LaFamilia.info / 22.03.2009

El estilo de vida que se ha impuesto en este siglo ha llevado a que cada uno de los integrantes de la familia moderna incremente sus actividades individuales y sacrifica los momentos que la familia podría realizar en conjunto.

LaFamilia.info / 15.08.2008

Cuando un sentimiento negativo acerca de sí mismo es muy fuerte y llega a dar forma a nuestra personalidad y nuestra tendencia general de hablar, actuar y pensar, se sufre de un complejo.

LaFamilia.info / 15.12.2007

La pasividad puede convertirse en un estilo de vida en el que realizar la más pequeña actividad se convierte en todo un suplicio. Se puede ser pasivo en diferentes grados: el que aplaza con frecuencia determinadas actividades y el que dice "no" a todo por desgano, desdeño e indiferencia.

LaFamilia.info - 16.02.2009

El afán obsesivo por lo cuantitativo se ha convertido en una nota característica de nuestra época. Todo se mide y se pesa: el dinero, el tiempo, la distancia, las páginas de un libro, los años de una persona, los currículos, los premios.

LaFamilia.info / 30.07.2008

El sentimiento de soledad es muy relativo y variado. En el adulto, la soledad tiene infinidad de matices y en cierto grado es necesaria: disponer diariamente de un tiempo de reposo íntimo para pensar y dialogar con uno mismo y con Dios, a solas, sin estorbo, es necesario.

LaFamilia.info / 19.08.2007
 
El optimismo y el pesimismo son hábitos que aprendemos en la infancia, sobre todo de nuestros padres. ¿Quiere usted ser más optimista? Afortunadamente los hábitos aprendidos pueden desarraigarse.
Por LaFamilia.info

El orden es un valor que se aprende en el hogar y nos acompaña para toda la vida. Hay quienes son ordenados por naturaleza, pero para otros el orden es un valor que se debe adquirir.

LaFamilia.info / 16.03.2008

Si miramos el pasado y nos causa angustia y dolor, esto significa que no lo tenemos asumido. Puede ser que intentemos olvidar el sufrimiento, las desgracias y las calamidades que nos ha traído la vida, pero si al evocarlos éstos producen sentimientos negativos, es preciso actuar para superarlos.

LaFamilia.info / 28.07.2007

Cuando la amistad o la convivencia se rompen por cualquier causa, lo más común es la aparición de sentimientos negativos: la envidia, el rencor, el odio y el deseo de venganza, llevándonos a perder la tranquilidad y la paz interior.