Un adolescente que pasa cinco horas diarias usando el móvil podría estar enganchado a la pornografía

Miguel Ángel Martínez-González
Doctor Miguel Ángel Martínez-González, autor del libro "Salmones, hormonas y pantallas"

Un padre que ve que su hijo está usando móvil cinco o seis horas al día “puede estar seguro de que está enganchado a la pornografía”, según explicó a Servimedia el doctor Miguel Ángel Martínez-González, médico especialista en Salud Pública.

Las posibilidades aumentan especialmente si los adolescentes se llevan el móvil a la habitación por la noche y lo tienen en la cama para usarlo como despertador. «Esa es la excusa que utilizan muchos chicos para el consumo de pornografía sin que se den cuenta sus padres”, añadió el catedrático de Salud Pública de la Universidad de Navarra.

Acaba de presentar su libro ‘Salmones, hormonas y pantallas’, escrito para los jóvenes, pero que también recomienda leer a los padres. El especialista denuncia que el masivo acceso a la pornografía que propician las pantallas “está inundando los cerebros de niños, jóvenes y adolescentes con contenidos explícitos de violencia sexual” y “casi el 90% de las escenas contienen violencia directa o simbólica contra la mujer”.

También la pornografía ha llegado a las chicas, aunque en menor medida, pero son las adolescentes y jóvenes las que parecen tener más dependencia de redes sociales como ‘TikTok’.

Teléfonos ‘tontos’ y ‘listos’

Este experto sostiene que gran parte de la proliferación de las violaciones en ‘manada’ y el sexo grupal tiene su origen en la pornografía online y, si se retrocede un poco más en el tiempo, en el uso de móviles en la infancia. La edad media de introducción de teléfonos inteligentes entre los niños españoles está en 12 años, según el último Barómetro realizado por The Family Watch.

Por ello, «los padres ‘tontos’ les dan teléfonos inteligentes a sus hijos, mientras que los padres inteligentes les dan, en cambio, ‘teléfono tontos», reflexiona Martínez-González en su obra.

El libro, que contiene más de 450 referencias científicas, recoge también el estudio de 2021 de Sanz-Barbero y Vives-Cases, que muestra que más del 10% de las mujeres españolas había sufrido violencia sexual en el último año.

Además, el doctor Martínez-González destaca en la obra que más del 60% de los estudiantes universitarios estadounidenses cumplen criterios para diagnosticarles uno o más problemas de salud mental, algo que tiene mucho que ver con el «uso descontrolado de las pantallas».

“El lema es: ‘captúralos a los 13 años y ya los tienes para toda la vida’. Es el mismo que también utilizaron las empresas del tabaco, después se ha utilizado con los porros y el cannabis, y se usó para promocionar marcas como McDonald’s y Coca Cola”, destacó al hablar de cómo capta la pornografía online a los más jóvenes.

(Te puede interesar también: Con 11 y 12 años ven ya pornografía en su propio smartphone: «El porno no se busca, se encuentra»)

“Se trata de intereses comerciales que apelan a la liberación sexual, pero en el fondo cuando se les quita la máscara, se trata de una forma de ganar dinero, una explotación de las bajezas del ser humano”, incidió.

A todo ello se une que los adolescentes tienen grandes cambios de carácter debido al impacto de las hormonas sexuales. “Eso les hace muy vulnerables a una manipulación: podemos decir que, para la pornografía online, los jóvenes son carne de cañón”, destacó.

En busca de soluciones

Frente a ello, el especialista llama a los adolescentes y a los jóvenes a ser “héroes de la salud pública”, un movimiento altruista y solidario que persigue la salud y la felicidad para la población. Les insta a ser “salmones” que van contracorriente de los usos sociales. Además, propone a los más jóvenes, y también a toda la familia, a utilizar la salud pública como «escudo» protector.

El médico aboga por hablar cara a cara con los hijos lo antes posible, aunque cueste hacerlo, y se fomente la “empatía” entre las dos partes, lo que significa que tanto padres como hijos se ayuden mutuamente. El objetivo es lograr un ‘aparcamiento’ de los móviles al entrar en casa y especialmente por la noche «dejar bajo llave» los dispositivos de los más jóvenes.

El doctor Miguel Ángel Martínez-González lo hace, a su manera, con sus alumnos de 2º de Medicina de la Universidad de Navarra. “Lo trató de hacer todos los días y es algo que escribo en la pizarra con las palabras, ‘loving care’, o sea un cuidado tierno y afectuoso de cada uno de ellos. Entonces, no pierdo ocasión de hablar con cada uno personalmente para procurar que tengan confianza conmigo”.

(Te puede interesar también: Cómo proteger a tus hijos de la pornografía)

Parece que el especialista en Medicina Preventiva lo ha conseguido: “Creo que es la única clase de la Facultad de Medicina Universidad de Navarra donde los alumnos no traen portátil ni usan el móvil nunca».

Por último, sobre los nuevos peligros que acechan a los jóvenes, el doctor Martínez-González reflexiona brevemente y dice: “Es difícil profetizar el futuro pero yo creo que todo lo relacionado con el metaverso es todavía peor, aunque tengo esperanza en que podamos pararlo”.

*Publicado en Servimedia.es 

Lafamilia.info –
febrero 22, 2024
Si bien muchos padres se centran en fomentar habilidades técnicas y hobbies que podrían impulsar el futuro profesional de sus hijos, los expertos concuerdan en que la inteligencia emocional es...
Lafamilia.info –
febrero 15, 2024
En el viaje de la crianza, dejamos una huella indeleble en las mentes y corazones de nuestros hijos. Algunas de estas impresiones son gratas y amorosas, mientras que otras pueden...

Te puede interesar: