7 formas en que la oración protege tu matrimonio

Imagen de Freepik.com

Mark Merrill, reconocido asesor en matrimonios, crianza y director de la organización Family First, destaca la importancia de la oración en el matrimonio. Para él ponerse el cinturón de seguridad en el auto, es lo que ocurre con la oración para el matrimonio, pues proporciona protección y estabilidad de la relación.

Después de más de 35 años de matrimonio, Merrill afirma que la oración ha sido fundamental para la paz y la fortaleza en su relación con su esposa, Susan. Reconociendo que cada matrimonio es único, subraya la necesidad universal de la oración y ofrece siete aspectos clave sobre cómo integrarla en la vida conyugal:

1. Es una protección contra la lujuria

Tras años de experiencia, Merrill se refiere a la lujuria como el hecho de «pensar sexualmente en los demás de una forma inapropiada». En este sentido, menciona que una mirada distraída puede ser la puerta a comportamientos indebidos y que, frente a ello, «debemos mantener nuestros ojos y corazones puros si queremos un matrimonio próspero». Observa que rezar por mantener esta pureza es importante cuando se hace por los hijos, «pero es imprescindible» para el matrimonio: «Reza para estar unido a tu cónyuge, amarle y desearle solo a él o a ella y mantenerte comprometido en serviros mutuamente».

2. Una protección frente a malas influencias

Merrill rescata la historia de Job y los malos consejos de sus conocidos tras perder su hogar, su familia y su salud que bien podrían haberle hecho perder también a Dios. «Vigila quién está influyendo en ti y en tu cónyuge. Si notas un cambio negativo en la relación, piensa quien puede estar causando este cambio. Una de las mejores protecciones contra las malas influencias es desarrollar amistades sólidas y estrechas con otras parejas. Rezad para que Dios os las proporcione».

3. Defensa contra la codicia

En este ámbito, cita a la escritora Jodie Berndt y su libro Rezando las Escrituras por tu matrimonio, para mostrar la concepción de que la mejor manera de hacer que la vida sea algo más que ganar dinero es verlo «como una herramienta, una prueba y un testimonio».

Como herramienta, dice Berndt, «el dinero puede utilizarse para ayudar a otros, pondrá a prueba tus prioridades y podrás utilizarlo para dar testimonio de lo que más te importa». «Habla con tu cónyuge sobre cómo se puede usar el dinero para ayudar a otros y no solo a tí mismo. Comprométete a usar el dinero para algo más que entretenerte. Esto te protegerá contra la avaricia, el acaparamiento o el uso del dinero con motivos egoístas. Reza por estar alineados en vuestra visión sobre el dinero».

4. Las comparaciones son odiosas, y la oración protege de ellas

El asesor también observa que «siempre habrá alguien más inteligente, rico, divertido o inteligente» que uno y en el matrimonio sucede igual. Unos parece que pueden tenerlo todo, estar más unidas o ser más fuertes, pero invita a «resistir la tentación de comparar tu matrimonio con los demás». Cuando lo haces, dice, «generalmente se ve seguido de la decepción y el resentimiento. Todos tenemos nuestra propia historia y la vuestra es especial porque nadie más la conoce excepto tú y tu cónyuge. No intentes moldear tu matrimonio según el de otra persona, confía en que Dios obra en tu relación y reza para que Dios os muestre las grandes cosas de vuestro vínculo para evitar comparaciones».

5. También protege contra la ira

Aunque la ira «no tiene por qué ser mala por sí misma»; el fundador de Family First previene de que «menosprecia y daña» a uno de los cónyuges y de que los «roces» resultantes pueden dañar la relación. Por eso, recuerda la necesidad de rezar pidiendo protección ante el «impulso de arremeter contra quienes más amamos, incluso en los momentos de ira». Convencido de que incluso «es fácil hacerlo sin darnos cuenta cuando nos desahogamos», anticipa de que «cuando menospreciamos a nuestros cónyuges con ira, podemos herirlos profundamente». Por eso, aconseja evitar «causar dolor innecesario controlando la ira». También cita de nuevo a Berndt sobre la importancia de «no quejarse nunca del propio cónyuge ante los demás» y agrega un consejo: «Pídele a Dios que te revele cualquier problema oculto o anhelo insatisfecho y lugares donde puedas necesitar su poder para sanar».

6. Protección contra el orgullo y la arrogancia

«El orgullo y la arrogancia conducen al egoísmo y en el matrimonio crean la dinámica del `yo contra ti´. Reza por tener la humildad de ver cada episodio de su matrimonio a través de los ojos de su cónyuge. Cuando nos volvemos orgullosos y arrogantes, eliminamos todos los puntos de vista opuestos. Cuando puedes ver la perspectiva de tu cónyuge, y no sólo la tuya, creces en tu capacidad para adaptarte el uno al otro».

7. Protección contra la pereza

En último lugar, invita a los lectores a ser «activos» a la hora de «evitar que los matrimonios se vuelvan perezosos». Por eso, agrega, «no esperes a que tu cónyuge haga planes. Sugiérele un lugar al que ir para una cita, planifica una escapada, piensa en actividades para hacer juntos… Si tienes problemas para conseguir ideas o por falta de inspiración, reza. Reza para que Dios te revele actividades que eleven a tu cónyuge».

Fuente: ReL

Lafamilia.info –
junio 16, 2024
Las relaciones matrimoniales, aunque estén llenas de amor y compromiso, no están exentas de desafíos y conflictos. Las diferencias y tensiones pueden surgir en cualquier momento, poniendo a prueba la...
Lafamilia.info –
junio 4, 2024
«Ya lo cambiaré», «eso no es tan importante», «cada uno tiene su forma de pensar»… Ya sea en el romántico mundo de Netflix, en los tópicos de la autoayuda o...

Te puede interesar: