Terrores nocturnos en niños: ¿Qué son y cómo prevenirlos?

Imagen de freepik

En ocasiones, los niños no pueden dormir o se despiertan muy sobresaltados por la noche por algún sueño que han tenido. Esto es lo que se denominan «terrores nocturnos» y pueden afectar a los más pequeños en una larga etapa de su vida.

Rafael Guerrero, autor de varios libros, Licenciado en Psicología Clínica y de la Salud por la Universidad Complutense de Madrid y Doctor en Educación, explica en detalle los terrores que amenazan a los niños por la noche.

¿Qué son los terrores nocturnos?

Los terrores nocturnos son episodios muy desagradables que irrumpen en el sueño de los niños causándoles miedo extremo y real. Estas situaciones suelen aparecer hacia los 4 años y pueden durar hasta los 12. Se dan en un 40% de los menores. Aunque puedan parecer situaciones alarmantes, en realidad no revisten de mayor preocupación ni gravedad, aunque nos suelen inquietar por la situación tan desagradable que vive el pequeño.

¿Por qué se producen los terrores nocturnos?

A medida que el niño va desarrollando su mente y su mundo se va volviendo más complejo. Estos cambios pueden evidenciarse en la alteración del sueño. Una forma de exteriorizar sus miedos transitorios son los terrores nocturnos que son similares a una pesadilla, pero mucho más intensos y con situaciones de miedo real.

¿Cómo saber si mi hijo sufre terrores nocturnos?

Los terrores nocturnos pueden estar acompañados de algunos síntomas que harán saltar las alarmas como, por ejemplo:

  • Miedo intenso
  • Un grito atemorizante
  • Sonambulismo
  • Sentarse en la cama
  • Mirar fijo, con los ojos muy abiertos
  • Sudar, respirar, tener el pulso acelerado, la cara ruborizada y las pupilas dilatadas
  • Patear o pegar
  • Dificultad para despertar y, si se logra, el niño/a suele estar confuso/a
  • No recordar el suceso a la mañana siguiente o tener pocos recuerdos del sueño
  • A veces los niños salen de la cama, y corren por la casa o tienen una conducta agresiva si se le impide el paso o se les trata contener

¿Podemos evitar que nuestro hijo sufra terrores nocturnos?

La mayoría de los expertos alertan de que el cansancio puede contribuir a causar los terrores nocturnos. Si nuestro hijo tiene falta de sueño, probemos a llevarle a dormir más temprano y establecer un horario más regular para ir a la cama. En lo posible, evitar los ruidos a la hora de dormir u otros estímulos que podrían alterar el sueño del niño.

Además de esto, el psicólogo Rafa Guerrero nos instaba a validar las emociones de nuestros hijos, a escucharlas y respetarlas siempre:

“Si un chiquitín sufre un acontecimiento traumático (puede que le haya ladrado un perro o que se haya asustado mucho por algo) y le decimos frases como “no es para tanto”, y no le consolamos, es muy factible que este susto afecte a su descanso y sufra episodios de pesadillas o terrores nocturnos. Cosa que posiblemente no pasaría si hubiéramos validado su emoción y le hubiéramos consolado”.

Te puede interesar también: VIDEO: «Siete pasos para ayudar a tu hijo a entender sus emociones». Rafael Guerrero

*Por Rafa Guerrero. Artículo publicado en cisflex

Lafamilia.info –
mayo 27, 2024
Les preguntamos a nuestros seguidores y lectores cuál era la etapa más difícil en la crianza de los hijos, a la que respondieron en su mayoría, que era la adolescencia;...
Lafamilia.info –
mayo 27, 2024
Muchos padres se plantean cómo criar «un hijo feliz». Es cierto que es importante que el hijo crezca con amor, cariño, compañía, familia, seguridad, lo que se suele llamar «una...

Te puede interesar: