Primera Comunión: consejos del Papa San Juan Pablo II a los niños

ncregister.com – 09.03.2023


Imagen de Freepik

No hay duda de que un encuentro inolvidable con Jesús es la Primera Comunión, un día para ser recordado como uno de los más hermosos de la vida.

Los niños reciben este sacramento solemnemente por primera vez, en la Primera Comunión, y se les anima a recibirlo después con la mayor frecuencia posible para «permanecer en una estrecha amistad con Jesús”, escribió el Papa a los niños en una carta fechada el 13 de diciembre de 1994.

Continuó: “Cada niño y cada niña perteneciente a una familia católica sabe todo acerca de esta costumbre: la Primera Comunión es una gran celebración familiar… El día de la Primera Comunión es también un gran día de celebración en la parroquia. Recuerdo como si fuera ayer cuando, junto con otros niños y niñas de mi edad, recibí por primera vez la Eucaristía en la iglesia parroquial de mi pueblo. Este evento se suele conmemorar en una foto de familia, para que no quede en el olvido. Fotos como estas generalmente permanecen con una persona a lo largo de su vida. A medida que pasa el tiempo, la gente saca estas fotografías y vuelve a experimentar las emociones de esos momentos; vuelven a la pureza y al gozo vividos en aquel encuentro con Jesús, Aquel que por amor se hizo Redentor del hombre.

(Te podría interesar también: 3 ideas para celebrar la Primera Comunión de tus hijos)

En una visita a su tierra natal, Polonia, en 1997, se dirigió a los niños de Zakopane que habían recibido la primera Comunión.

«¡Jesús te ama! Hace poco ustedes experimentaron esto de una manera especial, cuando Jesús vino por primera vez a sus corazones. Lo recibisteis bajo la apariencia de pan en la Primera Comunión. ¿Qué significa que él vino a vuestros corazones?… Él está en ti; su amor os llena y hace que seáis cada vez más como él, cada vez más santos.

“Esta es una gran gracia, pero también una gran tarea. Para que el Señor Jesús pueda vivir en nosotros debemos asegurarnos de que nuestro corazón esté siempre abierto a él. Y entonces esto es lo que debéis hacer: Amar siempre a Jesús; ten un corazón bueno y puro; y con la mayor frecuencia posible, invítalo a entrar, para que a través de la Sagrada Comunión pueda vivir en ti. Y nunca hagas nada malo. A veces esto puede ser difícil. Pero recuerda que Jesús te ama y quiere que lo ames con todas tus fuerzas”.

 

*Publicado en ncregister.com

Lafamilia.info –
junio 20, 2023
Por J.C.M/ReL - 03.07.2023 Imagen de freepik La adolescencia es una etapa de cambios físicos y emocionales. Los hijos quieren liberarse de la protección de sus padres y desean ser autónomos, libres e...
Lafamilia.info –
julio 28, 2022
Por Pedro Luis Llera Vázquez/es.catholic.net - 28.07.2022 foto: prostooleh La vocación de todo cristiano – sacerdote, religioso o laico – es la santidad: algo imposible para nosotros si contamos únicamente...

Te puede interesar: