Documental muestra la verdad sobre las terapias de «afirmación de género»

documental sobre afirmación de género
Se está abocando a miles de adolescentes a odiar su cuerpo y llevar a cabo en él tratamientos y amputaciones irreversibles. Imagen: fotograma del documental 'No way back'.

El documental No way back: the reality of gender-affirming care (No hay marcha atrás: la realidad del tratamiento de afirmación de género) critica la ideología de género desde una posición que se autodefine «progresista», lo que no ha impedido que sufra las habituales censuras.

Confirmando que es posible unirse cuando se defiende «la realidad», el historiador Joshua Pauling ha entrevistado en Public Discourse a la productora de la película, Vera Lindner.

A la que comienza agradeciendo la obra realizada. «Es realmente una poderosa descripción de lo que le ocurre a la gente cuando la ideología transgénero se apodera de ella. Me han parecido especialmente conmovedoras las historias de las personas que están ‘detransicionando’. Lo que cuentan es decididamente razonable y anclado en la realidad. Enhorabuena a todos por producir un documental tan completo y conmovedor sobre un tema tan importante y controvertido. Siento gran respeto por que estén dispuestos a decir cosas duras pero ciertas en el documental», anticipa Pauling antes de formular su primera pregunta.

-¿Qué acogida ha tenido hasta ahora?

-Hemos recibido toneladas de gratitud, lágrimas y donaciones. Lo más humilde ha sido el eco que la película ha creado en los padres que sufren. He llorado muchas veces leyendo mensajes agradecidos y desgarradores de padres. La gente tiene hambre, culturalmente hablando, y está aceptando nuestra película como verdad y hechos, y como un proyecto «matizado, compasivo y que ha hecho una investigación profunda».

-Es genial oír esto, e interesante que haya habido una respuesta abrumadora por parte de los padres. Los padres suelen ser las víctimas olvidadas de esta ideología. ¿Cómo le ha ido al documental en cuanto a número de visionados y alcance?

-Desde el 18 de febrero, se ha visto 40.000 veces en Vimeo, después de que se censurara en su primera semana y luego se reinstaurara debido a la publicidad y la presión de ciudadanos preocupados. Muchas copias pirateadas han proliferado en Odysee, Rumble, etc., por lo que probablemente también se hayan visto 30.000 veces más. Desde que lo pusimos en Vimeo a demanda a mediados de abril, se compra unas 50 veces al día. Nuestro objetivo es llegar al mayor número de personas posible.

-Es triste decirlo, pero no me sorprende que se censurara a los pocos días. ¿Puede explicar mejor cómo ocurre algo así? ¿De qué manera ha sido bloqueado?

-Vimeo lo bloqueó al tercer día debido a que los activistas hicieron una campaña «relámpago» de presión sobre Vimeo. Después lo restablecieron, tras los artículos de prensa y la presión pública. Nuestra proyección privada en Austin se canceló debido a la presión ejercida sobre el local (300 llamadas telefónicas de activistas en dos días). Estas experiencias nos ayudan a perfeccionar nuestra estrategia de marketing.

-Supongo que eso demuestra el poder de la presión pública, tanto de un lado como del otro. Sabes que has tocado una fibra sensible cuando la respuesta ha sido tan positiva como para recibir innumerables cartas sinceras de la gente, y tan dura que los activistas quieren que se cancele. ¿Cuáles cree que son los próximos pasos para cambiar el rumbo de este tema como sociedad? ¿Qué viene después de concienciar a través de un documental como este?

-Nuestro objetivo era centrarnos en el daño médico y el arrepentimiento de los tratamientos experimentales. Todos los estudios apuntan a que el arrepentimiento alcanza su punto máximo entre ocho y once años después. Sin embargo, el mensaje de los activistas hacia los que se arrepienten es: «A ti no te ha funcionado, eres una anormalidad, pero otras personas están contentas con su medicalización».

»Esperamos que se inicien conversaciones sobre las ramificaciones a largo plazo de este protocolo médico. Tenemos que hablar no solo de cómo se ven afectados los individuos, sino la sociedad en su conjunto.

El tratamiento con hormonas sexuales cruzadas y los bloqueadores de la pubertad provocan graves complicaciones de salud que pueden llevar a una discapacidad de por vida, dolor crónico, osteoporosis, problemas cardíacos y empeoramiento de la salud mental. Las cirugías de reasignación de sexo cuestan cientos de miles de dólares. No se trata solo de los problemas personales de un individuo.

»La economía de nuestro seguro de enfermedad se verá afectada. La capacidad de estas personas para ser miembros activos de la sociedad se verá profundamente afectada. La investigación de Reuters de noviembre de 2022 afirmó que hay 18.000 niños estadounidenses que actualmente toman bloqueadores de la pubertad y 122.000 niños diagnosticados con disforia de género (y esto solo a través de los datos del seguro público, por lo que es probable que sea un recuento insuficiente). Todos ellos son futuros pacientes con enfermedades musculoesqueléticas, cardiovasculares y mentales para toda la vida. Una histerectomía a los veintiún años puede provocar demencia precoz, menopausia precoz y colapso de los órganos del suelo pélvico.

»Aún no veo debates sobre las implicaciones a largo plazo para la salud de los «tratamientos de afirmación de género», sobre todo en relación a cómo se verán afectados los seguros, la mano de obra, las relaciones interpersonales y la futura descendencia. Todo el mundo quiere afirmarse ahora y medicalizarse ahora. Pero la medicina experimental tiene implicaciones para toda la vida: enfermedades autoinmunes, cánceres, etc. La disfunción sexual y la anorgasmia tienen implicaciones reales en las citas, la vida romántica y la pareja. Algunas personas están hablando de esto en posts NSFW [no seguros o no apropiados para leer en el trabajo] en Reddit.

-Es interesante ver cómo el hecho de hablar en contra de la ideología trans y la atención médica para la reafirmación de género crea alianzas improbables en todo el espectro político y religioso. En su opinión, ¿cuáles son las posibilidades y los riesgos de estas alianzas?

-Nos alineamos con personas que están a favor de la realidad, que respetan valores comunitarios fundamentales como la verdad y la honestidad, y que ven al ser humano como un todo: cuerpo y alma. No existe un «alma de género» metafísica separada del cuerpo.

»Enseñar a los niños la disociación corporal («nací en el cuerpo equivocado») ha provocado una oleada de odio hacia uno mismo, dismorfia corporal, depresión, ansiedad y autolesiones. Somos nuestro cuerpo y formamos parte de la biosfera. Respetamos la naturaleza y el intrincado mecanismo bioquímico de autorregulación del propio cuerpo, el sistema endocrino. Creemos que los humanos no pueden ni deben intentar «jugar a ser Dios». Somos estudiantes de historia y sabemos que los intentos radicales de rediseñar la sociedad humana según la visión escandalosa de alguien (léase The Apartheid of sex, de Martine Rothblatt) han provocado enormes cataclismos humanos (comunismo, revolución cultural china).

* * *

En su entrevista, Joshua Pauling insiste en que, en esta lucha en defensa de la realidad, están unidas personas de pensamientos muy diversos e incluso opuestos en el resto de cuestiones.

«¡Yo también soy realista!», dice Joshua: «Es curioso que utilice usted el término pro-realidad. He escrito algo parecido sobre la posibilidad de alianzas realistas. Aunque esto da lugar a algunos compañeros de cama improbables, puede haber acuerdo sobre la importancia de la realidad objetiva basada en hechos y el carácter dado del cuerpo humano.

»Los realistas pueden estar de acuerdo en que el mundo es una realidad objetiva con un significado inherente, en la que los humanos se sitúan como seres encarnados y contingentes. Estos realistas, ya sean conservadores, moderados o progresistas, podrían tener más en común en cuanto a la comprensión de la realidad y la humanidad que algunos de su ‘propio bando’ a los que yo llamo constructivistas: los que ven el mundo como un conglomerado de significados relativos, experimentados subjetivamente por seres autónomos y autodeterminados, que construyen su propia verdad e identidad basándose en sentimientos internos.

»Pero tengo una pregunta relacionada con este punto, una respetuosa réplica, si se me permite. Su postura a favor de la realidad parece tener implicaciones que van más allá de la cuestión transgénero. ¿Se puede uno oponer de forma coherente a los extremos de la atención a la afirmación del género y, al mismo tiempo, defender el resto de la revolución LGBT? Si nuestros cuerpos masculinos y femeninos importan, y su diseño inherente y su ordenamiento mutuo significan algo, ¿no plantea eso algunas cuestiones sobre la revolución sexual en sentido más amplio?

»A medida que vemos los continuos efectos nocivos para el florecimiento humano que tienen el desechar miles de años de sabiduría y sentido común en relación con el sexo y la sexualidad, hay pensadores religiosos y no religiosos que plantean esta cuestión, aunque algunos van más lejos que otros. Pienso, por ejemplo, en Contra la revolución sexual de Louise Perry, Rethinking Sex de Christine Emba, Feminism Against Progress de Mary Harrington y Sex-Realist Feminism de Erika Bachiochi. A principios de este año, Public Discourse acogió una esclarecedora mesa redonda con muchos de estos pensadores. Cuando se considera el cuerpo humano real, su estructura holística como masculino o femenino está claramente ordenada y diseñada para unirse con su complemento».

Joshua plantea entonces su pregunta:

-¿Cómo se relaciona esta realidad con el resto de la revolución sexual? Si se defiende que las personas deberían poder expresarse sexualmente y satisfacer sus deseos sin límites externos más allá del deseo o la voluntad humanos, ¿cómo se justifica decir que el transgenerismo está fuera de los límites?

-Responderé a la pregunta, pero tengo que decir que se trata de mi opinión personal. Tengo cincuenta y cinco años y llevo más de treinta trabajando en el mundo del espectáculo, y veinticinco en Hollywood. La industria del entretenimiento atrae a personas LGBT, por lo que he contratado, asesorado, entablado amistad y promocionado a personas LGBT y no conformes con el género todos los días de mi carrera. Creo que estas personas nacieron siendo gays o lesbianas. A algunas también les afectaron sus circunstancias, pero en general creo que la homosexualidad es innata y ha existido durante milenios.

»También hubo un puñado de mujeres transgénero «clásicas». Tengo tres amigas íntimas que hicieron la transición cuando tenían casi cincuenta años.

»Pero la explosión que estamos viendo ahora es diferente. ¿Un aumento del 4.000% de chicas adolescentes que se identifican como trans? Esto no tiene precedentes. En su mayoría, se trata de adolescentes autistas, traumatizadas y con enfermedades mentales que buscan pertenecer, que desean escapar de sus cerebros y cuerpos traumatizados, que han sufrido un acoso implacable («bollera», «maricón», «friki») y que ahora buscan una «marca de distinción» que eleve su estatus social. En lugar de ofrecerles terapia, comprensión profunda y compasión por sus traumas reales, se las orienta hacia la testosterona, las mastectomías y las histerectomías. Esto no es asistencia sanitaria. Se avecina un maremoto de arrepentimiento, porque para empezar estos adolescentes nunca fueron transexuales. Muchos de ellos son lesbianas o gays que han interiorizado tanta homofobia y acoso que prefieren escapar de todo ello y convertirse en alguien diferente antes que enfrentarse a ello.

»Esto es lo que queremos abordar. Los niños exploran identidades. Es un proceso natural para descubrir quiénes son. Medicalizar esta exploración asienta definitivamente la exploración que hacían cuando eran adolescentes. La vida es larga, y uno pasa por muchas fases y muchas «identidades». Estar «asentado» para toda la vida en la decisión que tomaste de amputarte los órganos sexuales sanos cuando eras un adolescente de dieciséis años angustiado no tiene sentido.

-Se está formando una ola de arrepentimiento entre quienes se han visto empujados a la transición de género. Todos tendremos que hacer un esfuerzo especial para amarlos y cuidarlos. ¿Hay algún otro comentario que quiera compartir con nuestros lectores?

-Hágase preguntas humanistas de sentido común:

·¿Pueden los adultos tomar decisiones en nombre de los niños que cambiarán para siempre el rumbo de sus vidas?
·¿Merece la pena arruinar la salud en nombre de un sistema de creencias?
·¿Lo que se lee en la investigación médica académica se basa en pruebas o en pseudociencia?
·Si los seres humanos han pasado por la pubertad durante milenios, ¿quiénes somos nosotros para meternos con eso ahora?
·¿Es la pubertad una enfermedad?

Publicado en ReL. Traducido por Helena Faccia Serrano.

Lafamilia.info –
febrero 20, 2024
Que The New York Times publique un extenso reportaje de una de sus columnistas de referencia visibilizando un problema que los medios sistémicos han silenciado durante años es toda una...
Lafamilia.info –
febrero 15, 2024
El debate sobre las ventajas y riesgos de la tecnología, y en particular de la Inteligencia Artificial (IA), parece especialmente enconado en el ámbito de la educación. Sin embargo, pocas...

Te puede interesar: