos... Las supuestas ventajas no encajan con la ciencia moderna. 

 

El doctor Ermanno Pavesi, Secretario General de la Federación Internacional de Asociaciones Médicas Católicas (www.fiamc.org) se plantea los límites éticos, prácticos y legales del uso terapéutico del cannabis, a  raíz de ciertos rumores y declaraciones que se han difundido en la prensa recientemente. Este es su análisis.

 

***

¿Es  posible un uso terapéutico de la marihuana? por Dr. Ermanno Pavesi


En muchos países vemos iniciativas que demandan políticas más liberales sobre drogas, con su despenalización o su legalización, al menos para aquellas que contienen cannabinoides, los principios activos presentes en la planta ” cannabis sativa”. 

Estas iniciativas son apoyadas por los medios de comunicación que dan publicidad casi exclusivamente a las personas y los “expertos” que apoyan los efectos positivos del cannabis y denuncian los supuestos efectos negativos de las políticas prohibicionistas. Y esto a pesar de los numerosos estudios que demuestran la evidencia científica de los peligros de esta droga “blanda”.

El uso terapéutico


Un primer paso de la estrategia para la legalización del cannabis o marihuana está representado por las propuestas para liberalizar el uso con fines terapéuticos, ya que tendría un efecto positivo sobre los síntomas de ciertas enfermedades; por ejemplo, del dolor y los espasmos musculares de la esclerosis múltiple, la esclerosis lateral amiotrófica, el glaucoma y enfermedades neoplásicas. 

La Agencia estadounidense más importante de la medicina de la adicción, el ASAM, la Sociedad Americana de Medicina de Adicciones, en su Libro Blanco de 2012 no cree, sin embargo, que se deba legalizar el cannabis para uso terapéutico [1].

Se debe tener en cuenta que el cannabis contiene un número desconocido de componentes activos, probablemente más de un centenar, con diferentes efectos y sus partes opuestas. El efecto alucinógeno de ciertos componentes tales como el tetrahidrocannabinol, THC, por ejemplo, se puede neutralizar al menos en parte por otro componente, el cannabidiol, CDB. 

El porcentaje de los diversos componentes puede diferir también considerablemente dependiendo de la variedad de plantas, y, con el tiempo, por ejemplo, algunos fueron seleccionados con un mayor contenido de THC para potenciar el efecto alucinógeno. 

Este hecho complica la aplicación terapéutica. En todas las terapias es necesario dosificar exactamente la cantidad de un ingrediente activo. 

El ASAM cree que es esencial para estudiar el perfil de acción de los componentes del cannabis: aquellos con un posible efecto terapéutico y sin efectos secundarios relevantes deben someterse a pruebas regulares como todos los medicamentos, con el fin de comprobar si tienen en realidad ” utilidad clínica. Sólo después de pasar este procedimiento, estas preparaciones se podrían vender en las farmacias con receta médica [2].

Un procedimiento similar a lo que ocurrió con el efecto analgésico de opio: a partir de su estructura la industria farmacéutica ha desarrollado mórficos hasta cien veces más potentes y mucho más fáciles de manejar en la terapia. 

Como recordaron el Instituto NIDA (Nacional sobre el Abuso de Drogas) y el NIH (Instituto Nacional de Salud,) una agencia del Departamento de Salud de la Administración de Estados Unidos, la Administración de Alimentos y Medicamentos –la FDA, responsable del registro de los medicamentos- no ha reconocido o aprobado la planta de marihuana como medicina, pero ha registrado dos medicamentos que contienen cada uno un cannabinoide. 

En el Reino Unido y otros países europeos han registrado un medicamento con una combinación de THC y CBD. La NIDA también afirma que “no hay estudios clínicos realizados a gran escala para demostrar que los efectos de la planta de marihuana superen los riesgos en los pacientes con síntomas deben ser tratados” [3].

El Comité Permanente del Senado de Estados Unidos para el Control Internacional de Drogas declara: “Creemos que la mejor forma es concentrar recursos para el desarrollo de medicinas alternativas en un proceso regulado por la Administración de Alimentos y Medicamentos en vez de legalizar la marihuana” [4].

Un enfoque científico, con la producción de medicamentos derivados de los componentes individuales de cannabis, con un aumento de su efecto terapéutico y con una clara indicación en ciertas enfermedades, pero sin efectos psíquicos, encuentra un gran interés por parte de ciertos círculos, por lo que probablemente legalizar el uso terapéutico parece más un pretexto para que el cannabis sea de fácil acceso, posiblemente con indicaciones médicas muy genéricas.

El cannabis y la medicina popular tradicional


El cannabis se ha utilizado a veces por la medicina tradicional, por ejemplo en soluciones alcohólicas para el masaje externo. En las últimas décadas, sin embargo, la situación ha cambiado.

Por un lado, hoy en día tenemos muchas más opciones de tratamiento, la fitoterapia farmacéutica, que en el pasado; por el otro, el cannabis es la droga más consumida, cada vez más utilizada por los jóvenes y de edad cada vez menor. 

Por lo tanto, hay que tener cuidado con la imagen que ofrecemos. La capacidad de transmitir un mensaje engañoso como que el cannabis puede hacer bien, porque un masaje con una solución alcohólica de algunos de sus componentes puede aliviar las enfermedades reumáticas, pueden reducir los peligros percibidos del consumo de cannabis.

En conclusión, se puede dar una respuesta clara a la pregunta inicial de si es posible el uso terapéutico del cannabis: la planta, o partes de la misma, contiene al menos decenas de componentes activos que no responden a los criterios científicos y principios de seguridad de los medicamentos. 

Si los principios activos individuales de la cannabis tienen efectos terapéuticos y completan con éxito los ensayos como con cualquier otro medicamento, entonces no habría problemas para su introducción en la práctica clínica y para su uso correcto.

Dr. Ermanno Pavesi
Secretario General de la FIAMC

Notas: 


[1] Libro Blanco sobre las propuestas a nivel estatal para legalizar la marihuana, ASAM, aprobado por el Consejo de Administración 25 de julio de 2012. El ASAM ha elaborado este Libro Blanco para contrarrestar los argumentos a favor de la droga y para advertir a los políticos y la opinión pública de los peligros de la legalización.


[2] Véase Ibid., P. 3.

[3] “La FDA requiere estudios realizados cuidadosamente en un gran número de pacientes (cientos de miles) para evaluar con precisión los beneficios y riesgos de un medicamento potencial. Hasta el momento, no ha habido suficientes ensayos clínicos a gran escala que muestren que los beneficios de la planta de marihuana (en contraposición a los cannabinoides específicos) sean mayores que sus riesgos en los pacientes con los síntomas que se tiene la intención de tratar 
www.drugabuse.gov/publications/drugfacts/marijuana-medicine

[4] Estados Unidos. Senado. Caucus para el Control Internacional de Narcóticos. (2012). La reducción de la demanda estadounidense de drogas ilegales: Un Informe del Senado de los Estados Unidos, Caucus sobre Control Internacional de Narcóticos. Washington, DC: Congreso 112, segundo período de sesiones, pág 15, citado en el Libro Blanco ASAM, p. 14.

 

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.

Suscribirse aquí

síguenos

fb
twitter
youtue
Instagram

logo pie

Síguenos    
fb pie tw pie youtube pie  
© 2017 Corporación CED. Colombia - all right reserved - desarrollado por Webpyme