Mauricio Artieda - Catholic-link.com
26.04.2013

 

 

dove-beauty-sketches

 

Hace pocos días la marca Dove lanzó este video, se basa en un experimento al que llamó “Dove Real Beauty Scketches” (Bosquejos de auténtica belleza) y en menos de diez días ha sido visto por más de 20 millones de personas.

 

A grandes rasgos el video nos presenta una idea ingeniosa para ayudar a un grupo de mujeres a descubrir que son más bellas de lo que piensan. Esto que no parece algo del otro mundo, tiene un detalle que lo hace especial. La producción toma la belleza física de las participantes como una excusa para ir más adentro, hacia la belleza interior y la percepción que ellas tienen de sí mismas, la cual contrasta con la visión de los demás.

 

 

 

Una visión adecuada de nosotros mismos

 

¿Qué percepción sobre nosotros mismos deberíamos tener? La respuesta es sencilla: la correcta. Una percepción negativa nos afecta tanto como una percepción superficialmente positiva. Es cierto que el video nos muestra el caso de mujeres muy críticas consigo mismas pero debemos tomar en cuenta que también existen personas cerradas a la posibilidad de ver las cosas malas en la propia vida.

 

Una famosa herramienta en la psicología cognitiva, la Ventana de Johari, nos dice que el conocimiento personal es como una ventana con cuatro espacios: en el primero se encuentran las partes de mí mismo que yo y los demás vemos (color de pelo, anécdotas compartidas, etc.), en la segunda aquellas que sólo yo puedo percibir (pensamientos o sentimientos privados), en la tercera aparecen las partes de mí que los demás conocen pero yo no (algún rasgo de mi personalidad por ejemplo) y en el último espacio está aquella parte de mi vida que yo ni yo ni los demás conocemos; en cristiano podríamos decir: que sólo Dios conoce. Estas cuatro zonas están en constante interacción y poseen distintas medidas dependiendo del grado de conocimiento y de apertura que tenga la persona.

 

La “Ventana de Johari” nos ayuda a descubrir una cosa fundamental. Una visión adecuada de nosotros mismos necesita de la cooperación de los demás. Por eso la virtud de la humildad se vuelve tan importante en el itinerario de conocimiento personal. Esta nos ayuda a comprender dos cosas: primero que el modo como yo me juzgo puede no ser del todo preciso, que puedo estar viciado por una interpretación demasiado negativa de mis “lunares y cicatrices” como de una visión demasiado triunfalista de mi “nariz respingada y ojos verdes”. Y en segundo lugar que lo que ven los demás puede ser un terreno fecundo para ganar una visión más objetiva de mí mismo.

 

Sin embargo, es cierto que el juicio de los demás no necesariamente es el más justo. Muchas personas podrían juzgarnos movidos por prejuicios o modos equivocados de aproximarse a nuestra realidad. Ante esto, a pesar de que nosotros debemos hacer el esfuerzo por descubrir lo que haya de verdad en este tipo de críticas, la mirada más confiable es siempre la del amor. Escuchar a las personas que nos aman y quieren lo mejor para nosotros es fundamental. ¿Ellos no se equivocan? ¡Claro que sí! Pero si nos preguntamos por la razón de su amor descubriremos que ese amor no depende de capacidades, errores, aciertos, pecados o virtudes que podamos tener. El amor auténtico conoce algo que va más allá de todo eso y llega al corazón de mi identidad. Nuestra madre, por ejemplo, nos ama por lo que nosotros somos y su amor no tiene condiciones. En este sentido el juicio que brota del amor tiene algo de misterioso y de profundamente auténtico porque se basa en una mirada que llega hasta el fondo de mi identidad. Y aunque persista en ellos la posibilidad del error -porque somos humanos -, deben siempre ser tomados en cuenta.

 Por LaFamilia.info 

18.06.2010

 

 

Ácido hialurónico, colágeno, enzimas… Términos como estos, son los que se rotulan en las etiquetas de los productos cosméticos, pero ¿sabe realmente qué son? Esta guía contiene los principales ingredientes de la cosmética que toda mujer debe conocer a la hora de comprar sus productos de belleza.

 

En el mercado se pueden encontrar diferentes tratamientos cosméticos que ayudan a contrarrestar los daños causados por el tiempo, el sol, viento, entre otros factores, pero antes de adquirirlos consulte a su médico dermatólogo, no todas las pieles asimilan los componentes de forma positiva.

 

Acido hialurónico
Es uno de los componentes que forman la pared celular. Es un ácido hidrófilo (atrae el agua), y su función principal es mantener la hidratación de las células. Podríamos decir que es como un imán para el agua e impide que ésta se pierda, por lo que se utiliza para diferentes rellenos faciales, tanto para aumentar el volumen en la zona de los labios como en arrugas superficiales, ya que su capacidad hidratante permite a las células captar más agua, haciendo que el volumen de éstas se expanda. Aunque forma parte de la piel, con los años se va perdiendo. También es usado fuera del ámbito estético en pacientes con artrosis y problemas en las articulaciones.

Ácido glicólico
Pertenece a un grupo de ácidos no tóxicos y es extraído de las frutas. Es muy utilizado por dermatólogos, cirujanos plásticos y cosmetólogos como alternativa a la cirugía, para desvanecer en cualquier sección de piel arrugas, estrías, cicatrices y disminuir el acné. Actúa como un exfoliante progresivo y suave, se le conoce también como “soft peeling”.

Colágeno
El colágeno es, junto con la elastina, una de las fibras de sostén de la piel, que se encarga de mantener y preservar la flexibilidad, tonicidad y elasticidad. Las pieles jóvenes son ricas en colágeno, que va perdiendo sus propiedades con la edad, lo que hace que la piel se vea flácida, y pierda tono y volumen. En cosmética se utiliza para prevenir y corregir los signos de envejecimiento cutáneo, por eso están tan de moda los productos con colágeno, que “rellenan” la piel.

Enzimas
Sustancias orgánicas presentes en las células y responsables de todo tipo de reacciones bioquímicas, desde el bronceado a la digestión. Están presentes en multitud de productos de belleza, ya que pueden tener interesantes aplicaciones cosméticas. Tienen la capacidad de transformar algunos principios activos de los productos que utilizamos, multiplicando su eficacia.

Exfoliación
Consiste en eliminar las células muertas de la capa superficial de la piel. Existen muchos tipos de exfoliación: natural (la que lleva a cabo la piel por sí misma), mecánica (las tradicionales mascarillas con partículas de arrastre), o enzimática (a través de reacciones bioquímicas), entre otras.

EPS
El FPS (factor de protección solar) es el número que indica el tiempo que una persona puede estar expuesta al sol sin riesgo de quemaduras. Por ejemplo, si la piel de una persona se expone al sol durante 10 minutos sin sufrir quemaduras, usar un bloqueador con FPS de 40 la protegerá 40 veces más, así, la epidermis soportará los efectos de los rayos solares durante 400 minutos. Es importante conocer el tipo de piel y hacer la prueba de exposición solar para elegir el FPS adecuado. Dependiendo del tipo de piel, puede variar entre 5 y 30 minutos. Este tiempo, multiplicado por el FPS da el tiempo teorico y aproximado que puede permanecer en el sol usando un producto de protección solar sin hacerle daño a la piel.

Liposomas
Podríamos decir que son cápsulas microscópicas huecas, con una estructura similar a la de la membrana celular, lo que les permite fusionarse con las células. Resultan muy interesantes en cosmética porque pueden acumular en su interior principios activos, que liberan en el interior una vez traspasada la membrana de la célula.

Melanina
La melanina es un pigmento oscuro, responsable de la coloración de la piel y el pelo, y, obviamente, del bronceado. La melanina dérmica la producen los melanocitos, células que se encuentran en la epidermis y sintetizan este pigmento, activadas por la acción de los rayos solares o por determinados principios activos cosméticos.

Orgánico
La característica principal de la cosmética orgánica, que no hay que confundir con la cosmética natural, es que al menos el 95% de sus ingredientes provienen de la agricultura ecológica. Para tener la garantía de que un producto es orgánico, tiene que contar con un sello que lo avale, uno de los más comunes es el certificado Ecocert.

Parabenos o parabenes
Los parabenos son un grupo de compuestos químicos que se usan como conservantes en muchos productos cosméticos, (debido a su efectividad y bajo precio). Pueden ser encontrados en champús, cremas hidratantes, geles para el afeitado, autobronceadores y cremas dentales. Actualmente se trata de sustancias muy polémicas, pues determinados estudios científicos apuntan a que pueden tener algo que ver en ciertos tipos de cáncer. Por eso, aunque no está demostrado que sean nocivos (de estarlo, aparecerían en la lista de ingredientes prohibidos para su uso cosmético), cada vez más marcas optan por no incluirlos en sus formulaciones.

Q10
Muy extendida dentro del mundo de los productos cosméticos, es una coenzima de gran valor para la belleza, ya que, por una parte, es un potente antioxidante, y, por otra, aumenta la capacidad de autodefensa de las propias células, preservando su juventud y sus funciones.

Retinol
La vitamina A, en su forma activa como alcohol se conoce como Retinol. Mejora la elasticidad de la piel, aportando una apariencia más suave, firme y uniforme al estimular la renovación de las células de la epidermis y la producción de colágeno, lo que lo convierte en una molécula de gran potencia y sumamente efectiva para el tratamiento de muchas afecciones de la piel. Un dato: es fotosensibilizante, por lo que si se utiliza durante el día es imprescindible aplicar un filtro solar alto.

UVA y UVB
Rayos solares que suponen graves riesgos para la piel. Los UVA son los rayos ultravioleta de largo alcance, causantes del fotoenvejecimiento prematuro. Los UVB tienen menor longitud de onda, pero suponen un riesgo mucho mayor, ya que son los responsables de todo tipo de lesiones cutáneas, desde las quemaduras a los distintos tipos de cáncer de piel.

 

Fuentes: vogue.es, farmaceuticonline.com, wikipedia.com, saludymedicinas.com.mx

Por Laurie Bustamante - Blogs LaFamilia.info - 20.12.2018

Esto ha sido un mar de emociones... les confieso que yo me tomé un tiempo prudente para asimilar la noticia.

LaFamilia.info
02.07.2013

 

Tim Gunn conocido como el “Gurú del estilo”, asesor de imagen, mentor de diseñadores y presentador de varios programas de moda, asegura que no hay necesidad de tener mucha ropa sino aprender a elegir un buen fondo de armario. El experto sugiere tener 10 prendas básicas, que las define como la columna vertebral de un guardarropa con estilo.

 

 

El “gurú” afirma que con estas 10 piezas se pueden multiplicar las vestimentas, además nunca pasan de moda y permiten combinarse con las tendencias del momento. Unas de sus recomendaciones principales es que cuando se compren estos básicos, opten por aquellos de buena calidad, así haya que gastar un poco más de dinero; además recomienda que sean en tonos neutros, con diseños sobrios y elegantes.

 

Estas son las 10 prendas infalibles en el clóset de las mujeres según Tim Gunn:

 

1. Vestido negro “Little black dress”


Es aquel que nos saca de apuros pues es una de las prendas más versátiles, se puede ajustar a distintas circunstancias -cita de trabajo, salida a cenar, evento social, etc.- dependiendo de los complementos que lo acompañen. Debe ser corto pero nunca muy corto. La idea es que se elija en función de la figura, la estatura y la edad.

 

Para que no pierda actualidad rápidamente, debe ser un traje más bien clásico; el toque moderno se lo añadirán los zapatos, cartera y demás accesorios.

 


Estilos clásicos y elegantes. Fotos: MNG

 

2. Blusa blanca


En su simpleza está su encanto, no pasa de moda, cabe en todas las estaciones, marca un estilo elegante, y combina con jeans, faldas y pantalones. La blusa blanca es el comodín perfecto, puede llevarse con prendas estampadas balanceando el estilo. El gurú sugiere que la blusa sea de manga larga y clásica para que cumpla su objetivo de pieza básica.

 

3. Cardigan de cashmere


Es un sweater de cashmere, un complemento perfecto para cualquier look, y lo mejor es que siempre está “in”.

 

4. Falda


Debe elegirse de acuerdo a la contextura y la talla. A las mujeres altas les quedan muy bien las cortas aunque no mini -son poco glamurosas-. A las de baja estatura, las faldas que mejor les quedan son aquellas que van justo encima de la rodilla, ni más abajo ni más arriba. Y a las de estatura mediana, tanto las bajas como las cortas les lucen bien.

 

5. Jean


Los jeans son los eternos compañeros y un básico más que fundamental. Aunque hay de diferentes modelos, Tim aconseja tener unos de corte recto, clásico, y de color oscuro, es decir, sin desgastes, ni adornos, ni rotos. Se pueden combinar con diversos tops, y si se hace una buena elección del conjunto, puede dar lugar a un vestuario semi formal y muy chic.

 


Los de color oscuro estilizan la figura. Fotos: MNG

 

6. Pantalón clásico


Es una pieza indispensable, versátil y favorece la figura. En este caso, debe ser de color neutro, pero no necesariamente negro, podría ser gris, azul oscuro, o tonos tierra; eso sí, sin estampados, pues la idea es que sea muy neutral para que pueda combinarse fácilmente. De la misma manera, se aconseja que sea en un corte recto, sin prenses, ni adornos y de buena calidad.

 

7. Blazer


El blazer es una chaqueta muy femenina, estiliza la zona del busto, marca un estilo elegante y puede llevarse perfectamente con un pantalón si es para una reunión formal, o bien con un jean si se quiere un look más informal. Como en las prendas anteriores, el blazer también deberá ser de tonalidades neutras, pues salen con todo.


Tres formas de combinar un blazer. Fotos: MNG

 

8. Vestido de día


Para salidas casuales y que sea lo suficientemente versátil como para una reunión de trabajo o una tarde con amigas.

 

9. Gabardina o “Trench coat”


Es el abrigo perfecto para los cambios de clima y días lluviosos. Debe llegar a la mitad del muslo o un poco más abajo.

 


Fotos: JCrew

 

10. Atuendo para la vida cotidiana


Se refiere a prendas que sean cómodas y que sirvan para realizar actividades cotidianas como ir al supermercado o llevar los niños al colegio, pero sin perder el glamour. Por eso, están descartadas tanto las prendas deportivas, como los leggins.

 

Cómo identificar los básicos

 

Finalmente para que una prenda sea parte de los básicos del armario debe cumplir con los siguientes requisitos*:

 

  • No pasan de moda: Las prendas de ropa esenciales no están sujetas a modas. Pueden cambiar en largos periodos de tiempo pero no en unas pocas temporadas.
  • Son indispensables: Sin estas prendas no sabrías cómo vestirte en un apuro.
  • Son flexibles: Con un solo accesorio se puede cambiar para lograr muchos looks como de día, de noche, formal, casual, etc.
  • Son versátiles: Se pueden mezclar con otras piezas o con varios colores, usar en varios climas etc.
  • Necesitan compañía: Estas piezas son muy importantes en el vestuario porque son bases para crear looks pero por sí mismas podrían ser aburridas, muy serias o demasiado sencillas. Por ejemplo los jeans, por si solos pueden ser muy genéricos pero se pueden vestir de muchas formas con otras piezas de ropa y con accesorios.
  • Son el lienzo que usas: Estas son piezas para poner el sello personal creando estilos.

 

Fuentes: *Lindisima.com, Revista Vogue, webdelamoda.com, nosotras.com, Asesor de imagen Blanco y Negro

 

 

Más artículos de este tema >

LaFamilia.info - 16.11.2022


Imagen de freepik 

¿Qué ocurre en las primeras ocho semanas de vida? ¿Sabías que a los 22 días de gestación ya comienza a latir el corazón? ¿Y que a la sexta semana ya podemos ver sus manitas y sus dedos? Aquí es donde todo comienza, donde la vida de un nuevo ser humano único e irrepetible germina. Los expertos de la Universidad de Navarra explican qué sucede en estos primeros días y cómo surge el milagro de la vida. ¡No dejes de verlo!

Colaboración SerMadre.com - 30.04.2018

Foto: Freepik 

La maternidad es una de las etapas más hermosas que muchas mujeres experimentan.

 
Por LaFamilia.info
 

 

Hay prendas que definitivamente las mujeres no deben llevar a ningún espacio laboral como oficinas, entrevistas o reuniones; usarlas podría emitir una imagen inadecuada e incluso afectarle negativamente.

 

Nos comunicamos a través del vestuario

 

La ropa es un sistema de signos que revela aspectos de la personalidad. Por eso no hay que menospreciar su importancia. De ahí que la ropa que se utiliza para el trabajo sea algo más que un simple atuendo. De igual manera, cuando se hace parte de una organización, se debe respetar y acatar la imagen institucional, la cual incluye el código de vestuario.

 

Pero no se trata de llevar prendas anticuadas, acartonadas ni aburridas, pues el mundo de la moda ofrece una gran cantidad de opciones que le permiten a la mujer verse moderna, atractiva pero al mismo tiempo profesional y acertada. Es cuestión de saber elegir el outfit que mejor va con el estilo personal y con la actividad laboral que se realiza.

 

Si bien existen profesiones y actividades más flexibles que otras en cuanto a la forma de vestir, es recomendable seguir unas reglas básicas.

 

Estas son las prendas que por lo general, no deben usarse en espacios laborales:

 

Escotes, mini faldas, camisas cortas. Todo lo que sea “demasiado” corto, apretado, llamativo o revelador debe evitarse: los escotes pronunciados, shorts cortos, mini faldas, camisas o tops a la altura de la cintura, transparencias, prendas ceñidas al cuerpo como los ´leggins´... Todas ellas están vetadas para la oficina, incluso para espacios académicos como aulas de clase y conferencias. Mostrar piel en estos escenarios, emite un concepto incorrecto de la persona y además afecta la imagen de la empresa. Recomendación: El largo de la falda debe ser a la rodilla o justo encima de ella.

 

Gorras y sombreros. Son para la playa, para hacer deporte o para protegerse del sol en exteriores, pero jamás para ir a la oficina.

 

Jeans con desgastes y rotos. Así sean tendencia del momento, no son apropiados para un espacio laboral. A diferencia de los jeans de corte clásico y acabados planos que sí lo son.

 

Flip flops y sandalias de playa. Generalmente el calzado más apropiado es aquel que no deja ver los dedos de los pies, pero eso también depende del protocolo de cada empresa, el clima y la actividad. Lo que sí está claro es que las sandalias de playa denotan informalidad, poca seriedad y por eso en la mayoría de trabajos son inadecuadas.

 

Ojo con el maquillaje y con los accesorios. Evitar todo lo “atrevido” o audaz en cuanto a las uñas, el maquillaje y los accesorios. La moderación es la clave. Algo importante: nunca usar lentes o gafas oscuras.

 

Y los hombres…

El sexo masculino tampoco se libra de una serie de normas. En este caso están restringidos los pantalones cortos, las sandalias, las camisetas, remeras o franelas con estampados o motivos: equipos deportivos, grupos musicales o frases irreverentes. En el entorno laboral, estas prendas denotan falta de seriedad y poca responsabilidad para asumir compromisos y proyectos.

 

Más artículos de este tema

Por LaFamilia.info

Foto: freepic.diller

Hay tantas cosas alrededor de la lactancia, que muchas veces puede resultar abrumador para las mamás.

Por LaFamilia.info 

20150106m

Es un momento emocionante, único y fascinante, pero también es un proceso de adaptación para los nuevos padres, quienes ante todo, agradecerán la prudencia de las personas que los rodean.