Los problemas de las familias ensambladas

Foto de HAMZA YAICH en pexels.com

Las familias ensambladas surgen a partir de una segunda unión, con hijos de ambas partes o de una sola, para crear un nuevo núcleo familiar. Esta configuración trae consigo nuevos valores, reglas y desafíos.

Los primeros años en una familia ensamblada pueden ser difíciles, ya que empatizar con hijos ajenos puede resultar complejo. La clave para armonizar está en la comunicación, el establecimiento de normas claras y el respeto mutuo. En algunos casos, puede ser necesario acudir a un psicólogo online para aprender a gestionar la situación.

El rol del padrastro o madrastra

El rol del padrastro o madrastra es complejo. Es importante que entiendan que no pueden sustituir al padre o madre biológicos de los menores, solo en aquellas situaciones donde el padrastro o madrastra han estado presentes desde que los niños están muy pequeños porque el padre biológico ha desaparecido o fallecido, siendo así pueden asumir funciones parentales, aunque con un enfoque diferente.

Asimismo, la relación entre padrastros/madrastras y sus hijastros no se forma de la noche a la mañana. Los adultos deben hacer que esta adaptación sea agradable y que se tome el tiempo necesario con el fin de conocerse mejor antes de contraer matrimonio. Vale aclarar que estos primeros pasos son fundamentales para facilitar la convivencia futura.

Consejos para las familias ensambladas

Respetar el tiempo de los niños: No presionar a los niños para que acepten rápidamente a la nueva pareja, este proceso toma tiempo.

Relaciones entre nuevos hermanos: No forzar la amistad entre los nuevos hermanos; esta relación suele desarrollarse más rápidamente, por lo que es mejor dejarlos adaptarse a su propio ritmo.

Tiempo de calidad: Dedicar tiempo de calidad a cada miembro de la nueva familia, especialmente a los propios hijos.

Igualdad entre hermanos: Todos los hijos deben tener los mismos derechos y deberes, sin hacer distinciones entre los hijos propios, los de la pareja y los de ambos.

Acordar el manejo de la autoridad: Es importante dialogar con la pareja sobre el nivel de autoridad con los hijos del otro y llegar a acuerdos específicos.

No imponer títulos: No pedir a los niños que llamen mamá o papá a la nueva pareja si ellos no lo desean.

Establecer reglas claras: Para evitar problemas de convivencia en el hogar, es importante poner unas reglas de claras y consensuadas.

Respetar a la expareja: No hablar mal de la expareja frente a los niños y tampoco permitir que la nueva pareja hable mal de su expareja frente a ellos.

Mantener el contacto con la familia de origen: Esto es algo vital para el bienestar de los hijos. Siempre que sea posible, se debe permitir que los niños mantengan el contacto con el padre o madre con quien no viven.

Relaciones cordiales: Por el bien de todos, es necesario mantener, en la medida de lo posible, una relación cordial con la expareja y pedir lo mismo a la nueva pareja.

Propiciar un ambiente tranquilo y armónico: Establecer un entorno de tranquilidad para que los niños se sientan cómodos en su nuevo hogar.

Escuchar las preocupaciones: Tener en cuenta las preocupaciones de todos los miembros de la familia y trabajarlas para mejorar la convivencia.

Implementando estos consejos, las familias ensambladas pueden superar los desafíos iniciales y construir un hogar armonioso y cohesionado.

Por LaFamilia.info

Lafamilia.info –
julio 8, 2024
¿Cómo alejar las sombras del divorcio de tu relación? El matrimonio es como el vino, si no se cuida, con los años se vuelve vinagre.
Lafamilia.info –
julio 7, 2024
En este período de vacaciones, es importante tener en cuenta algunas apreciaciones alrededor de la tecnología, pues en este tiempo es usual que los niños abusen de las pantallas, y...

Te puede interesar: